Texto: Sol Despeinada
Ilustración: Bárbara Kruger


Cuando el Sildenafilo (Viagra) salió al mercado en 1997, como un fármaco que podía generar fervientes erecciones en el pene, todo fue una fiesta. La BBC festejó su cumpleaños número 10 con una publicación, Google se llenó de artículos y noticias sobre esta novedosa herramienta.

Algunos artículos se titularon “Un invento genial”, “La solución a todos los problemas” y “Por fin llegó algo bueno”. Abundó información en internet y en los medios sobre este vasodilatador que fue creado originalmente para el tratamiento de la angina de pecho, pero que, rápidamente, se vio reemplazado por su actual función, puesto que la industria farmacéutica encontró el verdadero negocio.

¿Cuál es su mérito? Levantar un pito muerto. Eso le dio difusión en los medios de todo tipo durante sus primeros 10 años y hasta un festejo de cumpleaños. Hasta sabemos quiénes murieron a causa de su sobredosis y su incorrecta indicación. Del otro lado tenemos un fármaco que no es tan protagonista y tampoco se habla mucho de él y mucho menos le festejan los cumpleaños: el Misoprostol (¡fuerte ese aplauso!).

El misoprostol aparenta tener un sólo mérito: ser uterotónico. Pero al parecer no es un mérito suficiente como para que sea protagonista de un debate serio y responsable sobre aborto farmacológico seguro. En la década de los 90’s dejó de lado su original indicación, que era para el tratamiento de las úlceras gástricas (un antiácido), para descubrir su lugar en el mundo: tratamiento farmacológico seguro para el aborto incompleto. También se usa para facilitar el parto a término o evitar el rechazo de trasplante renal. En fin. Aun así y todo, lamento informar que no levanta pitos ¡Todavía no es un fármaco tan bueno!

¿Querés saber qué hace el Misoprostol? Provoca contracciones intensas en las paredes del útero… Pero vamos más allá con este tema: el útero es un órgano hueco con forma de pera invertida. Tiene una pared con 3 capas de músculo. Un fondo y una única salida: el cuello del útero. El Misoprostol contrae el fondo del útero y relaja (abre) el cuello del útero. Técnicamente empuja para abajo y abre la puerta. Como cuando apretamos un tubo de pasta dental desde el fondo del tubo hasta el orificio.

¿Efectos adversos? Sangrado (hasta 2 semanas), dolor intenso, náuseas, vómitos y fiebre, que se van en 24 hs., siempre que la paciente no tenga factores de riesgo.

¿Por qué de pronto todos sabemos los detalles sobre un fármaco que levanta pitos? ¿Por qué todos saben de qué color es aunque nunca lo probaron o vieron un blíster de Sildenafilo? ¿Será que el mundo está hecho para que los hombres sean protagonistas? ¿Por qué no se puede hablar de un fármaco que disminuye la tasa de mortalidad materna? ¿Por qué sabemos tan poco? ¿Qué la hace tan poco atractiva para los medios? ¿Será que un pito parado vale más que una piba muerta? ¿Será que al haber una muerta cada 29 hs. estamos devaluadas? ¿Cuál es el mérito del Sildenafilo por sobre el de Misoprostol? ¿Será que la industria farmacéutica se queda con una buena pasta, siendo proveedora del mercado negro de Misoprostol? Bueno, de la mano con el debate del Aborto legal, seguro y gratuito… Un capítulo aparte.

Entonces te quiero preguntar: ¿Por qué el mundo necesita conocer al Misoprostol? ¿Por qué Argentina merece un teachable-moment sobre Misoprostol? ¿De qué nos estamos perdiendo? Un fármaco que baja una tasa de mortalidad… Y nadie le festeja los cumpleaños. Para pensar.

*Esta nota fue publicada originalmente el 10 de Febrero de 2018 en http://diariofemenino.com.ar/v2/index.php/2018/02/10/un-pito-muerto-vale-mas-que-una-piba-muerta/