Escribe Julián Andreu

Se dio una semana intensa en lo político, como casi todas, pero no es inocente esta afirmación, no se puede desconocer el plan alivio, el tema económico como eje principal, los precios no congelados, o fijos. o negociados o como los quiera renombrar la Casa Rosada.

Macri hace que hace. Imagen del video oficial del anuncio “alivio”.

Hay algo que no podemos ni deberíamos desconocer, la agenda otra vez la tiene el gobierno. mal, pero la tiene.

Desglose

Por suerte la semana tuvo solo tres días o para algunos cuatro. De sobra para ser un tiempo de intensidad, vertiginoso.

La contraposición que hace Macri con Cristina es ya elocuente y no lo esconden como estrategia electoral. Sobre todo en la cabeza de Peña, que es Mauricio, uno de sus yo, de un trío “soy yo” que sigue actuando, Lopetegui en el Ministerio de Energía y Nicky Caputo como asesor entre sombras.

El domingo dos editorialistas de los más encumbrados, de los dos diarios mas importantes, presentaron la hipótesis de Cristina candidata, casi dándolo por por hecho.

Pero en su estrategia de posicionar a la candidata que en todas las encuestas dan como ganadora, inclusive ahora en el ballotage, se encuentran en un trampa de la que no pueden salir: se da la situación de la profecía autocumplida.

Macri no le encuentra la “vuelta” a una economía para todos, solo ganan algunos y posterga a la gran mayoría, se disparan todos los índices para el signo negativo. Como principal factor la inflación vuela y aun más en los alimentos, donde llega al 64% anual según el Indec, número que es para sospechar.

Unidad es primera vuelta - Revista Hamartia

Con la caída de la gestión de Cambiemos en los números electorales, ya no en las encuestas, sino en los resultados en las provincias, crece la opción antagónica. Cristina aparece como la candidata mejor posicionada y los centros de poder, sobre todo financieros, agitan fantasmas que generan desconfianza. Pero le pegan a su “socio” político y ahonda más la crisis.

La pobreza sigue avanzando, pero ya no es que los pobres o los indigentes son más: nos empobrecimos todos.

Capas medias que aun no entraron en la estadística como pobres ven mermar sus ingresos y sus consumos. Caen mes a mes, diría ya día a día.

Sin reelección

Nunca un presidente que se presentó a una reelección perdió. Podría ser Macri el primero en la historia. Con éstas medidas que impulsa el gobierno, las cuales no tendrán ningún efecto en la realidad, solo intenta (y en algún punto lo logra), retomar la agenda. Que hablen mal o bien, pero que hablen, decía Perón. La iniciativa busca desalojar algo que empieza a instalarse, una pasividad absoluta en el gobierno. Ese lema de no intervención que pregonaron, frente a una economía quebrada, empieza a verse como inoperancia, como pasividad cómplice para resolver los graves problemas que afrontan las mayoría.

El problema más grave que tuvieron, no fue el rechazo en general a las medidas, fue la respuesta del poder real. El de Wall Street y de los medios internacionales ligados a esos poderes, llámese Financial Time. Eso si es grave para los amarillos que ocupan la Casa Rosada. El índice de riesgo país es donde miran; llegó a los 851 puntos, las acciones tuvieron caídas de hasta el 8% en Nueva York y los bonos volvieron a derrapar. Solo un dato, pero que es importante, y demuestra la desconfianza en el gobierno de Macri.

Sin apoyo popular y sin armazón que lo sostenga en materia económica en general, y en lo financiero en particular, la reelección está en duda.

Pero hay algo más, estaba clara la jugada en la cabeza de los que diseñarían la estrategia electoral: la mugre de los carpetazos. Sin ir mas lejos en Santa Fe estaban armando una operación, con su peón Marcelo D’Alessio y una banda de narcos, para ensuciar al socialismo que hoy gobierna esa provincia. La estrategia con la banda desarticulada en lo que atañe a servicios y que empieza a mostrar resquebraduras en su otra pata, la judicial, tiene el certificado de defunción ya expedido, solo falta confirmarle la muerte.

La unidad no duele

Voy a insistir con la elección del pasado 14 en Entre Ríos como una medida para proyectar en la elección nacional. Provincia núcleo, de la pampa agraria y de esa franja central del país donde juega fuerte Cambiemos. Podría replicarse ese mismo resultado en otras provincias. Y, permítaseme hacer este análisis libre, incluso en el interior de la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Pero hay un detalle no menor, que no debió pasar inadvertido en la Casa Rosada y por eso su salida agresiva en los medios para quebrar la inercia de triunfos que están empezando a instalarse y con esto la idea de fin de ciclo, el Ya Se Van. El detalle es que la unidad en Entre Ríos le dio un amplio triunfo al PJ, ese 60% del electorado que rechaza a este gobierno y a sus política de hambre. Se hizo efectivo y ya no es un número de una encuesta, es la realidad de los votos.

Unidad es primera vuelta - Revista Hamartia

Me atrevo a decir que no solo se podría ganar la provincia de Buenos Aires si se fuera con un candidato único, también se podría dar pelea efectiva en CABA.

Por eso no es solo una señal para el oficialismo. Lo es también en gran medida para la oposición. La unidad no duele, la unidad es definitivamente triunfar en primera vuelta y terminar con este gobierno de ricos, para pocos ricos.