El equipo de #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde en comunicación con Luis Tagliapietra, padre del marino del ARA San Juan y teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra. A la espera del informe final sobre lo ocurrido por parte de la comisión investigadora bicameral, Tagliapietra manifestó su repudio hacia actitudes de parte de jefes de la Armada como también del ministro de Defensa Oscar Aguad. Además realizó un análisis del accionar llevado adelante por la jueza Marta Yañez y las sospechas de encubrimiento.

Escuchá la nota completa:

                                     

Luis Tagliapietra, padre del marino del ARA San Juan Alejandro Tagliapietra.

Definición de la comisión investigadora

“El contenido del informe aún no lo conocemos. Se va a hacer público el próximo jueves 18 en el Salón de los Pasos Perdidos. Todos los legisladores se han comprometido a reflejar la verdad de lo que ocurrió en virtud de las pruebas. Esto tiene un paralelismo con una investigación judicial. Tiene ese formato. Tomaron testimonios, solicitaron pruebas y han adquirido numerosa documentación de parte del Ministerio de Defensa. Todo esto sirvió para llegar a las conclusiones que ahora vamos a conocer. El compromiso de los legisladores es eso, reflejar la verdad y establecer las responsabilidades.”

Aguad: Responsabilidad y destrato a familiares

“Tuvimos destrato y maltrato. En las últimas reuniones que tuvimos en el ministerio en donde participamos muchos familiares, la mayoría mujeres, le tuvimos que soportar gritos y golpes en la mesa hacia las mujeres que perdieron a sus hijos o sus esposos.  Como hombre deja mucho que desear. No lo juzgamos por eso, lo juzgamos por la prueba abundante que habla de su conocimiento previo respecto del estado en el que estaba el submarino; por su conocimiento respecto de la misión que le había sido encomendada al submarino en donde incluso fue invitado a participar, y por su absoluto descuido al respecto. Da la sensación de que no le importó en lo más mínimo las vidas que se ponían en riesgo.”

Oscar Aguad, ministro de Defensa de la Nación.

“El trato del ministro para con nosotros fue el peor que podíamos esperar de un funcionario público”

“Quedó en evidencia que este ministro de las artes de Defensa no sabe absolutamente nada; en general cada cargo político no implica que tenga un conocimiento particular respecto del área, sí implica que se rodee de gente idónea que lo pueda asesorar. No tomó medida alguna para salvaguardar los intereses de la Nación. Más allá de las vidas humanas también es material que sirve para la defensa de nuestro país. Estos informes previos dan cuenta del estado del material naval en general.”

“El inspector de la armada advirtió sobre el estado en el que estaba el submarino y A todo esto hizo oídos sordos, no tomó medida alguna y no se preocupó”

“Terminó con la pérdida de la vida de los chicos y no se perdieron más vidas de milagro. En el operativo de búsqueda se pusieron en riesgo muchísimas vidas. Había buques que no estaban en condiciones. No ocurrió una tragedia pero se fueron rompiendo sistemáticamente los distintos buques que participaron en la búsqueda. Son claras las responsabilidades del ministro previa a la zarpada del ARA San Juan y posterior.”

La causa: sospechas de encubrimiento

La jueza lo que hizo es encubrir. Hoy a casi veinte meses de la desaparición del ARA San Juan y a ocho meses de haberlo encontrado tenemos una doble investigación. Una sobre la desaparición propiamente dicha y otra que se refirió a la búsqueda. Ambas causas tienen la carátula de averiguación de delito, esto significa que para ella hoy no se sabe si hubo o no hubo delito. Si no establece si hubo o no hubo delito no se puede procesar a nadie ni llamar a indagatoria. Yo cuando te llamo a declaración a indagatoria lo primero que tengo que hacer es decirte de qué te acuso. Nosotros como querellantes podíamos plantearlo pero como no tenemos la posibilidad de trabajar con el expediente, no podemos.”

“Las reuniones secretas que tuvo la jueza con el ministro de Defensa y con la cúpula de la Armada dan cuenta de un pacto de invisibilización, un pacto para que este año electoral no pase nada con esto porque hay clara responsabilidad del gobierno”

“Yo en la cabeza tengo la acusación, pero para poder canalizarla formalmente tengo que citar prueba concreta; si un testigo dijo tal cosa tengo que citarlo tal cual. Está impedido por cómo está caratulada la investigación y porque no podemos trabajar con el expediente. Lo que podríamos hacer los querellantes a pesar de que la jueza no cambió la carátula es pedir el cambio de carátula o pedir la indagatoria, pero no lo podemos hacer porque no podemos trabajar con el expediente desde lo formal.”

Un recorrido por lo acontecido y los procedimientos posteriores

Está probado lo que se dice de que el submarino no estaba en condiciones de navegar. Un submarino es un buque con un riesgo intrínseco. Es un elemento que estando en óptimas condiciones su operación igual es riesgosa. Riesgosa porque navega en las profundidades; porque puede ser pasible de un ataque; porque la misión implicaba patrullar un área que es caliente; por la historia de Malvinas y por la pesca ilegal. Había un riesgo intrínseco que por supuesto todo submarinista estaba dispuesto a aceptar porque es su vocación. A ese riesgo intrínseco se le sumó un mantenimiento nulo. Está demostrado que en 45 meses no se le hizo anda, cuando el mantenimiento obligatorio era de 18 meses. La propia Armada alertó sobre el estado del submarino y de la flota y por cuestiones arrogantes de la cúpula de la Armada y la despreocupación del ministro de Defensa se los encomendó en esta última misión y no pudieron volver.”

Buque de búsqueda.

“Tuvieron múltiples problemas. Falló una válvula llamada eco 19. Ésta hizo el cortocircuito que genera el agua salada en la batería y significó un incendio con la emanación de gases tóxicos y explosivos. También falló el equipo de detección de gases, el que se instaló no estaba debidamente probado. Ante el contacto con el agua podía fallar. Todo esto significó una situación muy delicada de los tripulantes a más de 500 kmts de la costa, en soledad, con olas de más de 6 metros de altura en donde intentaron realizar tareas de emergencia y reparación. Los dejaron solos, no hicieron caso a un pedido solapado de ayuda. Si bien no pidieron ayuda de forma concreta, en dos ocasiones preguntaron por la ubicación del resto de la flota. No hubo asesoramiento técnico durante esas horas de parte de la Jefatura del Comando de fuerzas submarinas y adiestramiento. Los dejaron solos.”

“No solamente los embarcaron en esta misión con el mal estado en el que estaba el submarino, sino que incluso ante los problemas los dejaron solos”

“En algún momento por la acumulación de gas hidrógeno, que se pudo dar únicamente porque los instrumentos no advirtieron de tal acumulación, se debe haber producido una explosión interna que si no los mató los anuló a todos en el acto. Luego el posterior descontrol del submarino hasta llegar a la profundidad de implosión que se especula fue entre los 700 y 800 metros. Ahí ya obviamente no tenían conciencia de nada. ¿Cómo se demostró esto? El submarino a pesar de las fallas, tiene distintos sistemas que son muy simples para intentar una maniobra de salir a flote o de emitir alguna señal de auxilio: a través de la radiobaliza o de basura o ropa que puedan tirar por los tubos de torpedos. Como no hicieron nada de todo esto se presume que fue lo que sucedió. El resumen es que la desidia y la actitud criminal de un par de jefes de la Armada llevaron a que termine como terminó.”