En los últimos dos años el gobierno de #Cambiemos avanzó en el desfinanciamiento de las provincias patagónicas. No satisfechos con el dinero, el “neocentralismo” ahora también va por el río Negro para desviar sus aguas e irrigar parte de la provincia de Buenos Aires. Este proyecto es reflotado por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, en un contexto en el que  muchos pierden lo que ganan unos pocos. Entrevistado en #NoNosQuedaOtra por AM740 Radio Rebelde, el diputado provincial por Río Negro Martín Doñate (FpV-PJ) rechaza de plano las intenciones de usurpar una de las arterias vitales de su provincia, a la vez que explica de dónde viene el proyecto y en qué políticas se enmarca. Además, el comienzo del año legislativo y la no-noticia: la bancada oficialista y sus aliados traicionaron un acuerdo legislativo para discutir el MegaDNU.

Escuchá la nota completa:

 

Sobre el proyecto

“Estamos viviendo una situación de enorme preocupación y de gravedad porque hay un viejo proyecto de la provincia de Buenos Aires, que viene de 1930 aproximadamente, con su máxima expresión en 1976 con el gobierno de facto, cuando se avanzó con una firma de distintos interventores provinciales de la norpatagonia: intentar hacer un gran canal que saque agua del río Negro para llevárselo al río Colorado y, de esa manera, poder irrigar toda la zona sur de la provincia de Buenos Aires. Esa iniciativa, que se intentó concretar durante los años de la dictadura, fue rechazada en democracia y prohibida formalmente por la provincia de Río Negro a través de una ley, la 1906, porque, obviamente, afecta los intereses de nuestra provincia. Y por sobre todas las cosas prima la opinión de que las aguas del Río Negro deben utilizarse para la cuenca y no en beneficio de otra provincia. Y además porque carece de toda razonabilidad técnica, social, ambiental y política. Y en estos tiempos de ‘neocentralismo porteño’ que estamos sufriendo los patagónicos y el interior profundo del país, la gobernadora Vidal ha avanzado con esta idea. Ha insistido, celebrado distintas reuniones de profesionales y políticos para tratar de sacarnos 200 metros cúbicos por segundo, es decir, casi el 35 por ciento del caudal de nuestro río. Una idea que es ofensiva y peligrosa, que pone en riesgo a Río Negro”.

Contra la Patagonia

“Estamos sufriendo los patagónicos particularmente. Volvimos a ser el patio trasero de nuestra patria. Hay un maltrato y una discriminación como pocas veces se vio en nuestra región: nos sacaron plata de los jubilados para darle al fondo de reparación de la provincia de Buenos Aires, en promedio mil pesos de nuestros jubilados; ya nos sacaron los reembolsos por puertos patagónicos; se cayó la exportación de peras y manzanas; nos quitaron el precio diferencial de gasoil para la región; nos liquidaron el fondo sojero a partir de la baja de las retenciones. Desfinanciaron las provincias, sufrimos la discriminación de la coparticipación federal. Cuando arrancó Macri, fueron más de veinte mil millones de pesos que se le regaló a la ciudad de Bs. As. en aumento de coparticipación. Esa plata es casi el 60 por ciento del presupuesto de Río Negro en el 2016. Sólo la Capital Federal tiene un presupuesto que es mucho mayor que el del conjunto de las provincias patagónicas. Y no tengas dudas que las provincias patagónicas generan más riqueza que la ciudad de Buenos Aires. Parece que no les alcanza y van por el agua del río”.