Vanesa Escobar, militante del Movimiento Popular La Dignidad, en comunicación con #NoNosQuedaOtra, para hablar de la represión en el Obelisco este martes 9 de Julio ante una olla popular y la intención de montar una carpa para asistir a gente en situación de calle.

Escuchá la nota completa:

Organización y solidaridad

“Las organizaciones que la llevamos adelante, que organizamos la carpa y las ollas populares, somos organizaciones que ya venimos trabajando, venimos acompañando personas en situación de calle hace varios años ya, por lo menos hace unos diez años; y a personas con situaciones de consumo problemático. Dos problemáticas que además muchas veces se entrecruzan y sobretodo en el contexto en que estamos viviendo ahora. No es un trabajo que se nos ocurrió, hacer una carpa porque la situación de calle está de moda, es un trabajo que venimos haciendo hace muchos años. Es una problemática con la que trabajamos y elegimos además el camino de responder a esas demandas todos los días.”

“En la carpa iban a dormir muchos pibes que vienen a nuestras casas y que están en situación de calle; porque los dispositivos que tiene el Gobierno de la Ciudad no los contienen o no son los que efectivamente necesitan quienes están en esta situación.”

“Cuando llegó la represión estábamos haciendo torta frita para la merienda.”

La represión

“Fue penoso lo que pasó ayer con toda la represión por parte de la policía, desmedido, sin ningún sentido. Nosotros estábamos también en una jornada de ollas populares y luego íbamos a instalar la carpa; y bueno, nos reprimieron, nos tiraron gases y llevaron detenidos a 2 chicos que estaban en situación de calle que habían ido a comer ahí a la olla popular. Nos pegaron bastante, le pegaron a varios compañeros nuestros, vino la motorizada y terminó arriba de la Plaza de la República.”

“Por otro lado, que tampoco me parece menor de lo que pasó ayer, nosotros no estábamos en la Plaza de la República en el Obelisco y finalmente quien termina cortando la calle e impidiendo el tránsito es la misma policía. Nosotros, ustedes lo habrán visto en la tele, en todos lados, que estábamos todos arriba de la Plaza de la República y la policía cortó media 9 de Julio y media Cerrito con el cordón policial ridículo que hizo. Desmedido, sin ningún sentido, con motorizada y una cantidad de policía que parece como si fuéramos narcotraficantes mundiales y la verdad es éramos un grupo de compañeros y compañeras sirviendo comida.”

“El espacio público se llevo 4 o 5 colchones de los que traíamos, la carpa no la pudimos montar. No se lo llevaron detenido pero sí escoltaron la camioneta donde estaba la carpa hasta que se fue; le pegaron al hombre, un comerciante como cualquiera, al que le habíamos alquilado la carpa, lo metieron dentro de la camioneta y le pegaron bastante. Todo desmedido y sin ningún sentido”

Todo cambio

“Muchísimo cambio en estos cuatro años, nosotros estamos recibiendo mucha gente en todas nuestras casas de puentes, gente que incluso ha quedado en situación de calle o que está con un problema de consumo hace no tanto tiempo, recibimos gente que muchas veces sólo viene a pedir para comer y se va.”

“Las casas se han estallado, y no es de ahora, apenas a seis u ocho meses de asumido el macrismo a nivel nacional ya todo se había ido, digamos, para cualquier lado. De hecho, en el primer censo popular, que lo hicimos en 2017, el 25% de todas la personas encuestadas había quedado en situación de calle en los últimos seis meses, o sea era consecuencia directa del macrismo a nivel nacional.”

“Cualquier persona que camina la Ciudad de Buenos Aires sabe que no hay solamente 1.000 personas en situación de calle.”

“Cuando hicimos el segundo censo, nos encontramos gente revolviendo en la basura, entonces muchas veces los censistas se acercaban a preguntarles si estaban en situación de calle, les contaban del censo y la gente les decía ‘no, no estoy en situación de calle, yo tengo donde vivir pero no tengo para comer’.”

“La situación ha recrudecido mucho, también para los jubilados y jubiladas que viven con la mínima, que si no tienen ayuda de algún familiar, amigo, o allegado, no pueden sobrevivir; no hay modo de sobrevivir con 11.000 pesos hoy en día, pagar un alquiler si es que no es propietario, nos hemos encontrado jubilados revolviendo la basura. La verdad es que es vergonzoso. Núcleos familiares completos en la calle que han sido desalojados, digo, con la bola de despidos que está habiendo todavía en todo el país.”