Un fin de semana de verano. El único lugar del conurbano en el que los que menos tienen pueden refrescarse. Sin servicios, un baño clausurado hace años, un sitio abandonado por los sucesivos gobiernos locales. Prohibido bañarse, aguas contaminadas. La ribera de Quilmes.