El PRO en la Ciudad de Buenos Aires, con Horacio Rodríguez Larreta a la cabeza, va nuevamente contra el arte callejero. En #NoNosQuedaOtra entrevistamos a Héctor Alvarellos, director de la carrera teatro callejero de la Escuela Municipal de Arte Dramático, para conocer en detalle de qué se trata la ley que volvería el arte un crímen, y la calle un espacio para pocos.

Podes escuchar el audio de la nota completa acá:

PRO: Una historia de ataques contra el arte

“Esta modificación viene de larga data, hace rato que se viene intentando. Lo tenía la Diputada Lía Rueda, la misma que cajoneó la ‘Escuela Che Guevara’ acá, en el Parque Avellaneda. Una actitud del gobierno que tiende a criminalizar el arte. Es muy difícil, muy bravo lo que está pasando. Es grave. Yo, que tengo tantos años en la calle, no recuerdo haberla pasado así; no lo recuerdo hasta la postdictadura. Cuando nosotros empezamos era todavía dictadura, estaba por asumir Alfonsín y venían los tipos con anteojos negros a grabar y a ver lo que hacíamos. Pero eso se fue diluyendo con el paso del tiempo y el crecimiento de los grupos de teatro callejero y a medida que abarcamos la calle con la democracia. Recién ahora se vuelve a sentir esa presión”.

“Esto no es desde ahora, es desde el año pasado: la policía estorbando la actividad callejera. El año pasado no nos permitían hacer casi nada, al final hicimos. Los guardianes de las plazas llaman a la policía. Si la policía no actúa, dicen que les hacen un sumario por incumplimiento de deberes de funcionario público. Solicitan permiso, acechan. Ese permiso que te piden nunca te lo dan, es para ocupar el espacio público. Te piden seguros, permisos, que solo los puede pagar una empresa que hace un gran festival. Entonces se justifica el ingreso que pueda tener porque, si se necesita, ya que es un emprendimiento privado. Lo nuestro no es en absoluto así. Los grupos de teatro callejeros son grupos independientes, autogestivos”.

El apriete de la policía en la popular Fogata de san Pedro y san Pablo

“En este momento hay un administrador del parque, Alfredo Giménez, que prohibió la fogata porque no teníamos el permiso, simplemente porque él no lo elevó. Lo perverso es que Cultura de la CABA lo auspicia en su página. O sea, por un lado te auspicia y por el otro te viene a reprimir con la policía y con la gente del espacio público. Todo esto es para demostrar el clima que se está viviendo. Todo esto, encima, lo quieren ratificar con esta ley persecutoria. Se le daría importancia a las denuncias anónimas, eso ya es fascismo”.

FUENTE IMAGEN: http://canalabierto.com.ar/2018/07/03/para-cambiemos-el-arte-callejero-es-ruido-molesto/