El equipo de #NoNosQuedaOtra (Radio Rebelde AM 740) dialogó con Eduardo Rinesi, politólogo, filósofo, docente y ex rector de la Universidad Nacional de General Sarmiento. El filósofo abordó las formas más actuales que tenemos los argentinos de habitar la Ciudad de Buenos Aires bajo las políticas privativas del gobierno de Mauricio Macri, indagó acerca de la construcción futura de la identidad y los riesgos en los que se encuentra.

Escuchá la nota completa:

Eduardo Rinesi.

La Ciudad de Buenos Aires, una ciudad de transito en la política neo liberal

“La experiencia política y el tipo de políticas urbanas que se desarrollaron en Argentina en los ’90 anticipan las que se desarrollan en el país desde hace cuatro años. Han sido dos proyectos neo liberales, se expresan en un fuerte estrechamiento de los espacios públicos, de los espacios públicos de deliberación, de debate, de participación popular deliberativa activa, y en el reemplazo de esos espacios en formas un poco más privatizadas de la vida urbana; una metáfora extrema de eso fue cuando amanecimos un día con una ciudad cercada, donde ciudadanos habíamos perdido las formas más básicas de lo que es el derecho a la ciudad, el derecho mínimo a transitarla. De repente salíamos de nuestras casas y nos encontrábamos con vallas. Esos dos o tres días fueron lamentables, humillantes; era una humillación ser un ciudadano de la ciudad de Buenos Aires esos días en los que había que pedirle permiso a un agente de la policía para cruzar a comprar el pan”

G-20. Antes del comienzo de la cumbre

“Nuestro lenguaje corriente sobre la vida pública está muy atravesado por la metáfora del teatro, por ese lenguaje del teatro; decimos la escena, decimos la representación, decimos los actores. No nos damos cuenta muchas veces cómo nuestro lenguaje está habitado por metáforas que simplemente hemos incorporado y nos hemos habituado a ellas y ya ni siquiera las percibimos como metáfora. Pero la idea del teatro no deja de traer consecuencias sobre la vida pública porque, en efecto, parte de aceptar y naturalizar una distinción entre algunos que son actores y otros espectadores; en algunos que tienen el monopolio de la palabra y otros que debemos permanecer en silencio. A penas pudiendo aplaudir o chiflar en momentos muy pautados de la función”

“Tenemos que pensar en un proyecto democrático más amplio, más interesante, recuperar la idea de una participación ciudadana activa, de una recuperación del espacio público, que tanto en los 90 como hoy vemos en la escena urbana de la ciudad debilitarse tanto”

“Esa idea del teatro es la que separa a los actores de los espectadores, que da la palabra solamente a uno, que nos condena a la mayor parte al espacio privado, privatizado de la pura expectación”

Pensar en una ciudad más democrática

“Me parece que en el último par de décadas nunca tuvieron por la Ciudad de Buenos Aires una preocupación a la altura de la importancia simbólica y real, política, sociológica y cultural que tiene la ciudad más grande y sin dudas más importante del país. Me parece que hay que pensar de nuevo la ciudad de Buenos Aires, hay que pensarla como una ciudad que tiene que ser más democrática de lo que es, que tiene que generar otras condiciones para una vida pública activa, no me parece que ésta sea la ocasión ni yo la persona más indicada para hacer una sociología del voto en la ciudad de Buenos Aires, pero me parece que los proyectos políticos populares en las últimas décadas en Argentina no tuvieron una preocupación de arrancar de las manos de la derecha los espacios públicos. Hay que volver a pensar todas esas dimensiones y esas escalas de la vida pública en Argentina”

“Tenemos la ciudad entera  sitiada por empresas de construcción y por agentes de policía y una cantidad de fuerzas por las que nos viene siendo imposible habitarla de un modo más democrático, de un modo más pleno. Entonces, me parece que tenemos que tener un programa para esta ciudad, además de tener un programa más general para el país entero”

Identidad en peligro

“Me parece que hay que pensar cómo reconstruimos una identidad o un conjunto de identidades en nuestras ciudades, pensándonos también como identidades que deben ser parte de un proceso de construcción colectiva. La identidad como algo que situaría más en el futuro que en el pasado”

“El problema de anonimato de la vida urbana no tiene que ver solamente con que destruye identidades preexistentes que uno puede abrazar de modo más o menos melancólico, me parece que ciertos lugares abstractos, vacíos, planetarios, inhiben la posibilidad de construcción de identidades futuras de un modo democrático y participativo”

“La ciudad de buenos aires se ha vuelto una ciudad de color amarillo, que es feo y además es el color de un partido político que hoy gobierna la ciudad”

“Si cualquiera de los gobiernos que tuvimos antes de este horrible que tenemos hoy, se le hubiese ocurrido pintar con sus colores partidarios un solo edificio público, una sola garita de colectivo, un solo cartel de la vía pública o un solo buzón, hubiera sido acusado de las cosas más espantosas… De totalitarismo, de populismo… Y estos tipos han pintado la ciudad de este amarillo espantoso, que hiere la vista, que hiere la sensibilidad, y tenemos que humillarnos cotidianamente, prisioneros de una ciudad a la que pintan del color de su fuerza política sin que nadie diga que es algo inaceptable. Me parece que esta ciudad va cobrando una identidad que a mí me resulta muy ofensiva”

Tachos de basura con candado.

Candado en los tachos de basura como expresión del gobierno

“A mí me parece que ponerle candado a los tachos de basura es la expresión culminante de este gobierno, es una cosa monstruosa. Primero, desplegar un conjunto de políticas económicas que manda a la gente a tener que hurgar en la basura y después cerrar la basura para que los pobres no puedan comer de ella”

“El paso que sigue es que algún pobre desesperado rompa la tarjeta magnética y entonces se convierta en un delincuente al cual después lo asesinen por dañar el patrimonio público”

“También en el último par de meses, dos medidas de este gobierno me han dejado, te diría, incapacitado para decir algo que no sea la condena menos elaborada y más contundente. Son cosas que no ameritan ya ningún análisis. Uno es el de cerrar los tachos de la basura para que los pobre producidos por el plan económico de este gobierno no puedan meterse ahí, y la otra es la decisión criminal de autorizar las fumigaciones en nombre de no sé qué cosa de la productividad de la soja, arriba de las escuelas donde van a tomar clases los chicos, los adolescentes en las zonas rurales argentinas”

“ESTOS TIPOS SON ASESINOS, LO HAN DICHO LOS CIENTÍFICOS DESDE HACE TIEMPO QUE HACE DAÑO A LA GENTE, QUE LE PRODUCE CÁNCER A LA GENTE, ENTONCES ESTAMOS FUMIGANDO PARA QUE LA SOJA CREZCA MÁS ESPLENDIDA Y PARA QUE ESTOS TIPOS SE SIGAN LLENANDO MÁS DE GUITA, ARRIBA DE LAS SALAS DE CLASES DE NIÑOS. ES MONSTRUOSO”

“Después el presidente de la Nación da una conferencia de prensa lamentable, inaceptable, ofensiva de la inteligencia y de la sensibilidad de la gente que está escuchando, diciendo que es ideología suponer que los agro tóxicos hacen daño a la salud, pretendiendo que son fertilizantes, ni siquiera sabiendo el significado de las palabras, hay gente que estudia sobre esto, hay grupos de investigación que vienen demostrando dese hace mucho tiempo que estos agro tóxicos matan y estos tipos nos quieren hacer creer que lo que están haciendo es fertilizar la tierra para la grandeza de la patria y la felicidad del pueblo, son unos mentirosos, son unos asesinos”

“Creo que tenemos que hacer un gran ejercicio de imaginación política para reinventar este país destruido por esta política destructiva de las condiciones mínimas de la vida democrática. Tenemos que recrear las condiciones para volver a dialogar sobre cómo hacemos para no convertir los pobres que produce este sistema económico horrible en los enemigos del orden urbano, cómo hacemos para no convertir a los niños en la variable de ajuste de la productividad de la soja en nuestros campos. Tenemos un enorme desafío que tiene que empezar por desmontar estos escenarios inaceptables en los que esta gente nos invita a pensar el presente y el futuro y el presente del país”.