Por redacción Hamartia

El ex Ministro de Trabajo entre 2003 y 2015 y actual Jefe del Bloque Unidad Ciudadana en la Legislatura CABA, Carlos Tomada, nos dio una entrevista para No nos queda otra, donde caracterizó el escenario político entre un pasado, un presente y un futuro, por lo menos a corto plazo.

Escuchá la nota completa acá:

Lo que fue, lo que es…

Su trayectoria en la cartera laboral nos permitió repasar la Argentina preperonista: “En los siglos XIX y XX la huelga era un delito”. “El ministerio de trabajo no intervenía en los conflictos y cuando intervenía era para ponerse siempre del lado del empleador”.

También nos alertó, sin ironías, sobre que la Cartera de Trabajo, además de ser degradada de ministerio a Secretaría, podría terminar en el edificio del Ministerio de Seguridad y no el de Producción.

“Siempre se ha intentado subsumir al trabajo a otro ministerio. Pasó con Álvaro Alsogaray en períodos de democracia condicionada y pasó con Krieger Vasena durante la dictadura de Onganía”.

Su mirada al pasado no es caprichosa. Las últimas noticias sobre los cambios en cuanto políticas de trabajo no son nada alentadoras. Por esto, Tomada optó por reflexionar también  sobre las consecuencias de los gobiernos neoliberales: “El ministerio dio la directiva de que no interviniera en los conflictos provinciales con lo cual desaparecía su carácter federal. ”

En cuanto al valor simbólico de semejantes cambios advirtió: “No olvidemos que el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Salud fueron creados por la Constitución del 49 y sus nombres históricos son Carrillo en el caso de Salud y Perón en el de Trabajo. Están atacando símbolos. No es neutro.”

Carlos Tomada, ex Ministro de Trabajo entre 2003 y 2015

Una vez hecho el recorrido histórico puso en perspectiva la gravedad de los cambios de Mauricio Macri en materia laboral: “Ahora el ministerio de Trabajo es un obstáculo menos para los planes del gobierno”. Y Agregó:

“Yo creí que no se iban a animar, que no les iba a dar el piné para semejante tropelía”.

Lo que (ya no) será

Consultado si fue una reforma laboral de hecho fue contundente: “Claro. Degradar a Secretaría de trabajo también va en camino a allanarle la tarea a los empleadores en la relación del trabajo en las empresas. No va a ser necesaria una reforma laboral porque el funcionario encargado de administrar el conflicto queda desdibujado. Venimos viendo desde diciembre de 2015 el empoderamiento del sector empleador que modifica las relaciones con sus trabajadores de manera unilateral”.

Con respecto a llevar el ANSES al Ministerio de Desarrollo Social consideró que, además de ser simbólico, es gravísimo. Porque “significa que desenganchan la seguridad social del trabajo”. Explicó que un buen sistema de seguridad social depende del trabajo registrado: “A los tres meses de asumir Néstor Kirchner se lanzó el programa del Combate al trabajo no registrado”

La política va a tener que confrontar, resistir, organizarse y prepararse para gobernar. Todo al mismo tiempo.

“La bronca ciudadana se va a llevar puesto a todo aquel que no contribuya a la unidad de las mayorías. Tenemos que reconstruir las mayorías. Armar un programa que enamore, que entusiasme, que muestre que hay otro camino. Es mentira que hay un sólo camino. Néstor Kirchner demostró que hay siempre otro camino. No digo que hay que seguir el mismo, pero no tenemos que aceptar que hay un sólo camino”

Respecto a la aproximación del debate por el presupuesto dijo: “que no nos vengan a correr con la gobernabilidad. Los diputados y senadores van a estar sometidos a la presión de que son golpistas sino votan el presupuesto. Va a haber que resistirlo. Este presupuesto es más golpista que no votarlo porque generás las condiciones para un enorme caos en la Argentina.”

“Si fuese necesario, hoy mismo te firmo una solicitada para que el gobierno se quede hasta el 9 de diciembre del 2019. Quiero que se hagan cargo, como decía Peña: ‘¡que se hagan cargo!’“