Texto: Redacción Hamartia

Daniel Dibiase comenzó sus estudios teatrales a principios de los ochenta con maestros como Lito Cruz en actuación y Augusto Fernandes en actuación y dirección. Participó como actor en obras teatrales como MaratSade, Dirección Rubén Pires, Galileo Galilei, Dirección Rubén Schumacher, Los indios estaban cabreros, Dirección R. Pires, La venganza de Don Mendo, Dirección Villanueva Cosse.  El jardín de los cereros, Dirección Hugo Alvarez.  Escrito en el barro (Otelo), donde fue nominado al premio Trinidad Guevara en 2007, Dirección Andrés Bazzalo. Hamlet el señor de los cielos, Dirección Rubén Pires.  Alguien velara por mí, Dirección Juan Freund.  Te llevo en la sangre, Dirección V. Cosse.  Judith, Dirección Enrique Daccal. El Príncipe de Hamburgo, Dirección Barney Fynn. Amarillo, Dirección A. Bazzalo Tosco la obra teatral, Dirección Sebastián Berenguer. Todas las rayuelas Dirección A. Bazzalo. El despertar de la ingenua, Dirección Herminia Jenzesian.

Como director teatral fueron algunas de sus puestas Medea material, El jardín de los cerezos. Hombres imágenes y muñecos. En cine intervino en Pizza birra y faso, Dirección Adrián Caetano Bruno Stagnaro, Garaje Olimpo, Dirección Marcos Bechi. Crónica de una fuga, Dirección A. Caetano.  El manto de hiel, Dirección Gustavo Corrado. Gato negro Dirección G. Gallo. Etc.

Desde el año 2008 al 2014 fue Coordinador Pedagógico de la Escuela de Formación Actoral del Municipio de Morón. De 2014 al 2015 fue Director del Teatro Municipal de Morón, Gregorio de Laferrere.

“La luna en la taza” de Beatriz Mosquera. Dir: Daniel Dibiase

– ¿Cómo llegaste al texto de Beatriz?
Conocía ese texto desde principios de los ’80, cuando estudiaba teatro en el estudio de Lito Cruz, los alumnos hacíamos improvisaciones con ese material.
Pero fue el año pasado que Ramiro Gatti, unos de los actores de La luna en la taza, me trajo dicha obra. Al volverla leer después de casi 40 años, la sorpresa no fue poca.

– ¿Qué te interesó desde el presente 40 años después de su escritura?
En lo personal me está sucediendo que mucho del material teatral que conozco, los textos se re-significan, en parte esto es debido a la situación imperante no solo en nuestro país, sino también en todo el mundo, donde la derecha  sustentada por el voto, se está llevando todo puesto. En ese sentido, la obra cobra vigencia.
Un matrimonio en crisis de pareja y con serios problemas económicos. La falta de trabajo estable de uno de ellos, por razones ajenas a su voluntad, se hace presente en cada charla, encuentro social o amoroso. La violencia de género y el alcohol, como una mancha de humedad, se expande y vuelve una pesadilla la cotidianeidad.
Afuera la censura, el miedo y el sálvese quien pueda, en una sociedad, cuya mayoría cómplice comienza a abrazar al neoliberalismo y la salida individual, aunque el costo sea callar, delatar y seguir como si nada grave pasara.

– La pieza aborda temas como la violencia de género, la persecusión laboral por motivos políticos y el individualismo salvaje… Como director y puestista ¿cómo lo trabajaste con los actores?
A fin de año cumplo sesenta y el elenco es treintañero. Con esa realidad nos nutrimos.
Setenta años de experiencia, más la búsqueda de material fílmico y textos de esa época.
Se improvisó mucho sobre las escenas, fundamentalmente en el comportamiento de los personajes, para no caer en la lectura simplista de buenos y malos, sino comprendiendo que las conductas están relacionadas en lo vincular y por su entorno, teniendo en cuenta el contexto social, político y económico. Es por este motivo que hoy la obra adquiere vigencia.

– Como trabajador de la cultura ¿cómo estás viviendo esos temas tan presentes en esta coyuntura nacional?
Como todos los laburantes de cualquier profesión u oficio, con mucha angustia y dolor.
Hace pocos años atrás no temíamos perder el trabajo, hoy estás con el miedo de llegar a tu laburo y encontrarte con la peor noticia.

– ¿Tenés pensado trabajar con el resto de las obras que componen la trilogía de la luna?
Lo hemos hablado, leímos Otra vez la luna y estamos tentados. Pero vamos de a poco.
Estamos felices con lo producido con La Luna en la taza.


FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA:
Actúan: Cristian Thorsen, Ramiro Gatti, Rosario García Coni y Silvana Seewald
Escenografía y vestuario: Alejandro Mateo
Diseño de iluminación: Fabián Molina Candela
Entrenamiento Corporal: Hernán Pérez
Fotografìa: Carlos Aguado
Diseño Grafico: Diego Berenguer
Diseño  Sonoro: Sebastián Berenguer y Daniel Dibiase
Producción ejecutiva: Sebastián Berenguer
Prensa & difusión: Simkin & Franco
Asistente de dirección: Violeta Parodi
Autora: Beatriz Mosquera
Dirección general y puesta en escena: Daniel Dibiase

MÁS INFORMACIÓN:
Teatro: Tadron
Dirección: Niceto Vega 4802 (esq. Armenia)
Funciones: jueves a las 21.30 hs
Valor de las entradas: $250 Gral / Promo: 2 x $400 / Estudiantes y Jubilados $200
Informes: Tel. 4777-7976 – Reservas
Duración de la obra: 60 minutos