El equipo de #NoNosQuedaOtra (Radio Rebelde AM 740) entrevistó a Ricardo Alfonsín, dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR) y diputado nacional mandato cumplido, quien propone un frente para las elecciones de octubre, distinto del que unió a la UCR y el PRO en el 2015. Con una visión crítica de las políticas de estos últimos tres años, sostiene: “no quiero que mi partido acompañe una reforma laboral neo liberal”.

Escuchá la nota: 

Ricardo Alfonsín, ex diputado nacional por la UCR.

Un nuevo frente que incluya diferentes fuerzas políticas

“Nosotros hace tiempo que venimos planteando, con incomprensión por parte del partido con algunos radicales, aunque ahora parece que algunos coinciden con nosotros, en la necesidad de crear un nuevo frente, no excluir a nadie, pero crear un nuevo frente; que incluye a los que están hoy en Cambiemos pero que incluye también al socialismo, al GEN, al sector del peronismo que no está en Unidad Ciudadana y a partir de un acuerdo programático decidirnos a competir en las elecciones”.

No es que excluya a Unidad Ciudadana del frente, pero no creo que Unidad Ciudadana tenga ganas de formar un frente con las fuerzas que he mencionado, y por otra parte, tampoco creo que el resto de las fuerzas políticas tengan demasiado interés. Sí, después, tenemos que conversar mucho con todos los actores políticos, obviamente Unidad Ciudadana es uno de los actores políticos más importantes del país, tanto es así que puede ganar las elecciones”.

La posibilidad de alejarse de Cambiemos

“Lo que la sociedad demanda hoy no es lo mismo de lo que la sociedad demandaba en 2015. En 2015 Cambiemos podría haber sido la respuesta acertada, hoy no es la respuesta acertada. Yo creo que asistir a las próximas elecciones con Cambiemos, con las mismas respuestas, sería a allanar el camino a la oposición”

“El frente además debería tener otras características, que no sean que sea solamente programático. Debería manifestar su compromiso con el dialogo, a trabajar para terminar con la grieta, para hallar consenso con otras fuerzas políticas, con sectores del capital nacional y con sectores del trabajo, para que juntos podamos enfrentar los desafíos que nos plantea el desarrollo”.

Mauricio Macri, Ricardo Alfonsín. Crédito: Presidencia.

Algunos miembros del partido han perdido capacidad de lectura de la realidad para ver el mediano y el largo plazo y no comprenden realmente qué es lo que está pasando, pero creo que de a poco va transformándose en mayoritaria la posición de quienes acompañan esta propuesta”.

La necesidad de rever la posición de la Unión Cívica Radical

“Yo cuando Cristina Kirchner dijo en el Congreso, y yo arranqué los aplausos, que había tenido muchas diferencias con las políticas de los 90, pero que había sido orgánica, que había dado la pelea por adentro… Yo creo que eso de andar dejando un partido en una elección es muy dañino para el país, yo hablé como Diputado que era entonces, planteando mis dudas respecto de ese frente que se pretendía crear y que finalmente se creó. Actué con coherencia, no me callé la boca nunca, dije lo que debía decir de manera constructiva y responsable. Señalé los errores o las cuestiones que desde el punto de vista de la UCR debían encararse de manera diferente”.

“Lo más importante es que la UCR sea capaz de rever lo que hizo en el 2015 y de hacer algo mejor. ¿O no hay nada mejor que cambiemos?”

“Incluso a los que creen que Cambiemos es gobierno del PRO, porque no gobierna Cambiemos, gobierna el PRO, ¿creen que no hay nada mejor que eso?, todo es mejorable”.

“Deberían haberse reunido antes. Los radicales que siempre han sido quisquillosos con las deliberaciones internas… Hace cuatro años que no se reúne la convención, salvo para renovarla, no se reúnen, y hubo razones para reunirse ¿no?”.

Alfonsín junto a Mestre y Negri – UCR.

La intendencia de Córdoba

“Sería un duro golpe si se pierde la intendencia de Córdoba, espero que aprendan todos, los radicales de los dos lados. Yo soy orgánico, no acepto ser candidato con propuestas de otro partido. A mí me ofreció ser candidato un partido en la Provincia de Buenos Aires en 2017 y yo dije: a los candidatos los elije el partido, no voy a aceptar, pero no porque tenga diferencias con los del PRO, que eran previsibles; lo que era imprevisible era que la Unión Cívica Radical los dos primeros años del PRO hiciera lo que hizo. Nosotros hubiéramos hecho cosas muy distintas”.

“Alfonsín decía, sigan ideas, no sigan a hombres. Yo no estoy dispuesto a ocupar cargos para acompañar decisiones que no creo que sean buenas”

El programa económico para el nuevo frente

“En un mundo inter dependiente, en un mundo globalizado, en un mundo de dependencias reciprocas aunque asimétricas, siempre se pierde soberanía, y encima ir al Fondo Monetario Internacional es perder mucha más soberanía. Nosotros creemos que fue lamentable la presencia del Fondo”.

“Quizás no quedaba más remedio que acudir al fMI como consecuencia de las decisiones equivocadas que se tomaron durante los dos años de gestión, y aquí también hago responsable a mi partido por no haberlo advertido aquellos años”

“Ahora el PRO hace una convocatoria a los partidos políticos a discutir una agenda…A mí me parece muy bien el dialogo, el que no entiende que la política es diálogo no entiende nada de política. Ahora, no quiero que mi partido acompañe una reforma laboral neo liberal, en todo caso si la reforma laboral es reglamentar el derecho de los trabajadores a participar en la dirección de las empresas, sí, claro, hay que acompañarla. O por ejemplo, si la reforma laboral propone, como dice la Constitución Nacional, que va a reglamentar la participación de los obreros en las ganancias en las grandes fábricas, sí, estoy de acuerdo”.

“Me parece muy bien la convocatoria al dialogo, ahora, cuidado, yo ni con este partido ni con otro partido acompañaría ningún programa que entre sus puntos tuviera una reforma laboral que sacrifique los derechos de los trabajadores, con el argumento de que los trabajadores tienen muchos derechos y que el capital tiene pocos derechos, y de que hay que transferirle los derechos de los trabajadores al capital porque así van a venir las inversiones y luego va a mejorar el empleo. Eso ya lo hemos escuchado muchas veces y los resultados han sido los contrarios”.

Nosotros no tenemos por qué aceptar las recetas que pide el fondo. No me pidan a mí que acompañe estas recetas. No es porque no coincidimos a partir de una cuestión teórica… Haciendo un poco de historia nada más, leyendo un poco de historia de lo que han pasado los últimos cuarenta años en el mundo, verán que esas recetas en lugar de resolver los problemas los han agravado y explican en gran medida el nacimiento de muchos liderazgos autoritarios en Europa, muy parecido, por ejemplo, al que surgió en Brasil”.

“La grieta no es gratuita, la grieta tiene costos sociales muy amplios.  No es nueva la grieta, ahora hay algunos que se benefician con la grieta, la derecha autoritaria se beneficia con la grieta. No seamos tontos”.