Miranda Carrete

“La Roy, Revolución de una Trava” se titula el primer libro de Florencia Guimaraes García, activista, travesti e integrante del colectivo “Furia Trava Feminista”. La autobiografía, publicada por Puntos suspensivos ediciones, cuenta con un prólogo escrito por Diana Maffía, las palabras de Claudia Korol en la contratapa y la participación de otras compañeras travestis.

En su libro Florencia interpela a la sociedad que históricamente naturalizó las violencias contra los cuerpos disidentes. Según la autora, escribir fue como liberarse y abrirse para decir  “sí soy Florencia Guimaraes, una travesti sobreviviente de prostitución, hoy estoy viva y puedo contarlo”

“El libro para mi es, ante todo, una gran herramienta de lucha abolicionista”, destaca Florencia durante la presentación que se realizó el sábado 21 de abril en el Centro Cultural Tierra Violeta. Uno de sus objetivos es que las ideas no queden solo en el libro, por eso propone “armar un conversatorio donde con el público podamos hablar de todo lo que atraviesa nuestro colectivo” 

La militante de “Furia Trava Feminista”, también es fotógrafa y durante el encuentro proyectó parte de su trabajo. A lo largo de las páginas de “La Roy” relata que su interés por la fotografía nace a partir de la necesidad de retratar a sus compañeras en otras situaciones: “Quería mostrar que había muchas Lohanas, muchas Dianas dando vueltas en las manifestaciones, en los piquetes, que éramos numerosas compañeras metiéndonos en la lucha por los derechos y la política”. 

Las paredes del Centro Cultural Tierra Violeta también hablaron de la historia trava. Sobre ellas se desplegaba una bandera que decía “Justicia por Diana Sacayán, Basta de Travesticidios”, haciendo referencia al juicio histórico que se lleva adelante desde marzo, por el asesinato de la activista.

Luego de la presentación, Hamartia conversó con la autora, quien hizo hincapié en la importancia de la producción literaria travesti.

Florencia Guimaraes con ​Marcela Mainero

¿Qué significa el libro para vos?

El libro para mi ante todo es una gran herramienta de lucha abolicionista que se basa en mi vida. Es autobiográfico. Participan otras compañeras travestis, trans, lesbianas y mi madre.

Significa liberación, desnudarme, poder abrirme ahora, firme y sin sentir vergüenza. Decir sí soy Florencia Guimaraes, una travesti sobreviviente de prostitución, hoy estoy viva, puedo contar, puedo desnudar todo lo que el sistema prostituyente hace en nuestra comunidad a nuestras compañeras travestis y trans.

 

¿Cómo fue el proceso de escritura?

El proceso de escritura fue muy rico. Una especie de terapia. Donde yo iba narrando todo el tiempo y grabando todo lo que volqué en el libro. Fue retroceder muchísimos años para atrás. Inclusive llegar a conclusiones que nunca había pensado cuando iba repasando todo lo que pase, todo lo que viví en mi niñez y adolescencia. Sobretodo después, en el sistema prostituyente.

Y cómo fue cambiando mi vida. En todas las narraciones, en todo ese repensar entendí todo lo que atravesé, la tortura, los tormentos, la humillación y dónde me encuentro hoy. Fue una gran experiencia de redacción. Poder producir, pensar la ilustración de la tapa. Decidí mostrar ese cuerpo trava. Lohana Berkins decía:  ¿cómo la sociedad va a imaginar un cuerpo travesti si ni siquiera nosotras nos atrevemos a imaginarlo? Bueno, ahí retraté mi cuerpo trava, con esas tetas con ese pene. Un cuerpo no hegemónico, que rompe con lo que la sociedad espera de una travesti  y con lo que nosotras mismas deseamos construir. Siempre somos representadas para el sistema prostituyente, seguimos cánones de belleza impuestos y  doblemente fuertes. El problema es que nosotras no tenemos que ser o parecer una mujer, tenemos que ser un tipo de mujer, con las tetas inmensas, la cola parada, la cintura como una avispa. La ilustración de la tapa refleja un cuerpo real, el cuerpo de una trava gorda, algo que nunca se muestra.

 

¿Quienes te gustaría que lean tu libro? 

El libro fue pensado para que lo lean todos y todas. Para que llegue a toda la sociedad. Por eso digo que es una herramienta abolicionista y de nuestras historias travestis. Porque mi historia es como la mayoría de las historias de las travestis y trans. Es un libro que visibiliza lo que atravesamos nosotras. Es para que comprender un poco más y cuestionar la banalización del tema sobre si la prostitución es o no es un trabajo. Ese es uno de los sentidos de este libro. En particular me gustaría que lo lean mis compañeras travestis porque nos sentimos muy identificadas, como cuando yo he leído textos de otras compañeras travas.

 

¿Como fue la autogestión de la producción?  

Por sobretodo fue ir haciendo una preventa anticipada. Participaron muchísimas compañeras y compañeros. Fue hecho a pulmón y sigue siendo a pulmón. Mi idea es que el libro circule por las presentaciones donde yo pueda ir sentarme presentar y debatir. Que no quede solo en el libro. La propuesta es que se arme un conversatorio donde con el público podamos hablar de todo lo que atraviesa nuestro colectivo, de lo que está pasando en la actualidad, lo que pasó y lo que creemos que pasará. Eso es lo más rico, está atado al libro y a lo que como comunidad travesti estamos viviendo.

 

Todas las travas pidiendo justicia por Diana Sacayán

 

Si querés conseguir el libro de Florencia Guimaraes, podés contactarte a través del facebook: @florenciaguimaraesgarcia@FuriaTrava.

* Miranda Carrete: Profesora en Ciencias de la Comunicación Social y Locutora.