Escribe Redacción Hamartia

Mariana “Cumbi” Bustinza es egresada de E.A.D (del Conservatorio de Arte Dramático de la CABA). Forma la Compañía Improvisa2 donde se desempeña desde el 2003 como actriz, dramaturga, docente  y directora. Forma la banda cumbicus donde se desempeña como cantante y compositora. Individualmente realiza funciones  con su unipersonal de impro  cumbimpro, su stand up, espectáculos del circuito off y televisión

Recorrió Brasil, Perú, Colombia difundiendo y compartiendo el arte de la improvisación dando talleres y con su unipersonal de impro (el cumbimpro) y  el apoyo de su prolífera compañía que hace doce años trabajan  siendo una usina teatral.

En 2015 se lanza como  solista en dramaturgia y dirección, poniendo en escena “Menea para mi”, ganando una mención del premio Teatro XXI de la UBA.

En 2016 con la Cia Improvisa2 estrenan Dillinger y #reir y son Galardonados como Mejor espectáculo de humor por  “Dillinger” (una comedia desopilante). Y Mariana es galardonada con el Premio Estrella de mar “mejor labor cómica femenina” por Dillinger y #REIR.


– ¿Cómo se fue gestando la obra? ¿Cuál fue el punto de partida?
La obra la empecé a escribir mientras cursaba un taller de dramaturgia, el punto de partida fue escribir teatro, ya que las obras no se nos ocurren sino que ocurren y yo hasta ese momento solo escribía y actuaba humor: entonces me puse a experimentar,  salir del perímetro. La energía, mis ganas de escribir, como mi escritura es nómade, pienso escribiendo. Solté la mano y nació Gorila.

Al teatro lo imaginás, no lo pensás. Mientras escribía salía como una historia de amor oscura, un amor real entre el asesino y la madre de la víctima  y en vez de tener miedo a eso que venía lo deje salir. Al principio sabia muy poco de los personajes pero a medida que pasó la escritura, como dice Ibsen, ya eran parte de mi familia.

– ¿Por qué elegiste el conurbano como lugar-territorio para los protagonistas y la obra?
Elegí el conurbano porque en mi imagen de espacio recordaba un Ph de un amigo en Avellaneda y cuando escribía la obra imaginaba todo ahí adentro. Entonces fui fiel a eso, pero podría a ver sido otro lugar donde haya un Ph venido a menos en cualquier barrio.

– ¿Cómo está recibiendo el público esta segunda temporada de la obra?
Las repercusiones son muy buenas, el cambio de espacio sumó mucho para generar más aún el ambiente de Ph y de asfixia. Se ve que el tiempo generó algo muy positivo en los actores y las actuaciones, quizás el material se reafirmó en ellos. Todo está más potente, todo funciona más. A  veces pasa que la ficha tarda más en caer. La gente sale conmovida, eufórica, agradecida porque por algún lado la obra los atrapa y los mantiene en tensión y donde aparece la tensión aparece la acción. Esto sostiene al espectador y quiere ver cómo termina.

– ¿Por qué creés que el público debería ver Gorila?
Primero porque hay que ir al teatro, hay que ver teatro independiente. Y Gorila es una obra que si te gusta que te pase algo cuando vas al teatro, aquí te pasa. Te reís, te ponés incómodo, te conmovés. Es tragedia, es comedia y no te deja tranquilo, el espectador tiene que estar atento por el dispositivo de la obra que no es lineal. No es pasivo, es una obra que intenta por todos los medios atraparlo y meterlo en ese ambiente.

– ¿Qué puntos de contactos ves entre Gorila y Menea para mí, tu otra pieza que ya lleva hechas cien funciones?
Los puntos de contactos son varios, la diferencia de clases, la discriminación, la opinión preconcebida formada por los medios de comunicación, la juventud, las imposibilidades, el amor y las ilusiones. Más que nada los temas se tocan, no así la forma de ser contado ya que Menea tiene un formato que fusiona la danza, la música, el teatro y Gorila tiene un formato más de obra de teatro, por así llamarlo, más convencional.

– ¿Qué otros proyectos tenés para este año?
Este año sigo con “Menea para mí” los viernes en el Teatro El Extranjero, estoy con Improvisa2 los sábados en el Teatro Chacareran.

Empiezo a ensayar mi nueva obra: “Lo que quieren las guachas” que espero estrenar este año. Y en julio estreno la nueva comedia con mi compañía Improvisa2 “Ritmos Latinos” en el Teatro Beckett.


FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA:

Dramaturgia y Dirección: Mariana Cumbi Bustinza
Intérpretes: Victoria Raposo, Catalina Boucau, Tomás Cutler, Lia Bagnoli
Asistente de dirección: Vanina Cavallito
Escenografía: Agustín Leonardo Addesso. Asistencia escenografía: Emmanuel Graziano. Juan Lencina.
Vestuario: Cumbi Bustinza
Diseño: Addxsso
Luces: Hacho Badaracco – Nuno Da Silva
Prensa & Difusión: Simkin & Franco
Productores Ideame: Matías Boucau
Colaboración: Tomas de las Heras
Agradecimientos: Germán Matías
Este trabajo cuenta con el apoyo del CIC y Proteatro

 

MÁS INFORMACIÓN:

Teatro: Abasto Social Club
Yatay 666
4861-7714
Funciones: Domingos 18hs
En facebook