Escribe Julián Andreu

Hoy se debería haber llevado adelante la interna radical para definir el candidato a gobernador de la provincia de Córdoba, un bastión de Cambiemos si tenemos en cuenta que, con sus 700 mil votos en el ballotage, catapultó a Macri a la Rosada.

“Nada hay más importante para los radicales que las internas” -decía Juan Domingo Perón- “Para los radicales, el gobierno es eso que pasa entre dos internas”.

Pongámonos en contexto para entender lo que llevó a esta situación: no se realizaron dichas internas (aclararemos que no son PASO). En este sentido, nos tenemos que retrotraer a la que, para algunos, pareció una insignificante elección de una provincia “menor”, como fue la interna de La Pampa. Aquella derrota del candidato PRO, Carlos Javier Mac Allister, frente al radical Daniel Kroneberger generó un cimbronazo que repercutió a nivel nacional y Córdoba no fue la excepción.

Revivió la Lista 3

Históricamente, los radicales usaron para las elecciones la Lista 3, como el Partido Justicialista la Lista 2.

El lunes posterior a la elección de La Pampa, el 18 de febrero, vencía el plazo para la presentación de las listas. Ese día, se esperaba desde la Casa Rosada -más exactamente el jefe de gabinete Marcos Peña- tener una lista única que llevara como candidato a gobernador a Mario Negri, un radical gorila de espalda plateada, con la vicegobernatura para Héctor “La Coneja” Baldassi y la pelea por la intendencia con Luis Juez.

La no interna - Revista Hamartia
La foto que no veremos.

Pero no se llegó a un acuerdo. El actual intendente de la ciudad de Córdoba, el también radical Ramón Javier Mestre, anticipó que se presentaría en la interna.

Hijo de un histórico dirigente radical del mismo nombre, Ramón “El Chancho” Mestre, implicado en el asesinato de los 38 compañeros el 20 de diciembre del 2001, era Ministro del Interior del fracasado gobierno radical de De la Rúa.

Todos los embates y trapisondas fueron sin sentido. Ramoncito Mestre no baja su candidatura y hay olor a ruptura.

Una de las primeras trampas usadas por los artífices amarillos de Balcarce 50 fue, a través del correo y anticipando los primeros días de marzo, la necesidad de contar con 35 días para preparar la elección. A esto, la estructura radical, manejada por el intendente de la ciudad de Córdoba, contestó que estaba dispuesta a garantizar la interna abierta, que esta maniobra sólo era producto de que el negrismo no ganaba la elección.

Todo el esfuerzo para bajar a Mestre de la elección fue infructuoso. Ni siquiera el apoyo explícito A NEGRI de la fiscal de la Nación, Elisa Carrió, pudo quebrar al intendente cordobés.

A la elección quebrados

Finalmente, el 13 de marzo, día de cierre de listas, no se llegó a un acuerdo y Cambiemos irá dividido, ya que habrá una lista pura radical encabezada por Ramón Mestre.

Córdoba Cambia postulará a la fórmula Mario Negri – Héctor Baldassi para gobernador y vice y a Luis Juez para intendente de la ciudad de Córdoba, fórmula que se denomina como “el grupo Balcarce” por el respaldo que tienen estos candidatos de parte de la Casa Rosada, lo que para algunos es un lastre.

La no interna - Revista Hamartia

Ayer se dio el último paso: el congreso radical de Córdoba proclamó a Ramón Mestre como candidato a gobernador. Irá con la famosa Lista 3 y Rodrigo de Loredo, yerno de Oscar Aguad, actual Ministro de Defensa nacional, como candidato a intendente de la ciudad.

El verdadero ganador de esta contienda es el actual gobernador y candidato a la reelección Juan Schiaretti.

Va allanado su triunfo sin sobresaltos, pero la disputa más importante se dará por la intendencia de la ciudad, históricamente radical, hoy en manos Mestre. La ruptura podría dejar a los radicales con las manos vacías.

Además, se sumará esta derrota al panorama electoral de Cambiemos a nivel nacional, que es paupérrimo. Recordemos el tercer puesto de Neuquén del domingo pasado, Pechi Quiroga de extracción radical, el cual, también por lo bajo, esputó insultos por el “no” apoyo de la Casa Rosada, algo que también hizo ruido en las filas radicales.

El 12 de mayo serán las elecciones en Córdoba. El triunfo de Schiaretti está casi asegurado. Lo que todavía no termina de avizorarse es en cuántas esquirlas de este estallido en la provincia mediterránea repercutirán en la elección presidencial de octubre.