Por Diego Gallardo

Un llamado a la unidad. “Hay 2019”, dicen muchxs, y entonces surge una incógnita: ¿quiénes serán aquellxs que puedan contener al gran frente opositor? Tras lanzar su candidatura, Felipe Solá asegura que “hay que recordar la cultura del encuentro, que es la que pide Francisco”. El actual diputado nacional y ex gobernador de la provincia de Buenos Aires habla de unidad, de proyectos políticos y del camino que debemos transitar para volver el año que viene.

Proyectos políticos en disputa

Felipe Solá fue uno de lxs primerxs en anotarse en la carrera presidencial a la que llegará,
espera, con un peronismo unido. Solá tiene en sus espaldas una de las mejores gestiones
en la provincia de Buenos Aires, además de haber acompañado la boleta de Néstor
Kirchner presidente en la primera contienda electoral ganada por el kirchnerismo a nivel
nacional en el año 2003. Formalmente, sigue perteneciendo al Frente Renovador, pero su
futuro político está más fuera que dentro de ese armado.

A menos de un año y medio de las elecciones, ¿qué balance requiere la gestión de
Cambiemos?

Pésimo, chocaron la calesita en dos años y medio. Generaron un endeudamiento externo
formidable, una catarata de vencimientos para el futuro que el próximo gobierno y
nuestros nietos tendrán que afrontar, una ineptitud en el manejo de la economía y un mal
diagnóstico de la economía como siempre tuvo el neoliberalismo. Aplicaron un pésimo
modelo priorizando lo financiero y monetario por encima de la producción. Siempre se
espera que después del arreglo fiscal y monetario haya un resurgimiento productivo, pero

mientras tanto lo que se hace es paralizar la economía, despedir trabajadores, hacer un
estrago en el Estado, en la obra pública y en la economía del país. Hay un retroceso
social muy fuerte. El aumento de la pobreza es muy fuerte. La demanda en los comedores
aumentó en algunos casos el 100%. Ha vuelto el trueque en los clubes de barrio y hay
una recesión profunda.

Chocaron la calesita en dos años y medio y generaron un endeudamiento externo
formidable.

¿Qué significa la vuelta del FMI a nuestro país?

El gobierno de Cambiemos adquirió un nivel de riesgo previo que hizo muy vulnerable el
esquema externo. Sobre todo en un país que necesita entre 15 y 20 mil millones de
dólares por año para sostener la balanza comercial. Nosotros hoy no producimos dólares.
La única manera de producirlos son las exportaciones, pero ellos eligieron endeudarse
para conseguirlos. Esta vulnerabilidad produjo que en cuatro días pasaran de ser los
grandes ganadores apoyados por el mundo a los perdedores que le van pidiendo la
escupidera al Fondo Monetario Internacional. Se les derrumbó el castillo de naipes que
tenían y ya no saben qué va a pasar. Es una clara demostración de que no han sabido
gobernar. Utilizaron la big data para ganar elecciones y con esa metodología llenaron a la
gente de expectativas que después no se pudieron cumplir.

Es clara la existencia de dos proyectos políticos económicos bien diferentes. ¿Hay
lugar para un tercero o es necesario estar de un lado o del otro?

Coincido, hay sólo dos proyectos. Uno es el neoliberal con una reinserción en el mundo
resignando nuestras posibilidades, en el cual Argentina es un país de agricultura y
servicios. El otro modelo es el que cree en el mercado interno, en la ciencia y tecnología,
en la industria, que da trabajo a los 40 millones de argentinos. Después, las formas de
llevar adelante estos modelos son muy diferentes. Es importante el modelo, pero el quién
lo lleva adelante también. Le podemos poner el nombre del peronismo, pero yo creo que
va mucho más allá. Somos totalmente diferentes al proyecto de Mauricio Macri.

¿El proceso de debilitamiento democrático en Argentina es comparable al del resto
de América Latina? Se habla de la instauración de un Plan Cóndor 2, de una guerra
jurídica.
Brasil y Ecuador muestran ese camino. Sobre todo en Brasil, lo que hacen con Lula es
una barbaridad. Espero que la conciencia del pueblo argentino, que creo es superior,
impida que esto pase en nuestro país.

“Un llamado a la unidad”

La unidad es el camino

Ante la avanzada del modelo neoliberal, es imprescindible reconocer la realidad en la que
estamos inmersos. Es necesario el fortalecimiento democrático y pensar las elecciones de 2019 como una nueva oportunidad histórica para la consolidación de un proyecto político,
económico y social que vuelva a pensar a lxs trabajadorxs como sujetos de derechos.

¿Por qué hay que lograr la unidad dentro del peronismo? ¿Es posible armar un
gran frente opositor a las políticas de ajuste de Cambiemos?

Prefiero escuchar, porque mi objetivo central es cómo vamos a hacer para defender el
trabajo. Primero, defender lo que está, porque lo que está cayendo no puede seguir así.
Segundo, en el futuro la ampliación de puestos de trabajo. La defensa del trabajo debe
ser lo que prime por encima de todo. Que se tome a las empresas por la cantidad de
cargas sociales que tienen y no por la rentabilidad. Me interesa el trabajo, aunque no voy
a decir que no me interesa lo político ya que arranqué mi campaña como candidato para
2019. El peronismo debe pensarse como un partido que tiene que sumar a muchos más
argentinos que no son peronistas pero no quieren seguir con este gobierno neoliberal.
Hay que recuperar la unidad. Hay que recordar la cultura del encuentro, que es la que
pide Francisco.

Tras haber anunciado la candidatura, ¿cuáles son los desafíos y objetivos para el
2019? ¿Cuál sería la propuesta para cambiar el rumbo elegido por Mauricio Macri?

Yo me veo pre candidato a presidente, ya lo comuniqué. Sin embargo, repito, si este
gobierno no cambia a tiempo, el 2019 va a ser mucho peor. Frente al grave estado del
país y a la sucesión de vencimientos externos que tenemos, todos sabemos la situación
que va a dejar este gobierno cuando se vaya. Estamos frente a una bomba de tiempo:
endeudamiento externo y una economía totalmente parada. Entonces el proyecto político
que gane las elecciones en 2019 debe ser de unidad. Por eso, mi propuesta es no
juguemos a la política, empecemos a preparar ya un gobierno que pueda cambiar la
situación y que se ponga del lado de la industria argentina, del trabajo, del comercio y de
todos los argentinos. Mi candidatura es un llamado a la unidad. Quiero que cuando me
miren piensen en la unidad. No me consideren imprescindible, pero sí creo que puedo
llamar la atención siendo candidato. Hay que mostrar coraje para escuchar y aceptar
críticas. Tengo experiencia en momentos difíciles porque los pasé y saqué la Provincia
adelante. No hay tiempo para jugar, debemos ser conscientes de la situación del país. Sin
embargo, la unidad está por delante de mi candidatura.

Yo me veo pre candidato a presidente, ya lo comuniqué. Sin embargo, repito, si este
gobierno no cambia a tiempo, el 2019 va a ser mucho peor.

¿Qué mensaje tenés para los argentinos?

Hay muchos que no aguantan más esta situación. Algunos piensan que se equivocaron
votando a Macri, otros sabíamos desde antes que todo esto iba a ocurrir. Pensemos en la Argentina, en el trabajo y en el resurgimiento de la región, entonces ahí llegará la unidad.