“Absolutamente todas las pruebas demuestran la responsabilidad de la Prefectura”. Así de contundente es Santiago Rey, periodista, escritor y director de enestosdias.com.ar, que acaba de presentar un libro sobre Rafael Nahuel. A un año de su asesinato, y con la impunidad que otorga el gobierno nacional y el poder judicial, la situación en la Patagonia no cambió: una movilización de familiares y amigos que pedían justicia fue reprimida sin demora por la policía en Bariloche.

FOTO: JOSÉ LUIS ZAMORA

En comunicación con #NoNosQuedaOtra, Rey dio información sobre cómo comenzó la represión, cuantos fueron los detenidos, y en qué situación se encuentra la causa abierta desde hace un año. También dio detalles de la investigación que lo llevó a escribir “Silenciar la muerte – Crónica e investigación sobre la vida y asesinato de Rafael Nahuel”, con prólogo de Ricardo Ragendorfer.

Escuchá la nota completa:

 

Santiago Rey toma la palabra en la presentación de “Silenciar la muerte”, su investigación sobre el asesinato de Rafael Nahuel.

Las pruebas y la causa judicial

“Quién ordenó el desalojo, el juez Gustavo Villanueva, en el marco en que se produce esta asesinato, es el mismo juez que investiga después el asesinato. Investiga a quiénes él mandó a producir el desalojo. Lo cierto es que a pesar de esta situación, todas las pruebas, absolutamente todas las pruebas y de manera indubitable, demuestran la responsabilidad de prefectura en el hecho”

“El cúmulo de pruebas no deja lugar a dudas de la responsabilidad del grupo Albatros”

“Todo confirma que no existió un enfrentamiento tal como fue el relato del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich, no hay elementos en las testimoniales, en las pericias, en la inspección ocular que permitan determinar con la fehaciencia que hace falta para para una imputación, para un procesamiento, que hubo enfrentamientos y que hubo disparos por parte de la Comunidad”.

Quiénes son responsables

“A pesar de que la bala que le extrajeron del cuerpo a Rafale Nahuel corresponde a un integrante del Grupo Albatros en particular, me refiero al cabo primero Francisco Javier Pintos, declaró en indagatoria el 5 de junio pasado y todavía no está resuelta su situación procesal. Y por el contrario, se ha pedido la captura de los dos jóvenes que bajaron el cuerpo de Rafael, siendo que ellos estuvieron 4 días detenidos, se les otorgó la excarcelación, hasta que las distintas apelaciones llegaron a una cámara federal que tiene como Juez a Riggi, que emitió un fallo vergonzoso en el que le otorga a éstos dos jóvenes mapuches la categoría prácticamente de guerrilleros por el sólo hecho de ser mapuches. La situación es escandalosa por donde se lo vea. Y esa situación es la que motivó este libro: la triste certeza de que va a ser muy difícil de que se haga justicia”.

El enemigo interno es otro

“La construcción de ese enemigo interno tiene objetivos claros. Es la defensa de un modelo o proyecto de seguridad que tiene por detrás enormes negocios económicos (la compra de armamentos, etc). Que en e lcaso de la Patagonia es la defensa de los intereses económicos de las grandes empresas, de los grandes terratenientes. Yo creo que en la medida en que no haya un cambio de paradigmas, de miradas, por parte del Estado sobre este fenómeno histórico – cultural que estamos viviendo, la situación va a seguir produciendo este tipo de hechos”.

Portada de “Silenciar la muerte”