El Río Trae, de Vita escardó, Gabriel Díaz, Sergio Sainz y Victoria Egea


  La Loca. Equipo de investigación artística: se funda en 1999, con el objetivo de producir obras artísticas en base a la investigación de determinados temas propuestos por el equipo. Incluye, dependiendo de cada proyecto, a profesionales de distintas áreas (actores, músicos, artistas plásticos, escritores, arquitectos, escenógrafos, diseñadores, psicólogos, etc.) que expresan su investigación a través del arte. Vita Escardó y Victoria Egea dirigen La Loca, convocando a los profesionales de las demás áreas para producir la obra terminada. El método de investigación de LA LOCA es no formal, apelando a diferentes recursos para dar cuerpo al producto. Nos llamamos LA LOCA en conmemoración de todas las veces en que nos han llamado “locas” a las mujeres.  

– Como grupo trabajan de manera democrática, respetando los tiempos personales y del trabajo en cuestión. ¿Cómo fueron trabajando esa metodología?

El río trae es una expresión artística de nuestro grupo La Loca… La Loca hoy somos Vita Escardó, Gabriel Día, Sergio Sainz y Victoria Egea.

A lo largo de muchos años hemos abordado temas relacionados con género, derechos humanos, locura, la porteñidad.

En esta ocasión, partimos desde los deseos de cada integrante del grupo y la interacción que este deseo fue implicando en el vínculo con los demás. Como dispositivo, cada uno proponía un tema, que podía estar expresado en un poema, una canción, una historia, un texto, una imagen. Los demás, a través de la acción y el entramado con esta propuesta la iban completando.

El método de trabajo se desplegó a lo largo de más de un año y medio, respetando los tiempos internos y externos de cada cual y del colectivo. Implicó una convivencia laboral y familiar, resultando imposible la dicotomía entre persona y artista, entre vínculos de amor y relaciones de trabajo.

Victoria, a raíz de la muerte de su padre planteó que lo que la movilizaba era indagar en los huesos, como símbolo de aquello que corre peligro de perderse, como ese cruce que produce la muerte y nos hace vislumbrar esa puerta,  la otra dimensión… la del Alma… En múltiples conversaciones sobre fútbol, Gabriel trajo el tema de Barbosa, el primer arquero negro de la selección brasileña, de 1950, estigmatizado por no atajar el gol que derrotó a Brasil ante Uruguay en el mundial. Vita indagó en los textos de 1700 que ya hablan de violencia de género. Y de Scalabrini Ortiz sobre El hombre que está solo y espera. Sergio explicó cómo haber visto a un pescador sin caña frente al río le había inspirado su tema Cuando un hombre mira al río.

Así, nuestro viaje de creación transitó la negritud, el dolor del sur, las cadenas y lutos. Se cubrió de calor de  entrañas, luchas y esperanza. Es mujer, negro del mundo. Va con los sometidos, el hambre y la noche fría. Salta entre multitudes de puño apretado y revancha. Cada decisión se fue introduciendo y sugiriendo, avalando y cambiando, dando paso a lo inexplorado, inacabado.

Esta experiencia implicó un permanente ejercicio de convivencia, desapego, empatía y respeto. De escucha y propuesta. Cada quien sabe de lo suyo, lo aporta y se entrega a la propuesta y saber del otro.

Al no tener fecha para concluir el proceso, como en la corriente, hubo momentos de fluir unidos, otros de estancarse, algunos de desborde o de sequía.

– ¿Qué es El Río trae? Y que textos y autores aparecen explicita o implícitamente en él?

La obra toma la forma de collage, en el sentido de reacomodar fragmentos en una imagen nueva, con la ilación de la asociación libre o los sueños. Tiene dos ejes: el fluir del río como símbolo de la emocionalidad, de geografía litoraleña y de Buenos Aires. A ese río se le pueden ofrendar historias para ser transformadas. El otro eje es el de la Huesera, un mito femenino popular acerca de una juntadora de huesos con los cuales genera una nueva vida, rescatando aquello que resulta nuclear, encarnado nuevamente.

En algún sentido, en este proceso de libre asociación, los temas de la obra y su coloratura común se terminan de armar en la cabeza del espectador. No respetamos los pasos aristotélicos ni pretendemos entregar ideas cerradas.

Explícitamente, además de canciones y textos propios tomamos a Borges y Scalabrini Ortiz en una poética filosa que cuestiona al Río de la Plata. A Abonizio cuya canción Hombre de río sugiere que los cuerpos descartados por la dictadura en el río de la Plata son ahora parte del agua que consumimos diariamente, una idea inquietante y profunda. Volvemos a Scalabrini para escuchar lo que en 1941 escribió sobre el Hombre que está solo y espera y su relación con lo femenino. Tomamos fragmentos de Sor Juana Inés de la Cruz y Lope de Vega para recordar desde hace cuántos siglos está vigente la violencia de género y de qué maneras diversas se expresó. Una canción de Larralde se suma a esta idea. Fandermole aporta la construcción del litoral y el río. Canoura el humor necesario para el desamor. Tabaré Cardoso trae la piedad de los vencedores inesperados. Chico Cesar la dulzura. Pinkola Estes el rescate de mitos femeninos.

Implícitamente, Galeano y Fontanarrosa por el tipo de mirada con humor y ternura. Textos feministas clásicos y contemporáneos, Rita Segato o Simone de Beauvoir, entre otras.

Artaud siempre nos machaca al oído “las ideas claras son ideas acabadas y muertas”.

– ¿Por qué el Río como tema?

Carl Jung sostiene: “Cada suelo tiene su misterio. En el alma tenemos una imagen inconsciente de él: una relación del espíritu con el cuerpo y de éste con su tierra”. El antropólogo argentino Rodolfo Küsch investigó que para nuestros pueblos originarios la existencia remite a un “estar” en el mundo más que al concepto europeo de “ser” en el mundo. Desde este punto de vista, existe un correlato entre los ríos que fluyen en nuestra tierra y nuestro inconsciente colectivo. Esta imagen nos convocó a una serie de temáticas y de asociaciones muy ricas: lo orillero, ríos de tinta, ríos de sangre, vuelos de la muerte, impermanencia, río de sueñera y de barro, fluir, confluir, correr hacia el mar… Nos permitió indagar emocionalmente en las experiencias ligadas con su presencia y en la ceremonia de “dejar ir” en la corriente del río, como símbolo de transformación de escenas, situaciones.

– A lo largo de la obra los textos y sus personajes van y vienen del pasado al presente. ¿Cómo fue ese ir y venir por algunos hechos y personajes históricos?

Un remolino! Por eso decimos que la obra se parece a un sueño. Se trata de ese clima onírico donde tiempo y espacio se funden y bifurcan… A veces para reencontrar algo dicho desde muy atrás y que sigue vigente, aunque cambie de carnadura. Como los huesos, la estructura es muy antigua pero al revestirla de modo vital desde hoy, la observamos de manera diferente.

– ¿Cómo trabajan los distintos lenguajes que emplea y componen el grupo?

Con paciencia. Las cuerdas del contrabajo y de la guitarra tejen la trama. Las voces, más allá de las palabras, habladas o cantadas llenan el espacio. Los cuerpos le dan forma al mensaje. La imagen como textura de fondo acentúa el volumen.

Si estos cuatro elementos: cuerdas, voces, cuerpos, imagen, están en armonía no es necesario artilugio alguno. Distintos planos de narración se superponen y solapan, completando la profundidad de la puesta. Con la primordial intención de mostrar, sin señalar qué es lo que hay que ver.

En algunas escenas se proyectan imágenes a modo de trama de fondo que funcionan como intertexto con lo que está sucediendo en el escenario. Las proyecciones se verán facetadas y desarticuladas. El hecho primordial sucede en el escenario y las imágenes apoyan y generan un segundo plano de lectura.

– ¿Cómo sigue este año para el Grupo y para la obra?

En principio, los sábados de Febrero y Marzo en NoAvestruz, Espacio de Cultura, a las 22:30 hs.

Después… recibiremos lo que El Río Trae…

 
  FICHA TÉCNICA: Pensamiento Textual: Vita Escardó. Criterio Emocional: Victoria Egea. Intuición Musical: Sergio Sainz. Percepción Estética: Gabriel Diaz. Vestuario: Stella Rocha. Fotografía y Video: Ignacio Guglielmi. Producción Ejecutiva: Iris Intilangelo. Prensa y Comunicación: Simkin & Franco.   INFORMACIÓN: NoAvestruz Espacio de Cultura Humboldt 1857 Capital Federal – Buenos Aires – Argentina Teléfonos: 4777-6956 Web: www.noavestruz.com.ar Entrada: $ 200,00 / $ 150,00 – Sábado – 22:30 hs – Hasta el 31/03/2018]]>