Escuchá la entrevista completa

En comunicación con #NoNosQuedaOtra el diputado del Parlasur y ex ministro de Defensa, Agustín Rossi, reflexionó sobre la detención de Milagro Sala, analizó el momento político que atraviesa el Frente Para la Victoria y recordó que Lino Barañao también firmó los DNU de Macri.


rossicolor-3

Queríamos preguntarte en principio por quien ayer catalogaste como la primer presa política de este gobierno.

Sin duda es así. No hay ningún motivo para que esté presa. Cuando uno lo analiza desde el punto de vista jurídico, los delitos que se le imputan, en el caso de que se pudieran comprobar y que exista un juicio ordinario, son delitos excarcelables. Por eso creo que mantenerla detenida y no dar pie el hábeas corpus que se presentó, es una decisión del conjunto del poder político jujeño que ha modificado la estructura del Poder Judicial y que le ha permitido un control sobre el mismo a Gerardo Morales. Milagro, además hasta el 10 de diciembre de 2015 era diputada provincial, con mandato hasta el 2019. Interrumpió su mandato renunciando porque decidió asumir con el cargo que había sido recientemente electa como legisladora del Parlasur. Milagro estaba realizando una protesta pacífica, peticionando ante las autoridades por cuestiones que son legítimas y con un reclamo que merecía ser atendido. Meterla presa, genera un precedente horrible porque da lugar a que cualquier militante social en la Argentina que mañana haga un reclamo ante las autoridades pueda ser privado de su libertad porque está incitando a la violencia. La situación es gravísima y nosotros reiteramos nuestro pedido de liberación inmediata de Milagro Sala que ha recogido el apoyo parlamentario del Mercosur, del bloque progresista que integran el PT, el Frente Amplio Uruguayo, el PSUV venezolano, obviamente el FPV y de la asamblea Nacional de Ecuador. Son todas manifestaciones de apoyo a Milagro que tienen que ser escuchadas por el gobernador de Jujuy y el gobierno de Macri. Sin duda, estamos en presencia de la primer presa política de este gobierno. Por supuesto que aspiramos a que sea la última. Pero no deja de llamar la atención que Macri debutó en la primer reunión como presidente argentino en el Mercosur entrometiéndose en los asuntos internos de Venezuela y solicitó la liberación de lo que él considera presos políticos en Venezuela. Bueno, en su país, en su gobierno, tenemos a un poco más de 30 días de su gestión a la primer presa política.

Es increíble. Uno ve lo que fueron las detenciones en Venezuela, de Leopoldo López por ejemplo y es gente que ha generado niveles de violencia enormes, muertes, asesinatos. A Milagro Sala de lo máximo que se la puede acusar es de mejorar la vida de centenares de miles de jujeños

Para nosotros la acción de Milagro es fenomenal porque ha trabajado con cooperativas, ha hecho barrios espectaculares, ha logrado emprendimientos productivos, ha dado trabajo a cientos de miles de jujeños pero, independientemente de eso y de la valoración positiva que tenemos nosotros, admitamos que hay miradas distintas. Si alguien tiene dudas de lo que hizo Milagro Sala tiene que ir a la justicia y presentar una denuncia. O tiene que ir al INAES y preguntar qué paso con esos fondos que fueron derivados con esas cooperativas, que fueron rendidos, que fueron aprobados por los mecanismo de control, que la Auditoría General de la Nación las ha aprobado. En todo caso tendrá que ir a la justicia y Milagro Sala se defenderá y estoy seguro que puede defenderse muy bien. Lo que no se entiende, lo que merece el repudio, es que se lleve preso a alguien por el sólo hecho de protestar. Ahí es donde nosotros tenemos que acentuar nuestra crítica. Y eso es criminalización de la protesta social y esa es la Argentina a la cual nosotros no queríamos volver.

rossicolor-2

Agustín, cuándo se logre abrir el congreso será sin duda un año de muchísimo trabajo para los diputados del FPV y vos sos uno de los hombres con experiencia en dirigir los debates más álgidos, ¿cómo creés que va a ser el trabajo del FPV en ese frente?

Seguramente va a ser un trabajo claramente destacado. Me parece que va a tener dos variantes. Una variante, ser claramente opositores ante aquellas iniciativas que ya hemos rechazado de plano por parte del gobierno de Mauricio Macri. Y, otra variante, que tiene que ser tratar de lograr iniciativa propia y de tener iniciativa parlamentaria para lo cual se necesita el consenso de otros bloques. O marcar leyes transversales. Yo creo que, por ejemplo la modificación de la Ley de Arrendamientos Agropecuarios, en un momento donde la baja de retenciones es igual para todos, termina generando una mayor diferencia entre el gran productor y el pequeño y seguramente los grandes productores en las próximas cosechas van a fijar un precio de alquileres altos que al pequeño contratista le va a ser difícil asumir. Me parece que es una ley que podría tener un nivel de consenso transversal. Porque para construir mayoría en la cámara de diputados necesitás el acuerdo de otros bloques políticos, yo creo que allí es donde hay que buscar cuáles son los temas que nos permitan avanzar de esa manera y en ese sentido.

Al ver la composición actual del congreso, ¿creés que estos aliados pueden ser conseguibles, por ejemplo para retrotraer los decretos más virulentos de Macri en los inicios de gestión?

Me parece que el decreto que modifica la Ley de Medios va a encontrar mucha resistencia. Porque fue una ley que tuvo aliados, la izquierda, la centro izquierda, el bloque socialista, algunos sectores de la UCR… Bueno habrá que ver cómo es ese componente al momento de votar los DNU. Allí yo creo que el bloque puede tener aliados que nos permitan llegar a un número para rechazarlos. Dependerá de encontrar mecanismos o temas que generen consensos trnasversales. Nosotros, en el momento que tuvimos minoría trabajamos de esa manera. Todos las leyes que sacamos entre 2008 y el 2010 encontraron el acuerdo y el consenso de otras fuerzas políticas. La ley de Nacionalización de Aerólineas Argentinas tuvo 160 votos y nosotros teníamos sólo 100 diputados. La Ley de Nacionalización de las AFJP también tuvo un apoyo importante. Todos esos hechos fueron generando una situación que nos permitió retomar la iniciativa parlamentaria. Pero bueno, para eso hay que tener una mirada de búsqueda de consenso y pluralidad. Ayer, una parte de la izquierda también acompañó el rechazo a la detención de Milagro Sala y yo creo que ese es un elemento a tener en cuenta.

rossicolor-4

Es un momento de unidad de amplitud y de anti sectarismo …

Sin duda, yo creo que en esos momentos, entre el 2008 y el 2011 fue muy rico. Empezamos con Aerólinas y terminamos con YPF. Pero en el medio, La Ley de Medios, la Ley de las AFJP, la Ley de Movilidad Jubilatoria, la modificación de la carta orgánica del banco central. Una serie de leyes que hicieron modificaciones estructurales. En ese momento, nosotros como espacio político combinamos intensidad ideológica, teniendo un discurso rupturista, con diversidad y pluralidad. Las iniciativas que teníamos generaban consenso. Quizá en los últimos tiempos fuimos igual de intensos, incluso un poco más queantes pero perdimos un poco de diversidad y pluralidad. Y eso nos terminó llevando a la derrota de 2013 y 2015. El espacio quizá fue en estos últimos años demasiado endogámico, hablábamos mucho entre nosotros, nos aplaudíamos mucho entre nosotros pero nos olvidamos de hablar con los otros. No tuvimos una mirada de convocatoria, atractiva para los grises, para los que pensaban que algunas de las cosas que hacíamos estaban bien y otras no. En general fuimos expulsivos con los grises. Esto que muchos de nosotros dijimos en algún momento, bueno “si no pensás como nosotros, no entendés nada” es un notable sectarismo que seguramente no tiene que estar presente en la próxima etapa porque además en esta etapa es distinto. Somos oposición. Cuando éramos oficialistas, Cristina definía una política, los ministros la llevábamos adelante, los militantes la fidelizaban en el territorio: era una acción vertical descendente. Cuando uno es opositor hay una parte del ejercicio que es fuertemente horizontal. Nosotros con nuestra verdad relativa, no sintiéndonos propietarios de la verdad absoluta, interactuando con el resto de los sectores populares o con el pueblo en su conjunto, explicamos lo que pensamos y escuchamos lo que nos dicen y logramos una síntesis y esa síntesis después tiene que estar representada por nuestro espacio político para peticionar o reclamar ante los que hoy gobiernan. Entonces, un ejercicio de síntesis y un ejercicio horizontal y después sí un ejercicio en sentido vertical ascendente. Me parece que esto seguramente va a estar presente en la nueva etapa. Nosotros tuvimos etapas de mucha apertura. Por ejemplo cuando fue lo que Néstor y Cristina llamaban la transversalidad. No fue una idea utópica, románctica. Fue la idea de construir un espacio político en donde aquellos que no pensasen exactamente igual que nosotros pudieran participar y estar . Y así salió la fórmula Cristina-Cobos. Y estoy seguro de que esos gobernadores radicales que nos apoyaron en el 2007, seguramente deben haber acercado 3 o 4 puntos para que ganase Cristina. Y a pesar de tener un vicepresidente aliado, que es un gran signo de apertura, Néstor en enero del 2008 lo convocó a Lavagna para que volviese al PJ habiendo sido Lavagna candidato opositor en las presidenciales. Pero bueno… Cuando un espacio político deja de mirar hacia afuera y mira mucho hacia dentro, bueno… Ahí empiezan los problemas.

rossicolor-5

Agustín lo que vos decís es importante no sólo a nivel dirigencial sino a nivel de la militancia. La necesidad de hablar con los que no hablábamos, de escuchar a los que no escuchábamos, de ampliar. En momentos de debilidad uno tiene que ser más generoso con las alianzas y es importante escucharlo como reflexión tuya. Pero me gustaría, aprovechando que estamos hablando con un ex ministro, preguntarte qué pasa cuando ves que el decreto que interviene la AFSCA lleva también la firma de un ex compañero tuyo que es Lino Barañao.

(Silencio largo que finalmente se rompe con una risa pícara) Nunca me lo había preguntado. La verdad que yo no lo hubiese hecho nunca. Pero es cierto para que eso fuese un DNU tenía que estar firmado por el ministro de Ciencia y Tecnlogía. La verdad que me sorprende mucho. Me sorprende muy mal. Es bastante difícil entender como alguien haya sido ministro de Cristina y pueda seguir siendo ministro de Macri cuando los contextos políticos son absolutamente distintos. Pero claro, no había pensado que los DNU también los tiene que firmar Lino.

¿Que duro, no?

Después de celebrar la vigencia de la Ley de Medios, tener que intervenir un organismo que hasta hace poco tiempo era presidido por un compañero de su gabinete que era Martín Sabbatella… Bueno, vale la pena para reflexionarlo.