Por Redacción Hamartia
Foto portada Julia Velez

Entrevista en #NoNosQuedaOtra a Agustín Rossi, Diputado Nacional por Santa Fe y Presidente del Bloque de Diputados Unidad Ciudadana-FpV-PJ, sobre la discusión del Presupuesto 2019, el aumento de las tarifas de gas y la situación política regional en torno a las elecciones en Brasil. El FMI dictando política, el tarifazo sin fin de Cambiemos, “la Bolsonaro argentina es Carrio”, y mucho más.

Escuchá la nota:

Agustín Rossi, jefe de Bloque Unidad Ciudadana-Fpv-PJ.

Presos políticos

“Este es un gobierno democrático porque fue elegido por la voluntad popular, pero que el Estado de Derecho está restringido en la Argentina es claro. Hay persecución a dirigentes políticos opositores, hay presos políticos. Hoy se cumplen mil días de la detención de Milagros Sala, entonces está claro que hay un escenario donde las libertades políticas, los derechos humanos están fuertemente restringidos. Cuando uno analiza el presupuesto en materia de seguridad hay más aumento presupuestario para las tropas federales dedicadas a la represión de manifestaciones que aumento para combatir contra el delito narco. Sin ninguna duda esto muestra hacia dónde apunta la gestión del actual gobierno”

Todo es grave en el Presupuesto

“El gobierno exagera que tiene el número para discutir el presupuesto. Comunicacionalmente hace un esfuerzo para tratar de mostrar que tiene el número. El Gobierno lo que dice es que todos los diputados que responden a las provincias o que responden a los gobernadores que firmaron la renta fiscal, van a votar a favor del presupuesto, y yo no estaría tan seguro que esto sea así. Nuestro voto va a ser contrario, va a ser un voto negativo. No estamos de acuerdo con este presupuesto, porque está armado desde la lógica del Fondo Monetario Internacional. Y ha quedado desactualizado a partir del nuevo acuerdo con el FMI y que es una fotografía de esta política económica, que es fuertememente recesiva. Eso va a generar muchísimo daño al conjunto del pueblo argentino. Todo es grave en este presupuesto: desde el 10 de diciembre del 2015 hasta el 10 de diciembre del 2019, la economía, de punta a punta, en los cuatro años de gestión del Presidente Macri, va a caer un 2% del PBI. Una contracción económica de dos puntos. Esto significa que vamos a tener una Argentina más pobre el 10 de diciembre de 2019 que el 10 de diciembre del 2015. Pero, además, la caída del Producto Bruto per cápita es del 6% del PBI. Una Argentina más pobre y más desigual desde todo punto de vista. Después, está claro que la partida que más crece es la del pago de los servicios de deuda, que estamos pagando casi lo mismo que la totalidad de las remuneraciones del sector público y todo el resto de las partidas van hacia la baja. Claramente es una presupuesto invotable”.

Marcos Peña y Nicolás Dujovne intentarán que el presupuesto del ajuste se apruebe.

¿Sin presupuesto?

“Siempre es bueno que los gobiernos tengan presupuesto, el problema es que en el año 2010 a nosotros nos dejaron sin presupuesto cuando era un presupuesto que tenía pronosticado crecimiento económico para el año siguiente”.

Este es un presupuesto que tiene pronosticado recesión económica para el año 2019, entonces votarlo es convalidar una política recesiva dispuesta por el Fondo Monetario Internacional.

“Los gobernadores están discutiendo cómo hacer el reparto de una torta, que es cada vez más chica, y que el impacto del ajuste pegue lo menos posible en cada una de sus jurisdicciones. Nosotros, desde nuestro espacio político, tenemos la obligación de superponerle otra mirada y es cómo hacemos para agrandar la torta”

Javier Iguacel tuvo que dar marcha atrás con el insólito cobro del gas, pero el tarifazo en la boleta llegará igual.

Si sube es porque es gas

“El aumento del gas viene legitimado por las audiencias públicas y por todas la políticas tarifarias que está llevando adelante este gobierno. Nosotros ya votamos una ley que era retrotraer tarifas al 2017 y que los aumentos no superasen en el año lo que aumentan los salarios. Esa ley fue vetada por el presidente Macri. Logramos que este exceso de las 24 cuotas no cayese en forma directa sobre los usuarios y los consumidores a partir de la unión de la oposición y la movilización y el rechazo, lo cual deja como reflexión que cuando los ajustados deciden decirle ‘basta’ al ajuste, el gobierno a veces tiene que retroceder, parcialmente, porque en lugar de pagar de forma directa se va a pagar vía presupuestaria y los ingresos fiscales se recaudan a partir del aporte de todos los argentinos, pero no es exactamente lo mismo. Para quienes sí sigue siendo exactamente lo mismo es para las empresas: las distribuidoras no van a sacar plata de sus bolsillos para pagarle a las petroleras y las petroleras van a cobrar lo que querían cobrar, sin ninguna duda los grandes beneficiados. Y al gobierno no le da lo mismo, porque de esta manera tiene que destinar recursos fiscales para dárselos a las distribuidoras, algo que no tenía previsto”

Bolsonaro, uno de los posibles presidentes de Brasil en dos semanas, y el peligro para la región.

Bolsonaro, Haddad, Brasil y el impacto regional

“Cuando ganó Trump yo dije, a pesar de que algunos dirigentes del peronismo pensaban de otra manera, que nada bueno podía suceder de alguien que odia a los homosexuales, descalifica a las mujeres y a los negros. Ese tipo de personajes gobernando el país más importante del mundo, genera una cobertura para que aparezcan otro tipo de personajes como Bolsonaro para poder gobernar la séptima economía del mundo. Ganó una primera vuelta singular. Es imposible analizarlo sin analizar a Lula preso, que era el candidato opositor con mayor intención de voto, sin lo que sucedió con ese atentado que tuvo Bolsonaro. La centro- derecha concentró el voto en Bolsonaro, el resto de candidatos de centro- derecha llegó a un punto o punto y medio y no sucedió lo mismo con la centro- izquierda, que dispersó su voto. Si bien entró segundo Haddad, pero junto a Ciro Gómez, suman el 44% en la primera vuelta si se hubiese unificado el voto. Una elección en que la derecha apela al voto útil en la primera instancia y la centro- izquierda dispersa su voto. En segundo lugar, creo que en el voto a Bolsonaro no hay un voto clásico de derecha si no que hay un voto que, a veces, se expresa por derecha y otras por izquierda, que es el voto anti-sistema. El voto de descalificación a la política, a pesar de que Bolsonaro tiene 28 años de diputado. Y el tercer elemento es una cuestión de liderazgo, donde un porcentaje de brasileños que estaba dispuesto a votar a Lula y no votaron a Haddad, si no a Bolsonaro, con una idea de liderazgo suficiente, quien puede sacar adelante a Brasil. Me parece que ahí pueden estar las explicaciones del resultado”.

Fernando Haddad es Lula en la opción electoral.

¿Son trasladables los votos?

“Los votos se ha demostrado que son trasladables. Haddad tenía dos o cuatro puntos cuando empezó la candidatura y Lula lo lleva a 30 puntos desde la cárcel. No trasladó el 100%, bueno, es imposible. Pero en cinco semanas los lleóo de 4 puntos a 30. En Argentina qué es lo que pasa: primero, la Bolsonaro argentina es Carrió, esto es claramente así. Fijate que Bolsonaro hace campaña con la Biblia, con la azada para trabajar el campo y con las armas, la Iglesia. Es el sector agropecuario y los militares. Eso en Argentina es Carrió, sin lugar a dudas. Hay sectores de la oposición que creen que le ganan de cualquier manera a Macri en segunda vuelta y puede pasar acá esto que pasó en Brasil, que hay una fuerte convocatoria por un voto útil que se exprese de esa manera. Porque está claro que la única estrategia hoy del macrismo es ganar en primera vuelta. Para ganar en primera vuelta, tiene que llegar a 40 puntos. No está lejos, tampoco cerca, pero lo que tiene que lograr es que ninguno de los opositores llegue a 30 puntos y para eso necesita dividir la oposición. Me parece que ese es el escenario que hay que tener en cuenta”.