Víctor Fera, empresario argentino y dueño de Marolio, Maxiconsumo y Molto, denuncia desde hace tiempo la cartelización de la cadena de comercialización de alimentos, maniobra llevada a cabo por las grandes cadenas de supermercados y las multinacionales del rubro. Esta situación no sólo permite el aumento descontrolado de precios, sino que destruye la estructura productiva del país, sostenida principalmente por las pymes nacionales. Escuchá la entrevista completa en #NoNosQuedaOtra y enterate cuánto sale realmente un paquete de fideos (y cuánto te lo cobran):

Víctor Fera

La cartelización

“Operan muy fácil, se ponen de acuerdo entre multinacionales y grandes cadenas de supermercados y no les dan góndolas a la competencia. Y al tener un 80% de la misma góndola una compañía, se carteliza. El cliente va a comprar adentro, con ofertas engañosas, como esas del 70, 80% en la segunda unidad; es mucho más caro que el precio real. Al no haber competencia los precios no bajan. Suba de precios, inestabilidad, hacen responsables a los gobiernos, después a otro… La verdad que ahí está el tema. Y así cada vez la pobreza es mayor. Yo digo que son fabricantes de pobres”

“El país se cartelizó mucho más, de una manera muy grave, están llevándolo a la ruina”.

La situación económica

“Estamos viviendo una situación muy especial en nuestro país, lamentablemente la plata a la gente no le alcanza. El país se cayó. Es una forma de destruir a las pymes. Cuando no hay competencia y empiezan a cerrar las pequeñas empresas, empieza este problema. A la larga les va a ir mejor, porque van a quedar diez empresas y se van a poner de acuerdo en cuanto más van a ganar ellos y en cuántos más pobres vamos a tener”.

Los sobreprecios

“Un paquete de fideos, salida de fábrica, sale 14 pesos, 15 pesos final, con impuestos, con todo. Cuando llega a una cadena a 50 pesos, es porque hay un negocio entre gente que no le importa lo que está pasando. Hoy un paquete nuestro vale en Maxiconsumo 18 pesos. Si lo compra en cualquier minorista vale 25 pesos. Esa es la diferencia”

“Fomentar la competencia es sencillo, lo único que hay que tener es voluntad política. Dividiendo las góndolas en cinco empresas como mínimo, que no tengan participaciones entre sí, y que nadie tenga más del 30 % de la góndola, los precios automáticamente bajan. Porque cuando se pone un precio irrela, el otro está a precio real, y entonces el otro lo baja. Es una política que tiene que aplicar el Estado, algo que no se aplicó nunca”.

¿Defensa dela Competencia? No, de las empresas.

“No hablemos de Defensa de la Competencia porque directamente  son asesores de empresas corruptas. Nunca funcionó en Argentina. Espero que algún día se den cuenta del daño que le hacen al consumidor. En esta gestión recibí cartas documento para que suba los precios. Y la denuncia está parada en la Defensa de la Competencia. Es un delito, así que acusé a la Cámara de Fideeros por hacer semejante barbaridad. Ahora pusieron un presidente externo para disimular todo lo que había pasado, pero el segundo es Molinos Río de la Plata. ¿Se entiende? Según ellos no tienen nada que ver, pero sí tienen la cartelización de las góndolas”.