Por Leandro Gillig

La Beriso es hoy en día, junto a La Renga y El Indio , el artista mas convocante del rock nacional. Nos puede gustar o no, eso ya queda a gusto de cada uno, no es el objetivo de estas palabras criticar la música de una banda de rock. Considero que en el siglo XXI seguir escribiendo notas opinando si la música te gusta o no, atrasa.

Lo que también atrasa es el mensaje. En días donde la gente está siendo golpeada por un gobierno de derecha que le pone la vida cada vez mas difícil, el líder de La Beriso es noticia por sus palabras nuevamente, y no por las que canta, no por haber escrito una canción que conmovió a mucha gente, sino por sus declaraciones.

Ya en alguna nota había convocado a armar una “brigada anti chorros” para acabar con la delincuencia. En un presente donde la derecha esta soplando fuerte, donde vestirse de Bolsonaro es ponerse la diez en todo lo malo, donde los discursos atacando a las minorías tienen lugar en todos los medios, si el rock sale a ponerse en ese juego…estamos fritos eh.

Realmente no sé que es el Rock como cultura, pero si sé perfectamente lo que no es, y las declaraciones de Rolando “Rolo” Sartorio quedan en las antípodas de un movimiento que busca libertad, rebelión, respeto.

¿Respeto?

En noviembre del año pasado La Beriso celebró sus 20 años en el estadio de Velez. Durante el show la gente comenzó a cantar “ MMLPQTP”, Rolando los frenó diciendo que la banda no tiene banderas políticas y que no se debía insultar a nadie (Rolando, la gente puteaba al presidente luego de que vos dijeras que ir a un show estaba complicado por como estaban las cosas ¿en qué quedamos? ¿Nos quejamos en silencio? Salvo que alguna letra de La Beriso sea de protesta, pero no es así).

“Ahora la revolución es el respeto” dijo Rolando. Una frase que suena mas a slogan milico de los ’70 que a una propuesta rockera, sobre todo porque ese respeto es pedido para no putear al gobierno, no para respetar a las minorías, cosa que no hizo en su última declaración en Embalse, donde frenó a la banda y pronunció un monologo decadente que le daría pudor al mismo Iorio. Comenzó contando una anécdota que al parecer debería ser graciosa, sobre un amigo que se levantó a una mina y cuando fueron a tener relaciones la mina “era un trava” (lo dijo mientras hacía la mímica de tener un pene enorme) y al final tenían relaciones porque resulta que el amigo era puto. Contado así no suena muy gracioso y de la manera que la contó Rolando tampoco…en verdad no es gracioso. Luego empezó a putear a los veganos diciendo que “acá comemos asado y vino” invitando a los veganos a que se vayan y volviendo a decir que “si te gusta el pepino…” volviendo a pretender que nos cause gracia meterse un pepino en el culo. No Rolando. Acto seguido comenzó a putear a todo el mundo, poniéndose ya en el lugar de víctima al decir que de “cualquier cosa que diga se van a quejar” y “que se vayan a la puta que los parió”, “Los políticos nos vienen garchando hace 50 años”, “Se hacen los que les preocupa el medio ambiente y le cargan nafta infinia al auto”(??), “que todo nos va a molestar” y “que nos vayamos a la puta que nos parió”.

Y si. ¿Sabes qué Rolando? Si.

Sos el líder de una banda popular (aunque te duela, es popular) que lleva mucha gente, que en su mayoría le cuesta comprar la entrada, viajar y tomar algo, porque el gobierno la está asfixiando, y ese momento de liberación que el rock ofrece lo aprovechan para cantar, los “Desangelados” de los que hablaba el Indio en los noventa. Y vos lo impedís con un discurso que suena mas oficialista que otra cosa (“Nos vienen rompiendo el culo hace 50 años”, suena a “La fiesta de los últimos 70 años”) pero a vos no te mueve un pelo porque te va bien y dejaste de tomar el bondi hace años y seguramente el asado y el vino que consumís no te cuesta comprarlo.

Repito, en tiempos donde la derecha y el fascismo son tendencia, Rolando atrasa…o se mueve con los tiempos que corren. Pero hace ruido viniendo del rock. No es Casero en TN, no es Olmedo en Intratables, no es Amalia Granata o Cecilia Pando, es el líder de una banda de rock popular, a mi eso me da miedo. No lo acepto, y si lo aceptamos entonces estamos al horno. Porque no es un tipo en un barcito con una guitarra, es el líder de una banda que llena estadios y su música está en rotación.

Rolando, si la nueva revolución es el respeto, empezá por respetar, salvo que para vos “revolución” sea una mala palabra y es mas importante respetar a Macri que a una travesti o a un vegano. ¿Esos son tus enemigos Rolo? ¿Un vegano? ¿Un homosexual? ¿Una travesti? Tal vez lo sean, pero pagaron la entrada para ver un show de tu banda y se fueron insultados, esa gente te sigue desde siempre.

El líder de La Beriso tiene las ideas claras, pero es tan torpe al transmitirlas que hace agua, hace fuerza para no mostrarse de derecha y queda en ese limbo tibio prístino que quiere quedar bien con Dios y con el diablo, y solo queda bien con el diablo…él lo sabe. Por eso se planta en esa. La tibieza no endurece el huevo ni derrite la manteca, es tibieza, y el rock no es tibio, el rock es contestatario, el rock no calla al que grita porque está oprimido, es su banda de sonido. El rock no insulta a las minorías, las incluye. El rock, ahora también, es autocrítico y no cómplice.

Está en vos, Rolando, ser parte o no.

“Si grita pidiendo verdad en lugar de auxilio, si se compromete con un coraje que no está seguro de poseer, si se pone de pie para señalar algo que está mal pero no pide sangre para redimirlo, entonces es rock and roll”.

Pete Townshend

Fuente video Activa FM