Carlos Barragán, “Barra”, comenzó como guionista de Lalo Mir en radio y trabajó siempre con el humor. Tuvo compañeros como Humberto Tortonese, la Negra Vernaci y el gran Adolfo Castelo. Hoy es uno de los conductores del programa 678. Habló con Hamartia sobre este desafío de hacer un programa político desde el lado del oficialismo y qué es lo que se viene en un país gobernado por la derecha.


¿Porque tantas críticas hacia los periodistas de 678?
A mí me preocupa como vinieron pegándonos… y concretamente somos algunas personas a las que nos vinieron pegando, con todo lo que es 678 y con algunos periodistas más. Yo estoy en el mismo nivel de deshumanización que La Cámpora (risas). Ahora, Hernán Lombardi tiene un discurso muy jodido que me preocupa. El tipo dice: Si tienen dignidad se tienen que ir. Habló concretamente de 678. Dice que es autoritario, que es agresivo. Podemos discutir si es un programa de propaganda o no. Es válido. Sigo siendo un ser humano, aunque haga propaganda. Pero si no tengo dignidad, si no tengo honra, si soy un mercenario, y si soy agresivo y si soy qué se yo, que es lo que dice Lombardi, yo tengo que ser sancionado. Y sancionado de una manera muy poco republicana…es muy jodido lo que hace Lombardi. Es lo mismo que hace Clarín. Ahora, si el tipo va a ser el encargado de los medios, tiene otro valor.

¿Qué simboliza 678 para que sea una piedra para tirársela a un candidato? ¿Qué importancia tiene?
De alguna manera para ellos simboliza todo lo molesto que fue el kirchnerismo. Sobre todo cuando arrancamos, con el “¿qué te pasa Clarín?”. Cuando Néstor (Kirchner) dice “¿qué te pasa Clarín?” rompe con el sentido común, que era que Clarín es un diario neutral, en Clarín está el periodismo que no es ni de derecha ni de izquierda, en Clarín está la verdad del medio, y Néstor cuando dice eso le declara la guerra al sentido común, a una construcción de muchos años que condujo en pensamiento de millones de personas. Y eso se refuerza con 678 que aparece como una herramienta de contraataque a las corporaciones mediáticas. Es un programa político, no es un programa sobre política, pero el problema mayor no es cuando se la agarra con los políticos, es cuando se la agarra con los periodistas. En ese sentido la corporación periodística se comportó de una manera mucho más brutal que los políticos. Macri no tiene problema con 678, lo tiene Héctor Magnetto. Y además ellos mismos están respondiendo a los slogans de Clarín. El otro día Eugenio Burzaco dijo “yo no voy a llegar en helicóptero como Berni”. Y eso era un tema de Clarín, en que legaba Berni. El tipo no salió a decir que piensa hacer o que hizo mal Berni, él habla de Clarín. Así como Macri habla de las Cadenas Nacionales, que son cosas que dicen los boludos de TN. A los tipos los armaron desde ahí. Clarín lo armó mucho a Macri.

Barragan3

¿Clarín intentará que no se hable de lo que hay que hablar y por abajo llevar a cabo las políticas?
Yo creo que sí, porque una de las cosas que trajo el kirchnerismo es que todo es política. Que la política está por encima de la economía, que con la política crecemos, que la discusión política hay que darla porque tenemos distintos intereses, y lo que viene a hacer ahora Macri es a reinstaurar que la política es mala, que si vos ponés a un buen gestor en cualquier lugar, el tipo hace las cosas bien, no hay más pujas de intereses. Vienen a desarmar eso y tenemos que tratar de que no lo desarmen. Nunca han dado una discusión política porque lo que a estos tipos les interesa es otra cosa. Quieren recuperar todo lo que perdieron “por culpa de la política” y “por culpa de la redistribución”.

Desde lo comunicacional, ¿por qué creés que llegamos tan justos? ¿Por qué perdimos?
Creo que no tuvimos en cuenta a un montón de gente a la cual vos le querés explicar qué es una devaluación y no le importa. Hay gente que solo quiere llegar a la casa, tomarse una cerveza, ver el partido o a Tinelli e irse a dormir. Y no le hinchés las pelotas. Para esa gente, el kirchnerismo fue de lo más molesto. Y 678 también. Entonces el tipo ese te odia. Y del otro lado vos tenés toda una maquinaria que le habla a ese tipo. La pone a Mariana Fabbiani a la tarde hablando pavadas y así te hacen el coco todos los días. Y te baja una línea y la línea te entra. Y nosotros a ese tipo no tenemos nada que decirle. Y no lo digo por despreciarlo. Sino porque no lo conocemos. Por eso no podemos creer que la gente no votó a un gobierno que hizo las cosas bien y que mejoró al país. Y bueno, no lo entendió.
Tal vez sea esa una de las razones por las que ahora la derecha está en el gobierno…
Hubo errores que todavía no tuve tiempo de pensar…y hay también una parte de nuestra sociedad que es de derecha, que cuando vos le decís “vamos a que los negros estén mejor” no les gusta. No lo dice, pero no le gusta. “Blanqueemos a la mucama y paguémosle los aportes”, no le gusta. “Pagá impuestos”, y no le gusta. ¡La cantidad de gente que se hizo anti kirchnerista por pagar impuestos! (risas). A la gente le hinchó las pelotas pagar impuestos. El gorilismo, el odio al peronismo. Hay una gran parte de esta sociedad que es antiperonista. Como un sentimiento previo a cualquier tipo de razonamiento. Por otro lado pienso, cada vez que Cristina avanzó un cacho la mataron. Y hasta en esos momentos algunos decíamos “che está yendo demasiado rápido”. En ese momento decías “los monstruos nos van a comer a todos”. Yo a veces pienso que fue un gobierno demasiado “liberal” si querés (risas). ¿Cómo puede ser que un tipo que se hizo la casa gracias al Pro.Crear vote a Macri? Ahí faltó populismo! El tipo tiene que entender que esa casa la hizo porque ahí hay toda una política y una estructura atrás, hay una idea atrás, hay un montón de gente rompiéndose el orto atrás. El tipo que se hizo la casa y votó a Macri…eso sí fue un error nuestro.

Perdimos por poco, pero de todos modos volvemos a ser resistencia. No la misma que en los ’90…
Vos me decís que volvemos a la resistencia, pero yo tengo mis pruritos con la cuestión. La resistencia me remite a “la resistencia”. A la proscripción, a los peronistas escondidos, a los peronistas perseguidos. Y a parte también resistencia es que te digan “te voy a cagar a palazos en el lomo y aguátatelos”. En ese sentido no me copa. Porque además no estamos de ninguna manera como para agacharnos y recibir palazos, no estamos en un momento como para escondernos en un sótano a “hacer kirchnerismo”. Tenemos un montón de diputados, tenemos gobernadores, intendentes y tenemos militancia. El tema es que también va a haber que aguantar, no sé si desde la resistencia. El tema también es que quedamos desparramados y no sabemos cuál es el desparramo, cómo es, cuál es el plan. Asique en ese sentido es un momento muy complicado. Es como que tenemos todas las herramientas pero todavía no sabemos lo que tenemos que armar ni por donde empezamos a armar “qué cosa”. Pero las herramientas están. Y por otro lado, lo que me preocupa, es que somos el primer ensayo de la vuelta de la derecha después de un gobierno populista. De una derecha que vuelve con votos y de una derecha que vuelve de una manera muy ostensible, casi sin política y sin disimular para nada su carácter transnaiconal. Que no tiene que ver con un partido político de acá. Alfonso Prat Gay es un pibe que viene de la banca Morgan, que ya fue a visitar al FMI. Tenemos a Carlos Melconian que es otro gerente del FMI. Tenemos a Mauricio Macri que es un pibe que a va a la embajada (de los Estados Unidos) a preguntar qué es lo que hace, y encima lo dice. La tenemos a Patricia Bullrich, que es una chica que no labura para éste país sino para otro. Y todo eso, sin disimulo. Y ahí es donde me da un poco de preocupación de como piensas implementar el regreso de una derecha que no se preocupa por disimular. Cuánto se piensa respetar los derechos, las garantías, las normas, las leyes. Macri dijo “yo voy a gobernar por decreto de necesidad y urgencia”. Es un armado muy pesado lo que trae Macri, y nuevo también me parece. Porque los ‘90s era Menem. Eran todos peronistas con la UCD, que eran éstos. La UCD sí eran las corporaciones y el sistema financiero internacional más los gerentes de acá, pero ahora no hay nada de política ahí.

¿Qué crees que tiene que pasar con el Sistema de Medios Públicos y el pedido de renuncia de alguien que legítimamente debería seguir en su cargo?
Es muy raro eso, porque hay un sentido común que es que el gobierno que llega maneja los medios. Ahora resulta que tenemos una ley de Medios que parece que está hecha para Noruega. Y tampoco la explicamos. La discutimos, la aplicamos un cachito así y lo demás nunca lo pudimos aplicar. Tratamos de desarmar al monstruo de Clarín y no pudimos, pero creo que ninguno teníamos conciencia y nunca lo salimos a explicar, que era este carácter si querés, tan liberal, de la Ley de Medios. Es una cosa como muy liberal esto de que llegás al gobierno y te tenés que fumar dos años de que los boludos que estaban antes sigan manejando los medios (risas). Es raro, pero es así. Porque cuando una sanciona y aplica una ley también tiene que tener el suficiente consenso en la sociedad. Y la verdad es que yo siento que si me quedo en la radio (Nacional) voy a estar respetando la ley, pero me sentiría muy raro. Macri tendría que decir “está bien, me la fumo, porque en 2017 yo pongo al mío y si ustedes vuelven el 2019 se fuman 2 años en Radio Nacional a (Fabián) Doman”. De no ser así es muy raro. No me quedaría para que sea una cosa que nadie esté aceptando. Tampoco quiero que Lombardi me prohíba y me meta preso por hacer 678.

¿Qué rol te parece que tiene que tener los medios populares?
Yo creo que va a crecer, que hay una muy buena perspectiva. Lo difícil fue ser oficialistas. A mí me costó mucho ser oficialista. Lo único que me atenuaba la idea de ser oficialista es que me daba cuenta de que el gobierno vivía hostigado y acosado por el poder real. O sea, el gobierno nunca tuvo el poder. Pero fue difícil ser oficialista. “Yo defiendo al gobierno” era una cosa muy antipática, porque todos venimos de la oposición. Asique en ese sentido ahora volvemos a ser opositores. Ya no nos van a ver como corruptos, lacras, mercenarios. ¿Mercenarios de qué vamos a ser? Yo creo que va a haber mucha más demanda de encontrarse con material del palo. Porque va a escasear además. Por eso creo que es probable que 678 siga en algún canal. No puede ser Clarín siga diciendo como son las cosas en este país. A Clarín le contestas desde otros medios.

Barragan2

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Hace 4 años entrevistábamos a Barragán. Mirá el video.