Escuchá la Entrevista Completa

En #NoNosQuedaOtra, el programa de radio de la Revista Hamartia que se emite de lunes a viernes de 9 a 11 por Radio Rebelde, AM 740,  conversamos con Cynthia García a propósito del editorial del día de la fecha del diario La Nación. El matutino publicó hoy, 21 de enero de 2016, los montos de los contratos de varios periodistas en una nota que tituló “La costosísima voz del relato”. En ese editorial, el diario calificó a los medios estatales como un “monstruo de varias cabezas” y profesó en el desenlace una frase que vale la pena transcribirla: “Es hora de que los tiempos cambien y que no haya más nombres propios cuya devoción oficialista sea, además de falsaria, tan costosa para el erario público”. Al márgen del descaro y la ridícula máscara de humildad objetiva que ostenta la voz del matutino, los invitamos a escuchar la otra campana, ésa que pretenden silenciar a través del verdadero monopolio multinacional del grupo Clarín. Con ustedes, Cynthia García.


“No es por plata la cuestión. Ese es el marco con que el mercado se maneja para bien y para mal. El parámetro de la derecha siempre fue el dinero y por eso deben creer que de esa manera erosionan nuestra legitimidad, nuestra creatividad, publicando nuestros supuestos sueldos porque lo que publicaron corresponde al 2016 y, aún así, está por debajo de los topes establecidos por Lombardi. Esta es la demostración de que la persecución es ideológica”.

“Tiene que ver con la criminalización de nuestro trabajo que luego lo profundiza la política de Mauricio Macri en cada uno de sus decretos. Derogaron la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, atacan la libertad de expresión, generan pactos empresariales para que lo censuren a Víctor Hugo Morales, estamos en ese marco”.

“Me parece que hay un avasallamiento de los voces. La prensa dominante, que su eje es Clarín y La Nación, es el brazo mediático de esta derecha. Por eso la manera de deskirchnerizar, despolitizar como un objetivo general a la sociedad Argentina, es usando sus argumentos de extorsión, de erosoión. Por eso publican nuestros sueldos. Yo, por ejemplo, durante todo 2015 gané 42.000 pesos netos por mi trabajo como conductora de la Primera Mañana. La mitad de ese sueldo lo reinvertía en producción y artística del propio programa. Ese monto neto está 3 o 4 veces por debajo de lo que se llama el precio del mercado. Ahora, yo creo que no es por plata la discusión porque Lombardi planteó como monto máximo de los sueldos que va a pagar en Radio Nacional hasta 80.000 pesos”.

“No voy a discutir cuanto vale mi trabajo, les aseguro que vale más. Ellos lo que hacen con esta cacería de brujas donde publican parte de mi hábeas data, de mis derechos personalísimos, de lo que cobro por mi trabajo, sin contexto, sin parámetros, sin las proporciones similares en otras licencias audiosvisuales que debe saber Lombardi que todo el espectro es público, sólo que algunas licencias son gerenciadas por privados… Tendría que saberlo eso Lombardi antes de generar esta cacería de brujas. Y los medios dominantes van a quedar en la antología del llanto, parafraseando a Walsh. La Nación que tiene su estándar político, ideológico, como un medio de derecha, está bajando los escalones y degradándose para ser cómplice de un proyecto político”.

“Hay una política pública para avasallar y silenciar las voces disidentes, las voces críticas hacia el poder real. Porque estos medios que siempre se planteaban como críticos del poder, no es cierto, eran funcionales al poder, eran críticos a la politización en la Argentina, eran críticos a la representación popular. Se cansaron de armar operaciones mediáticas para debilitar al gobierno de CFK porque tenía una representación popular. Ahora están desenmascarados, ahora son racionales, ahora no analizan lo que se le imputa a Milagro Sala y entonces titulan que está detenida por instigación al delito, no hacen un análisis de que ese es un avance contra la criminilización de la protesta social. Se volvieron racionales porque el Estado está fusionado con el mercado”.

“Ellos hablan de plata pero no se escandalizan por la transferencia fenomenal de recursos hacia las empresas más concentradas del país. La editorial de La Nación no se escandaliza por esa transferencia que generó una crisis en un país que no estaba en crisis. Cuando Prat Gay dice sin ningún atisbo de incomodidad que van a volver las auditorias del FMI no están nuestras voces diciendo que eso nos resta soberanía democrática. Esa es la intención, eliminar todo lo que puedan las voces disidentes pero no van a poder, porque están ustedes al aire, porque hay una sociedad politizada, porque tenemos una herencia de movilización. Porque nuestras voces van a estar y vamos a pujar por poder decir libremente, en esta región, en esta democracia y en esta construcción de ideas, lo que pensamos”.

“La criminalización y la cacería de brujas no es por decir cuánto ganamos es por todo lo que quieren silenciar poniendo los montos de nuestros contratos. Eso me parece que es lo grave y lo peligroso de este tipo de publicaciones”.

“Por suerte queda visibilizado para el 50% de la sociedad argentina, porque yo creo que es más del 49% que está tomando conciencia y dimensión de lo que está pensando. Falta un montón. Perdimos la pulseada de poder. Si la década que ganamos fue una década ganada, no fue una década perdida por las corporaciones. Eso está claro y es por ahora”.

cgarcia