Escribe: Valeria di Croce
FUENTE: CadenaDelSur
VIDEOS: Diario Río Negro

A 26 días del derrame en Bandurria Sur, siguen los interrogantes. Desde la oposición y el propio oficialismo piden que la devaluada cartera de ambiente se convierta en Ministerio. Pedidos de informes y presentaciones a la Justicia. Un informe con estadísticas sobre accidentes entre 2015-2018 enciende las alarmas sobre el impacto ambiental. La flexibilización y la carrera extractivista.

Alarma en Vaca Muerta

En base a cifras oficiales de la Subsecretaría de Ambiente de la Provincia de Neuquén entre 2015 y 2018 se produjeron 3.368 accidentes ambientales producto de la industria del Oil&Gas, de los cuales 1.637 se produjeron desde el 2017 al 2018, o sea el 48% de los accidentes han ocurrido en este período. Del total de los accidentes, el 80% sucedieron en los yacimientos maduros (desarrollos convencionales) de la Cuenca Neuquina.

Sin embargo, alerta que sólo en los primeros 10 meses de 2018 se identificaron 934 incidentes en Vaca Muerta, el número más alto desde 2016. Los de este año se ubican en 95 yacimientos, aunque el 70% del total se concentraron únicamente en 13. La carrera por incrementar la producción y la flexibilización laboral parecen estar haciendo estragos.

Derrame en Bandurria Sur, Vaca Muerta.

El derrame de Bandurria Sur contaminó más hectáreas que en todo 2015 y 2016 juntos. Este dato es fundamental para entender la dimensión del accidente ocurrido en la madrugada del 19 de octubre.

El derrame del mes pasado en el pozo Lcav-26, según la última información oficial con la que se cuenta a través de los medios, cubrió 47 hectáreas, en total, entre la superficie alcanzada por el spray, las canaletas y las piletas. Si sumamos las áreas afectadas durante 2015 y 2016 hablamos de una superficie de 31,51 hectáreas.

Durante 2015 la superficie afectada por los hechos de estas características abarcó 12,35 hectáreas, y el volumen de suelo contaminado que se retiró fue de 5.515 m3 (Metros cúbicos).

En el año 2016 el área afectada fue aún mayor: cubrió 19,17 hectáreas y el volumen de suelo retirado fue de 13.091 m3.

Lo que deja en claro el accidente en Bandurria es que ser minoría no es lo importante, sino el grado de impacto si no hay controles eficientes. Hasta el momento los accidentes de los no convencionales representan sólo el 20% del total, sin embargo, como evidencian los números, su impacto es mayor.

Respuestas pendientes y reclamos históricos

Mientras desde el gobierno central y provincial Vaca Muerta se presenta como la posibilidad de desarrollo y crecimiento para el país, con afirmaciones sin sustento de parte del presidente de la Nación que promete medio millón de empleos antes de 2020, legisladores y organizaciones no gubernamentales ponen bajo la lupa los controles ambientales.

El diario Río Negro difundió un informe que da cuenta de más de dos derrames por día en la Cuenca Neuquina. Si bien la mayoría son de escasa peligrosidad, su constancia alerta sobre la falta de controles. Como hemos destacado en notas previas, la cartera de Ambiente de la provincia fue degradada a subsecretaría en un momento en que el desarrollo de los no convencionales y el boom de Vaca Muerta demanda de parte del Estado provincial una mayor presencia y mayores controles.

El derrame de Bandurria del Sur fue grave. Desde la Legislatura provincial pidieron un informe al Gobierno de la provincia y pasadas tres semanas no han tenido respuesta alguna. En él se solicitaba información respecto de las causas, la superficie y magnitud del derrame, que se compartiera el informe presentado por YPF, conocer cuál es el estado de situación actual y la normativa aplicada para su remediación.

Por su parte, en el Congreso Nacional el legislador neuquino del Frente para la Victoria, Ciampini, solicitó información vinculada al accidente ambiental con el mismo resultado: ninguno. Lo poco que se sabe proviene de los medios (muchos de ellos con abultadas pautas de la empresa responsable del accidente y del gobierno provincial que debe controlarla)

Durante esta semana, el diputado provincial de Libres del sur, Jesús Escobar, impulsó un reclamo histórico: la creación de un Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable que permita diseñar una política planificada y a la altura del desafío que implican los no convencionales. Cuando Omar Gutiérrez asumió el Poder Ejecutivo de la Provincia no sólo no consideró elevar el rango de la cartera sino que la degradó a subsecretaría.

En el marco de las internas del oficialismo, el MPN define en elecciones el próximo 25 de noviembre quién será el candidato a la gobernación en 2019, el vicegobernador se metió de lleno en la polémica e instó a aumentar los controles y dejar de apañar a las empresas. Más allá de las declaraciones mediáticas, Rolando Figueroa, forma parte del gobierno y su postura no es inocente.

La empresa YPF y el estado provincial evitan dar respuestas.

“No se defiende el medio ambiente en Vaca Muerta, sólo se defiende a las empresas” afirmó el compañero de fórmula de Omar Gutiérrez y le reclamó al Ejecutivo (que integra) que el área de Ambiente recupere el rango que perdió al convertirse en Subsecretaría. Hay que recordar que esto sucedió con él integrando el gabinete y nada dijo por entonces al respecto.

Cambiemos en Neuquén no se quiso quedar afuera y emitió un comunicado solicitando una mayor “transparencia” para los controles ambientales. El diputado provincial Vidal realizó un pedido de informe a la subsecretaría de Ambiente, pero englobando los incidentes que se produjeron por la explotación de la industria del gas y petróleo desde el 2015 al 2018.

Parece que los representantes de Cambiemos a nivel local olvidan que fue Macri quien degradó la cartera de Ambiente hace apenas unos meses, pasando de Ministerio a Secretaría; no solo eso, la flexibilización y los despidos en el sector en los últimos tres años son resultado de la (no) política energética que impulsan desde Nación y la firma de las adendas ha sido una demanda expresa del presidente respaldada por sus representantes neuquinos y por el propio Movimiento Popular Neuquino y su representante gremial Guillermo Pereyra.

Como venimos diciendo desde Agencia Cadena del Sur, no se trata de ir en contra de los no convencionales, se trata de que el organismo competente ejerza correctamente su poder de policía como autoridad reguladora de la ley 1875, que declara de utilidad pública provincial la preservación, defensa y mejoramiento del medio ambiente. Tampoco se evitarán los accidentes si se flexibilizan las condiciones laborales (los últimos dos accidentes ocurrieron en los días 12 de rotación).

Presentaciones Judiciales

Representantes de organizaciones de Derechos Humanos, ambientalistas y la Confederación Mapuche presentaron una denuncia penal en la Justicia con el fin de que se investiguen las responsabilidades de las autoridades políticas y empresariales.

Tras la presentación judicial se reunieron con el fiscal general, José Gerez, que informó que a comienzos del mes de noviembre se inició una investigación de oficio de la que aun no se han difundido avances.

Edición: Redacción Hamartia