Por Redacción Hamartia

El Juez de la Cámara de Apelaciones del Trabajo Dr. Enrique Arias Gibert se refirió en #NoNosQuedaOtra a la recusación en la causa por despidos en Télam. En una insólita decisión con pocos antecedentes en nuestra historia jurídica, se apartó a los jueces de la causa en la que se disputa las fuentes laborales de cientos de trabajadores de la agencia de noticias, hoy devenida web de baja factura. Una vez más, la Justicia Laboral se encuentra en la mira de un Poder Ejecutivo de inocultable tinte patronal.

Escuchá la nota completa:

Juez Enrique Arias Gibert

La recusación

“La recusación se produce cuando se dan las causas que especifica el Código Civil. Se invoca que se ha asesorado a la parte, algo absurdo. Dicen que poner lo que es la prevención del artículo del Código Procesal Civil sería asesorar, cuando en realidad lo que se tiene que hacer y es necesario es indicar cuáles son las reglas de procedimiento, para ambas partes y para el juez. Asesoramiento es por ejemplo si yo estoy con una serie de cuadernos y le digo a un fiscal que es un delito, que por qué no me lo presenta. Eso es asesoramiento de la parte. Por el contrario, cuando uno lo que dice es “ante esta situación debe hacerse tal cosa”, lo que está haciendo es enunciar la regla general de procedimiento”.

“Es una falta de seriedad, una falta de respeto a todo el mundo”

“Realmente pensar que una norma tan básica como el 207 puede ser una excusa o una manera de decirle al letrado, que es profesor universitario, docente regular de Derecho del Trabajo desde hace varias décadas, que con eso le estoy dando consejo, es una falta de seriedad, una falta de respeto a todo el mundo. El artículo que menciono aclara que en un término de diez días, si no se presenta la cautelar, se cae la medida. Algo que corre para las dos partes. El asesoramiento es algo totalmente diferente. Esto es contar cuáles son las reglas. Y son reglas que están en el Código. Pareció tan poco seria esta recusación, que cuando la presentaron dije ‘lo lamento, pero esto no es de mi autoría, es autoría del Código’. Es una situación común, que está en el Código, de la más normal utilización”.

“Juego de tahúres”

“Hay reglas que hacen a la buena fe. El proceso no es un juego de tahúres, implica la defensa leal de acuerdo a reglas de buena fe y de moralización que tiene que tener el proceso. La carga pesa también sobre el letrado. Se tienen que defender con toda la fuerza que tengan, pero dentro de reglas. Si me robo un expediente no está dentro de las reglas. No es porque defendés entonces cualquier cosa vale, hay límites, hay reglas”.

La Ley es la Ley

“Si usted va por la calle y encuentra un semáforo rojo, no elige, se detiene. Y eso sin importar lo que sea. Es una obligación respetar las reglas. El único semáforo en rojo que tengo son los que da la Ley, la Constitución y los Tratados internacionales. En este tema yo no soy parte, ni hago ni deshago”.