Por redacción Hamartia

El economista, director del Departamento de Economía, del Observatorio de la Deuda Externa (UMET) y ex director del BCRA, fue entrevistado por No Nos Queda otra y planteó un escenario económico muy poco optimista. Escuchá el audio completo acá:

 

Arnaldo Bocco

La reunión

El Consejo nacional del Partido Justicialista se reunió el jueves pasado y resolvió convocar al congreso partidario el 22 de febrero para discutir la coalición de fuerzas con la que se encararán las elecciones generales de 2019. Arnaldo Bocco, invitado al mitín por el diputado y presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, afirmó que el objetivo de la reunión fue el de incorporar a todos los sectores que ayuden a conformar una fuerza amplia que permita conseguir los votos necesarios para triunfar en una primera vuelta. En esta sintonía, la mesa de acción política incorporó a Hugo Yasky (diputado nacional y líder de la CTA) y a Horacio Ghillini (referente de la Corriente Federal y de SADOP).

La pesada deuda externa

“Las autoridades del fondo saben perfectamente que resulta imposible que la Argentina pague los vencimientos de la deuda entre el 2020 y el 2025, período en el que entra el 80% de la deuda contraída por la gestión Cambiemos. El FMI entiende perfectamente que habrá que renegociar.”

Precisamente por esto es que, según Bocco, la deuda externa y la fuga de capitales son dos temas centrales. “El gran problema a resolver es que el gobierno de Macri tercerizó la gestión al firmar un acuerdo con el FMI. Esto supone que el gobierno que gane las elecciones no tendrá autonomía y deberá sentarse a negociar con el fondo. En caso de querer renegociar la deuda, por ejemplo, la convocatoria la deberá hacer el FMI. El gobierno, en todo caso, sería parte de la mesa junto con los acreedores. Pero la coordinación estaría a cargo del fondo.”

En esta línea, el economista afirmó que algunos referentes de los sectores más conservadores de nuestro país dejan entrever su opinión de que, de seguir con esta tasa de interés, las mismas “se llevarían puesto al ministro de economía y luego al propio gobierno”.

La crisis del Banco Nación

“El gobierno está reventando los bancos públicos (Nación y Provincia): están agotando su liquidez y han desplazado a una enorme cantidad de profesionales dentro de dichas entidades.”

Esta realidad implica una enorme pérdida para un futuro gobierno, dado que contará con menos herramientas para intervenir en el mercado financiero (ofrecer créditos para reactivar la economía, por ejemplo). Pero también supone algo muy grave, que es el avance desenfrenado de la banca extranjera sobre la pública.

“Hace unos años, el Banco Nación lideraba holgadamente el primer puesto mientras que la banca extranjera ocupaba el número diez. Hoy, algunos bancos extranjeros tienen mayor peso que el propio Nación. Para mí este es un tema tan sensible como el de Malvinas o Aerolíneas Argentinas”.

La agenda futura

Según las proyecciones de Bocco, en los próximos 10 años, Argentina necesita invertir entre 240 y 300 mil millones de dólares en obra pública. “Esto supone una revolución en materia de transporte: trenes, autovías, rutas y puertos que nos permitan salir al Pacífico por, al menos, uno de los cruces que tenemos previstos. Supone reactivar la hidrovía para abaratar los costos de exportación a través del sur de Brasil. Si nosotros no hacemos estas inversiones, nuestro país quedará muy rezagado a nivel regional en términos de competitividad”.

Además de esto, el ex presidente del Banco Central fue categórico al afirmar que “hay que renegociar la deuda a 30 o 40 años. En las condiciones en que Macri dejó el país, no hay forma de que la Argentina pague una deuda de 420 mil millones de dólares (después de haber recibido menos de la mitad de ese monto). Y existen posibilidades de avanzar en esa dirección, ya que a los inversiones no les conviene que nuestro país caiga en una cesación de pagos”.

El presidente chino, Xi Jinping, durante la ceremonia de apertura del Banco Asiático de Inversión e Ingraestructuras (BAII) en Beijing, China. REUTERS MAS/YJ/

Finalmente, la salida que Bocco encuentra para esta crisis estaría en acudir a fuentes alternativas de financiamiento externo; organismos internacionales a los que nuestro país hoy no acude debido a alineamientos políticos incompatibles con la política internacional practicada por la actual gestión de gobierno. Cuestionado al respecto, el economista aseguró que el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, por ejemplo, presta casi cuatro veces más que el Banco Mundial.