Por Pedro Wasiejko*

El Presupuesto que se discutirá este miércoles en el Congreso de la Nación y que será resistido en las calles, no sólo esta semana sino hasta que cambie el modelo, afectará gravemente a los trabajadores y a los sectores populares. Con metas incumplibles, alejado de la realidad, redactado antes del segundo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que empeoró las perspectivas para el próximo año; esta ley de leyes será el golpe que dejará herido de muerte a pequeños y medianos empresarios, a pequeños productores y emprendedores, a cuentapropistas, al mercado interno, a los trabajadores y a los sectores más vulnerables.

A la proyección de la caída de la economía hecha por el gobierno hay que sumar el crecimiento poblacional, las metas de inflación difíciles de alcanzar después de un año con una devaluación del 100% de la moneda, un dólar que prevén a 40 pesos durante todo el 2019 y que de modificarse estas variables sólo harán empeorar las estimaciones.

Las exorbitantes tasas de interés que hacen inviable cualquier proyecto PYME, que ponen en peligro las cadenas de pago y el acceso a créditos para los particulares  provocarán además el aumento de la desocupación que ya roza los dos dígitos.

A todo esto hay que sumarle la caída de las partidas presupuestarias para salud, educación, ciencia y tecnología, cultura, entre otros ítems así como otras que están directamente ligadas con la producción. Caída en la obra pública, aumento de la importación y una economía más primarizada en cuanto a sus exportaciones.

La reducción del mercado interno, el aumento del desempleo, la pérdida de poder adquisitivo más las tarifas dolarizadas afectarán drásticamente el nivel de vida de gran parte de la población, ya de por si afectado por la caída económica desde que asumió Cambiemos.

En ese marco, que la movilización popular y el rechazo de los diferentes sectores a estas políticas sea cada vez más firme, es fundamental, independientemente que el oficialismo con algunos que quieren hacerse pasar por opositores, pero que son totalmente funcionales al gobierno, aprueben el Presupuesto.

Lo único que aumenta en este presupuesto es el pago de intereses de una deuda externa que sólo este año superara el 80% del PBI. Los sectores financieros, los especuladores, los que están en este gobierno directamente asociados a estos grandes beneficiarios de la crisis seguirán haciendo grandes negocios.

Pero los trabajadores tenemos una historia de resistencia. Y eso lo haremos valer en las calles con organización, con movilización y con lucha.

*Secretario General FeTIA-CTA