El equipo de #NoNosQuedaOtra en AM740 Radio Rebelde, entrevistó a Amílcar Salas Oroño, integrante del Área de Estudios Nuestroamericanos (AEN) del Centro Cultural de la Cooperación y Dr. en Ciencias Sociales. Análisis del escándalo político en Brasil, luego de que el periódico digital The Intercept publicara conversaciones privadas y archivos internos del equipo de fiscales detrás de la operación Lava Jato, que colocan al juez Moro en sospecha de parcialidad y contribución a la campaña política de Jair Bolsonaro, hasta llevarlo a la presidencia.

Escuchá la nota completa:


Lava Jato: la caída de la operación

“Estas revelaciones que se pusieron ayer a disposición del público de parte de The Intercept son muy importantes. Son una bisagra. Sobre cómo lo procesará el proceso político brasilero no hay certeza. Son bisagras porque buena parte del contexto socio político de los últimos cinco años pasa por la investigación Lava Jato. Empieza en 2014, estuvo marcada por las noticias que salían de esa investigación; entonces, desde 2014 Lava Jato tiene una centralidad mediática, política y en la agenda pública en general. Por lo tanto, una revelación como esta es la anulación del carácter legítimo y legal de la investigación, porque lo que acá se distorsiona es la separación entre el Ministerio Público fiscal, los fiscales y el juez Moro, que recibía todas las investigaciones de denuncias de Petrobras.”

“Estas revelaciones ponen a la luz que el mismo juez que es el encargado de establecer la sentencia y la condena, organizaba cómo los fiscales tenían que investigar, qué fiscales tenían que investigar qué cosa y cómo debían ser los procedimientos de los fiscales. Se cae la imparcialidad del juez Moro. Algo que ya se sabía por cómo había establecido la sentencia y la condena, porque había meditado pruebas que no tenían sentido, había juzgado de forma diferencial a algunos y a otros, pero ahora lo que se pone a la luz es que él organizaba la operación de investigación y un juez no está con esa competencia.”

“Lo que queda claro es que se trató de una operación política”

“Los que recolectan las pruebas, buscan los indicios y las pistas, son los fiscales, después el juez evalúa todo eso y dictamina. Pero el juez no se puede meter a buscar porque si no pierde su carácter de imparcial. Lo que sucede y estos documentos lo que muestran, es que el juez decía: levanten ese artículo de O’Globo donde hay una supuesta pista que puede servir, pongan a interrogar a este fiscal porque la otra fiscal es más blanda, entonces pónganle a este que es más duro y que va a hacerlo doblegar, porque en el medio están los arrepentidos que es otra historieta. Hay una intromisión del juez Moro en los procesos de los fiscales, eso derrumba el carácter de imparcialidad y hace que la operación Lava Jato sea una investigación que no pretende buscar la verdad sino que tiene intereses que van más allá de la justicia y que tienen una clara orientación política.”

Sergio Moro, ex Juez Federal y Ministro de Justicia en Brasil.

“Moro es el actual Ministro de Justicia y uno de los pilares del gobierno de Bolsonaro, que se organizaba en tres patas: Pablo Geddes en economía, los Generales, ocho o nueve militares en el gabinete, y la otra pata era el juez Sergio Moro. Devenido ministro, que había hecho toda su carrera de exposición pública y había sido colocado como la gran figura política de los últimos años a partir de esta investigación que fue muy trucha en los términos que deberían ser. Lo primero que salieron a decir los propios fiscales y el mismo Moro es que fue un hackeo, y parece que no se trata de un hackeo sino de una información que sale de ahí adentro, y si así fuera, el hecho no fue negado ni por uno ni por otro.”

Operación mediática

“Hoy, los tres diarios más importantes, en sus portadas, no dicen una palabra. No dicen nada. Los canales de noticias, Globo News por ejemplo, están levantándolo un poquito, porque bueno, es una bomba periodística, pero se ve que se pusieron de acuerdo y bueno… Hubo un amistoso de la selección mayor, la selección de mujeres también jugó, asi que solo deportes.”

“En la medida en que tengan estas actitudes de cerrojo y candado de no admitir nada, puede ser que aparezca otro dato y las cosas pasen. Pero esto es complicado, es difícil de ocultar, además hay una convocatoria a paro general esta semana, el primer paro general en mucho tiempo en Brasil, hay un descontento grande con Bolsonaro. Va a ser difícil que el juez Moro siga en el cargo. Ya se de que fuera a ocupar un lugar en la Suprema Corte, debe tener que ver con que se la veía venir. Hace una semana el juez decía que tuvo que cambiar el teléfono y algo así, ya se veía venir que esto podía empezar a aparecer.”

Lula Libre

Luiz Inácio Lula da Silva. Foto: AFP

“El juez Moro en su momento dispuso que Lula no podía dar entrevistas al público y etc. Todos los otros canallas del sistema político brasilero que están en cana pudieron hablar con la prensa. Se levantó esa restricción hace un mes más o menos, Lula empezó a decir las cosas con bastante claridad y firmeza. Es un Lula con bastante capacidad de análisis pese a estar detenido más de un año. Es una figura que ha renovado un poco sus interpretaciones.”

“El Partido Trabajador colocó como consigna hace ya más de un año “Lula Libre”, esa es su consiga política. Con esa consigna fue a las elecciones, y a fin de cuentas terminó teniendo sustancia histórica. Se dijo mucho que el PT estuvo adormecido y bueno, había mucha desorientación lógica por las circunstancias de su líder histórico.”

“Lula fue colocado en prisión de forma arbitraria y parcial. fue todo una disposición del poder judicial para acorralar al Partido Trabajadores”

“Yo creo que hay posibilidades de que Lula quede en libertad, pero todavía no se conoce todo. No es casualidad que estas cosas sucedan en el marco de un gobierno como el de Bolsonaro que se está deshilachando, no porque fuera un gobierno que hubiera sacado un 70%. Fue un gobierno que llegó con lo justo, pero bueno, en los Generales hay una divisoria… Ahí habrá otro problema interno más; ha perdido sus apoyos tanto más moderados como los mas recalcitrantes. Empieza a haber una crisis en el gobierno de Bolsonaro.”