• Por Natalia Seoane

    Fotos Paco Rey

Con el auditorio lleno de alegría feminista y popular, Cecilia Castro, Secretaria de la Junta Interna del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación; Gladys Zena, Secretaria de Formación; Laura Sotelo, Secretaria de Géneros y el Secretario General de ATE Capital, Daniel “Tano” Catalano, presentaron la “Diplomatura de Operadorxs en promoción de políticas de género y abordaje a las violencias”.

La iniciativa surgió tras el hachazo del gobierno nacional a las políticas públicas para abordar situaciones de violencia, el desmembramiento del Programa “Ellas Hacen”, la desterritorialización del Estado y la individualización de las personas antes contenidas y nucleadas en grupos de trabajo, comisiones del Plan Fines y redes cooperativas.

Entre tanta preocupación, cinco compañeras de la Junta Interna de ATE del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación se preguntaban qué hacer, y tomaron la iniciativa. La Diplomatura se materializó gracias a su trabajo en articulación con el área de Género de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. La formación se cursará desde el 26 de Abril hasta el 29 de Noviembre de este año en la mencionada casa de estudios.

“Se trata de una propuesta de formación intensa, profunda y sostenida para quienes vienen organizando los territorios, militando en organizaciones y en el sindicato, que realizan acciones comunitarias e institucionales. La idea es construir un gremio que contribuya e instale capacidades para luchar contra el patriarcado” afirmó Rosario Castelli, una de las promotoras de este proyecto.

Asimismo, Alejandra Bazzalo destacó la importancia de “crear un recurso entre el gremio, las organizaciones y la universidad. Acá estamos las feministas, las delegadas, las trabajadoras que decimos: Sin gualdad de género no hay justicia social. Buscamos estrategias, y las conseguimos”.

El Tano Catalano sostuvo durante la charla: “Hoy todo el mundo mira lo que pasa con el feminismo en Argentina; siento un gran orgullo por este enorme desafío, es fantástico que nosotros y nosotras podamos construir un colectivo que vaya generando herramientas para que podamos hacer otro sindicalismo y otra práctica en lo social. Estoy muy agradecido a las compañeras Operadoras de Género que nos acompañan, ellas son las protagonistas en la Casa de los Estatales, son quienes nos empujan a que repensemos. Estamos cerrando el mandato, y esta es una etapa que se abre. Por eso nos pone muy felices que en esta seccional de ATE se pueda dar, una vez más, el puntapié inicial”.

Más tarde, Cecilia Castro dijo: “Sacamos esta diplomatura con el apoyo y el respaldo institucional. Estamos felices y agradecidas. Nosotras vimos cómo se desmantelaron las políticas públicas, principalmente las vinculadas a este área y como se corrió el Estado. En este contexto, son nuestras compañeras las que ponen el cuerpo, las que contienen y acompañan situaciones. Esta diplomatura había sido una propuesta del gobierno anterior y con el macrismo se terminó”.

Castro destacó además: “Nosotras siempre decimos ‘no sobran trabajadores, faltan políticas públicas’. Sabemos que cuando hay desguace, llegan los despidos de estatales y más vaciamiento. Necesitamos herramientas para seguir pensando la política, porque tenemos la obligación de pensar para adelante, no como dijo la Ministra Stanley. A nosotras no nos da tristeza lo que pasa, nos da bronca  y la transformamos en fuerza”.

La diplomatura cuenta con un plantel docente feminista de alta calidad; en el que están Paula Sánchez, Cora Santandrea, Sabrina Cartabria, Carolina Balderrama, María Pía Leavy  y Luciana Moreno. Se plantea una propuesta curricular orientada a la formación de equipos. La apuesta es que 100 participantes puedan ser referentes de la temática, se formen y a futuro puedan generar acuerdos e impulsen políticas de gestión que aborden de forma integral las violencias.

Según comentó Bibiana Quagliotti, la Secretaria de Género de la Junta Interna de Desarrollo Social de la Nación: “Este es un espacio que busca fortalecer y enlazar tras el quiebre de los espacios de formación de calidad del programa ‘Ellas Hacen’. En tal sentido, se abordará la problemática en cinco módulos que abordarán Géneros y Derechos Humanos, la construcción social de la sexualidad, las violencias de género, el cruce entre violencia e infancias y un último módulo donde se plantean herramientas para el abordaje comunitario”.

Es en este contexto de crisis económica, se complica más la cuestión y aumenta la violencia. Las mujeres, originarias, morochas, travas, trans, gordas, no binaries, lesbianas, son las que menos tienen y las más castigadas. Para dar vuelta la tortilla hay que empoderar compañerxs. Hay que apropiarse de herramientas que faciliten el ejercicio de derechos y fortalezcan el proceso colectivo, porque para poder volver, necesitamos ser multiplicadorxs.