Por Redacción Hamartia

Entrevista a Mariana Heredia, socióloga por la Universidad de Buenos Aires (UBA), doctora en Sociología por la École des Hautes Études de París, investigadora del Conicet, docente de UBA e IDAES/UNSAM y autora del libro Cuando los economistas alcanzaron el poder (o cómo se gestó la confianza en los expertos), de editorial Siglo XXI.

Escuchá la nota completa acá:

 

La Dra. Mariana Heredia.

¿Economía política o Política económica?

Es difícil encontrar a alguien que desconozca que “la economía” se constituyó, hace ya tiempo, en una entidad original e independiente del resto de la realidad social argentina. Dentro de ese esquema, los economistas se convirtieron en los únicos “expertos” capaces de comprenderla.

“La diversidad ideológica que existía, hasta la década de los ’70s, entre economistas keynesianos, de izquierda, liberales, etc., se ha ido licuando para volverse una especie de doxa para la mayor parte de la profesión”, advirtió Heredia. Según la socióloga, “se construyó un sentido común o principio compartido de interpretación de la realidad que logró imponer las supuestas virtudes del mercado abierto, la libre empresa, la desregulación o la integración al mundo. Haber seguido esos preceptos tuvo un costo muy alto para nuestro país”.

Desde entonces, la política y la economía han transitado caminos separados y bien delimitados.

La “verdad” económica y el rol de los medios

“La verdad económica se desprendió de la idea de un enunciado que intenta reflejar la realidad, de manera más o menos ajustada, para convertirse en proposiciones proféticas. Y más allá de su efectividad, cuando se acude a un economista es para solicitar algún tipo de presagio a futuro. Las preguntas suelen ser ¿Qué hago con el dinero de una indemnización? ¿Compro dólares o invierto en plazo fijo? ¿Qué va a suceder con la tasa de interés?”

“La idea del economista independiente se fue asociando a la idea del consultor; alguien ajeno a la administración pública, las universidades, los partidos políticos, etc. Pero que tiene un diálogo fluido con los operadores financieros y los hombres de negocios. Las preguntas recurrentes que se les hacen son ¿Hacia dónde va esto? ¿Se pueden hacer buenos negocios?”

“Hay una enorme proporción de economistas en los medios de comunicación, hecho que da cuenta del modo en que la cuestión económica coloniza o invisibiliza otras cuestiones importantes que están vinculadas con el mediano plazo: la política educativa, la política exterior, la distribución del ingreso… Todo eso queda opacado frente al dilema tasa-dólar en el que se debate la sociedad en pleno pánico cambiario”.

Participación en medios de comunicación (radio y tv), 28 de diciembre de 2017 al 7 de septiembre de 2018.

¿La economía es exacta?

Según Heredia, la economía comenzó a alejarse del resto de las ciencias sociales a partir de las décadas de los ’70s y ’80s. Desde entonces, “los economistas empezaron a escribir ecuaciones en lugar de escribir en prosa, dejaron de dialogar con otras disciplinas para encerrarse sobre sí misma y a reproducir un discurso de verdad menos sustentado en pruebas empíricas, en la refutación o puesta a prueba de hipótesis, que en su propia intervención permanente en el espacio público y político. Se volvió un instrumento de gobierno y dejó de ser un ciencia social que interpreta realidades”.

En ese sentido, “Las metáforas climatológicas [NdE: en alusión a la tormenta pasajera señalada por el presidente de la nación] y también las médicas dominan el discurso económico”.

Finalmente, la socióloga remarcó la necesidad de replantearse las frontera de “lo económico” y revistar las condiciones sociales y políticas que habilitan al discurso aséptico de la economía colonizar la discusión política.