Por Redacción Hamartia

Hablamos con Jorge Omar del Gener, decano de la UTN Regional Avellaneda, sobre el ajuste que están sufriendo las Universidades Nacionales: “Seguimos a flote por los recursos propios”.

Entrevista completa:

Actualidad preocupante

Consultado respecto de aquella historia y el actual escenario, Del Gener fue contundente: “Si nosotros seguimos con este mismo régimen, no vamos a llegar a fin de año. Para dar un ejemplo: no nos alcanza para pagar los gastos de funcionamiento, estábamos en el mes de julio y sólo nos habían girado fondos hasta abril”.

Según el decano, la universidad permanece “a flote” gracias a los recursos propios que genera la propia institución. Se trata de una situación insostenible en el mediano y largo plazo, ya que dichos recursos permiten paliar la preocupante situación pero no la resuelven. “Ya el año pasado hubo subejecución de los gastos de funcionamiento; el gobierno giró 700 millones de pesos menos al conjunto de las universidades”.

Finalmente, el decano llamó a apoyar la movilización que el próximo jueves 30 de agosto realizará el conjunto de la comunidad educativa en defensa de la universidad pública.

 

Los orígenes históricos

La Universidad Tecnológica Nacional (UTN) encuentra sus antecedentes en la Universidad Obrera Nacional, creada durante la presidencia de Juan Domingo Perón, allá por el año 1948.

La flamante institución tenía características atípicas para la época: estaba principalmente dirigida a la formación profesional de los trabajadores (por entonces relegados del ámbito de la educación superior), rompía el tradicional esquema de centralización al proponer sedes regionales a lo largo y ancho de todo el país, y proponía la ingenería (en sus múltiples variantes) como única oferta académica.

Hoy en día la actual UTN posee un total de 30 sedes regionales, siendo la única institución universitaria con presencia física en todas las regiones del país.

¿Por qué el cambio de nombre?

Con el golpe de Estado realizado durante el segundo gobierno democrático de Juan Domingo Perón, la autodenominada “Revolución Libertadora” intentó cerrar la flamante UON. La iniciativa formaba parte del movimiento iniciado en 1955, cuyos objetivos consistían en eliminar al peronismo de la memoria popular, retroceder en materia de derechos sociales y consolidar la proscripción democrática.

“Como no pudieron cerrar la universidad ante la gran reacción del estudiantado, durante el gobierno de Frondizi decidieron cambiarle el nombre y llamarla Universidad Tecnológica Nacional“, afirmó el Ing. Jorge Omar Del Gener, decano de la actual UTN Regional avellaneda.

“En aquel momento las autoridades nacionales intentaron ahogar financieramente a la universidad obrera, agitando la propaganda de que sus títulos eran de menor categoría que la del resto de las universidades nacionales”.

La propia trayectoria formativa de Del Gener es ilustrativa: “Yo comencé mi carrera universitaria en 1963. Viviendo en Avellaneda, tomé la mala decisión de ir a la Universidad Nacional de La Plata, en gran medida porque creí en aquello que decían sobre la mala calidad de la UON. Pero al año de cursar, me encontré con muchas dificultades. Yo venía de la Escuela Industrial, soy Maestro Mayor de Obras, y estaba acostumbrado a trabajar y estudiar. Pero esto fue imposible en la UNLP, porque los horarios de cursada estaban distribuidos durante todo el día. En la UON, en cambio, esto sí era posible dado que eran todos horarios vespertinos: arrancabas a las 19:00 hs. y terminabas a las 23:00 hs.”.