Escribe: Julián Saud

Fotografía: Julia Vélez

En tiempos en que la dispersión opositora es la clave para el avance político de Macri, Agustín Rossi nos recibió en su despacho de la Cámara de Diputados. Con el mate listo, repasó junto a nosotros los puntos sobresalientes de la actualidad política. El impacto que tuvo la movilización por la reforma previsional, el uso del discurso de la mano dura a partir del caso Chocobar y la construcción de un Estado gendarme. Además adelantó cómo sería la forma electoral de unir a todo el peronismo opositor para derrotar a Macri en el 2019.

Agustín Rossi diputado nacional por Santa Fe y jefe de bancada de Unidad Ciudadana

No es la primera vez que Agustín Rossi está al frente de la Presidencia de su bloque de Diputados. Ese fue el rol que ocupó desde el 2005 cuando fue electo por la provincia de Santa Fe hasta el 2013 que fue nombrado Ministro de Defensa. Con una mayoría que le permitía imponer los debates, Agustín Rossi fue la principal espada para la aprobación de las leyes que el kirchnerismo impulsaba.

Pero no todas fueron rosas. Allá por la resolución 125 se pudo ver a un Rossi al frente de la Cámara que soportaba todo tipo de presiones para frenar el proyecto. La 125 sería el parte-aguas de la política argentina y una vez más, fiel a su estilo, el Chivo conseguía que se aprobara por 129 votos a favor. Luego veríamos el voto no positivo
de Julio Cobos cediendo a las corporaciones. Llevó adelante una campaña intensísima por Santa Fe, se impuso en las PASO como el principal candidato del peronismo de esa provincia y finalmente fue electo diputado: así quedó por segunda vez al frente del bloque de diputados, construyendo esta vez la oposición al gobierno macrista. En esta oportunidad, el bloque cuenta con una cantidad menor de diputados y sin el respaldo del Poder Ejecutivo. La regunta que entonces varios se hacían era si podría condicionar la discusión política para que sea el parlamento el lugar donde puedan ser canalizados los reclamos populares. Las jornadas de diciembre contra la reforma previsional, demostraron cómo esa calle presurosa y beligerante tenía eco en un parlamento que le ponía cauce y la ejecutaba. La foto que recorrió las redes era todo el arco opositor abrazándose unos con los otros en la Cámara de Diputados. El oficialismo pecó de inocente y no pudo tener el quórum necesario para sesionar, retrocediendo y posponiéndolo para la otra semana. Aunque finalmente se aprobó la ley a pesar de las masivas manifestaciones y en un contexto de represión y detenciones ilegales, la foto del abrazo entre los diputados vale más que mil palabras. La unidad era palpable y se mostraba bajo la diversidad de posiciones. Se podía ver en esos rostros felices los delegados de un pueblo que
afuera quería saber. Este es el Chivo, Agustín Rossi. Ahora sin bigote pero con las mismas convicciones de siempre.

¿Cuál es tu rol?
Tengo un rol primario que es defender a los santafesinos. A mí me votaron medio millón de santafesinos en las últimas elecciones. Me hicieron por tercera vez diputado nacional y en las tres oportunidades fui encabezando la lista. Obviamente que tengo un rol como presidente del principal bloque opositor. Tengo que darle representación institucional a todos los argentinos que tienen una mirada crítica de este modelo. Que sientan que hay una voz institucional que está allí para defenderlos. Tengo que trabajar en la articulación y el fortalecimiento de lo que es el espacio político que hemos construido durante todo este tiempo, Unidad Ciudadana. Unidad Ciudadana es un movimiento político que está desplegado a lo largo y ancho del país. Siento un fuerte compromiso con todos los militantes que han sostenido Unidad Ciudadana en todo el país. Tengo que trabajar para tratar que en el 2019 haya una expresión única de la oposición que le pueda ganar las elecciones a Macri. Trabajo fuertemente para que el 2019 sea el último año en que Macri gobierne la Argentina.

¿Con quiénes se construye la unidad?
Lo primero que tenemos que hacer es algo que dijo Máximo Kirchner y que yo lo utilizo mucho: hay que evitar la tentación de personalizar la política porque cuando se personaliza se despolitiza. ¿Quiénes conformamos la oposición? Los que queremos ser opositores. Los que queremos construir una alternativa a este modelo económico neoliberal, autoritario y claramente de derecha. Estamos viendo ahora mismo un recrudecimiento de la mano dura y estamos próximos a tener un estado gendarme. ¿Con quiénes no se puede construir la oposición? Con aquellos que se sienten más cómodos con el oficialismo que con la oposición. Para decir una verdad de Perogrullo: vamos a construir la oposición con los opositores. No se puede construir una oposición con los que se sienten más cerca de Macri que de nosotros. ¿Habrá que confluir en un gran frente opositor? ¿Cómo será? ¿Una gran PASO opositora donde todos
participen? ¿Y dónde participaremos nosotros? Bueno, nosotros participaremos en esa PASO opositora defendiendo lo que hemos defendido desde Unidad Ciudadana. Esa unidad opositora no significa lista única. Significa cómo cada uno de esos matices se puede expresar. Algunos tendrán otras miradas, yo no estoy para calificar las otras miradas. Nosotros somos una fuerza política que no tiene nada que ver con este modelo, no tenemos punto de contacto.

Circuló una foto, después de la sesión en la que el oficialismo no logró llegar al quórum, donde se puede ver a todo el arco opositor abrazándose. ¿Creés que la reforma previsional es un antes y un después en la construcción de unidad?
Por primera vez en todo este tiempo hubo una fuerte movilización popular que encontró respaldo institucional en el Congreso. Entonces el palacio coincidió con lo que sucedía en la calle. Independientemente de que perdimos por poco la votación hubo un sector importante de la sociedad que se sintió defendida. Nosotros sacamos el doble de diputados que tenemos como bloque. Entonces, ¿yo tengo que tener eso en cuenta o no? Somos 65 diputados y sacamos casi 120. ¿Quiénes aportaron esos otros votos? Otras realidades. La izquierda, la centro-izquierda, el Frente Renovador, otros sectores del peronismo. Bueno, todo eso tiene que confluir. El gobierno nacional está sostenido por una coalición de partidos. Allí abrevan la UCR, el PRO, la Coalición Cívica y otros partidos menores. Por lo tanto, la dispersión opositora al único que beneficia es a Macri.

¿Qué balance haces de tu elección en Santa Fe?
Yo fui a unas PASO en Santa Fe y las ganamos. Las ganamos con un discurso claro. Como teníamos pocos medios de comunicación, entonces la oportunidad era hacer un discurso claro y concreto. Soy kirchnerista y anti macrista decía. Hice toda la campaña con la foto mía y la foto de Cristina. Nos apoyaron las organizaciones kirchneristas,
algunos sindicatos combativos y un intendente. Todo lo demás del PJ estaba en contra nuestra. Ganamos sacando casi el 66%. Después hay otro desafio, que es conducir la totalidad. Pudimos ganar las PASO no por el 65% de los votos que saqué yo. Nosotros sacamos 330.000 votos y Rodenas sacó 180.000. Pudimos ganar las PASO por los 510.000 votos, no sólo por los nuestros. Cuando uno habla de coalición opositora, no es una unidad entre iguales. Si fuera una unidad entre iguales no sería necesaria una coalición. Es una unidad con aquellos que tenemos diferencias.

¿Cómo viste la decisión del gobierno de recibir al policía comunal Luis Oscar Chocobar?
La señal del gobierno de recibir al policía es horrible. Parafraseando algún título hollywoodense se podría llamar “Licencia para matar”. La señal hacia las fuerzas de seguridad es “Maten que nosotros los vamos a defender”. Todos pensamos que el presidente no había visto el video, pero cuando el jefe de gabinete confirmó que el presidente vio el video quedó claro que están sosteniendo eso. Lo de Chocobar es pena de muerte sin juicio previo. Lo mató por la espalda. En la Argentina retrocedemos a un debate de hace 20 años, que fue el de Ruckauf y Menem con la pena de muerte, que después lo pusieron a Rico y no sé a quién más de Ministros de Seguridad y no resolvieron absolutamente nada. Porque no se resuelve nada con ese discurso de mano dura y demagogia punitiva. No tienen respuesta con la economía, no tienen repuesta con el hecho de ser un gobierno transparente, entonces apelan a este
discurso.

¿Cuál es la política de seguridad y el rol de las fuerzas de seguridad?
Si a todo esto del caso Chocobar, vos le sumás que el Ministro de Defensa dijo que va a tener una fuerza de despliegue rápido como apoyo logístico para las fuerzas de seguridad, estamos en presencia de casi un Estado gendarme. Porque es cierto que la ley dice que las fuerzas armadas pueden dar apoyo logístico a las fuerzas de
seguridad. Pero apoyo logístico es un avión para trasladar gendarmes, un camión para trasladar policías, una posta sanitaria. Eso es apoyo logístico, ¿Para qué necesitas una fuerza fuertemente pertrechada como una fuerza de despliegue rápido? ¿Y por qué? Se reúnen en Miami con el Comando Sur. ¿Qué es el comando sur? El Comando Sur es la expresión del Pentágono para América Latina. EE.UU. diferencia claramente que la lucha contra el narcotráfico son las fuerzas de seguridad, pero hacia América Latina involucrará a las fuerzas armadas en cuestiones de seguridad interior. ¿Para qué? Porque “la defensa te la doy yo. La defensa del continente soy yo y vos tenés a las fuerzas armadas como una fuerza bis”.

¿Te reuniste alguna vez con el Comando Sur cuando eras Ministro de Defensa?
Nunca. El Pentágono y el Comando Sur, terminada la Doctrina de Seguridad Nacional que fue la que dio sustento a las dictaduras militares en toda la región, cambiaron esa doctrina por la doctrina de las nuevas amenazas. La doctrina de las nuevas amenazas incentiva a las Fuerzas Armadas a involucrarse en la lucha contra el narcotráfico y nosotros tenemos claramente dividas las funciones. El Ministerio de Seguridad, la Gendarmería se tiene que encargar de la lucha contra la criminalidad sea común o sea organizada. ¡Y estos dicen que las fuerzas de despliegue rápido tienen que atacar al narcotráfico y a los mapuches! Está claro que estamos en presencia de la construcción de un Estado gendarme.

¿Para vos este es un Estado democrático?
Reconocemos que es un Estado democrático pero advertimos que estamos viviendo un Estado de excepción. En la Argentina está cuestionada la libertad de prensa, en la Argentina están cuestionados los derechos políticos de los opositores, están complicadas las libertades individuales a partir de la acción de lo que son las fuerzas de seguridad.

Ahora se metieron con Moyano que en un principio los apoyaba. ¿Cómo ves esta reconfiguración del tablero?
Del Moyano ese que había participado con Macri y el Momo Venegas en la inauguración del monumento a Perón, del Moyano al cual Macri decía a los empresarios que “hablen con Hugo que es un dirigente gremial que tiene una mente
abierta”, pasamos a un Moyano perseguido. Lo que pasó es que Pablo Moyano participó del acto que se realizó frente al congreso convocado por las dos CTA, la Corriente Federal de los Trabajadores y ese sector que representa Camioneros en contra de la reforma laboral. Cuando Pablo Moyano se ubicó en un sector opositor, el gobierno sale a atacarlo, a descalificarlo y amenazarlo, tanto a él como a Hugo Moyano.

Aunque no sería la primera vez que algo así sucede en nuestro país, para nuestra generación es la primera vez que lo vemos con nuestros ojos. Desde la democracia hasta acá, por lo menos.

Vamos a decirlo claramente, para el gobierno la extorsión es una práctica política cotidiana. Extorsionó a los gobernadores para lograr que haya diputados que voten la reforma previsional. Estoy convencido de que si muchos de los diputados de las provincias hubieran podido elegir libremente y no tuvieran la presión de los gobernadores, los diputados habrían votado en contra de la reforma. Además el gobierno extorsiona a los dirigentes del movimiento obrero para lograr una paritaria del 15%, que sabe que no la va a lograr libremente porque nadie va a trabajar en ese
sentido. A los gobernadores los extorsionaba con los envíos de las remesas, con el envío económico. A los dirigentes gremiales los extorsiona con carpetazos. De hecho a Hugo y a Pablo los procesaron en una causa no ligada a su actividad gremial sino como dirigentes de fútbol. ¿Ahora resulta que el problema es Moyano con la barrabrava de Independiente? Macri fue presidente de Boca durante ocho años. ¿Terminó con la barrabrava de Boca?

Es que no tienen logros para mostrar. ¿Cuánto tiempo puede servirles esta estrategia de simulación?
Es un gobierno que se está quedando sin discurso. Porque el gobierno ya no tiene resultados económicos, ya no le alcanza con meter presos a dirigentes opositores, aunque va a seguir intentando meter presos a más dirigentes opositores. El discurso de la pesada herencia tiene cada vez menos contundencia, no pueden hablar de honestidad a partir de un montón de casos que todos sabemos, el caso más resonante es el caso Triaca. Entonces, ¿ahora a qué apelan? A la mano dura. Y encima como política electoral, para darle respuestas a su electorado más duro.

El miedo también lo usan para comunicar lo económico.
Está claro que la política económica de este gobierno va a generar mayor pobreza en la Argentina y, junto con eso, mayores niveles de desocupación. Lo que cuesta comer en la Argentina es carísimo. Lo que cuesta alimentarse hoy, es producto de los niveles de inflación que existen. La inflación va a seguir existiendo independientemente de las
tasas que pague el Banco Central, porque uno de los precios relativos de la economía son las tarifas que siguen aumentando. El otro precio relativo es el tipo de cambio que también está aumentando, si estos dos precios relativos de la economía aumentan vas a seguir teniendo inflación en la Argentina. Obviamente que ellos articulan con la
política del miedo y que apelan a esa política. Si aumentan los niveles de desocupación, el trabajador registrado también va a tener miedo. Si lo despiden a tu vecino, vos te vas a dormir pensando “¿Cuándo me va a tocar a mí?”. Seguramente si aumentan los niveles de desocupación, tus reivindicaciones como trabajador van a tener menos espacio para que se desarrollen porque cualquier patrón te dice “Si no te gusta te vas, tengo diez tipos atrás tuyo que quieren laburar por el 50% de lo que vos ganás”.

¿Cómo saltamos el cerco mediático?
Por eso fue tan importante el debate de la reforma previsional, porque todos sentimos que por primera vez pudimos perforar el cerco mediático del gobierno. Yo creo que lo que hay que pensar no es en los medios, sino en la gente. En cómo uno tiene un mensaje que le llegue a la sociedad. Nosotros pudimos explicarle a los argentinos que los iban a perjudicar con la reforma previsional. Otras veces nos cuesta más, pero me parece que ese es el mensaje que nosotros tenemos que tener. Y utilizar cada uno de los medios de comunicación y cada una de las plataformas de comunicación por más que alcancen a diez, a cien, a mil o a cien mil personas.