Escribe: Francisco Figueroa

FOTOS: Santiago “Gallo” Bluguermann

Con dos fechas entre semana, La Vela Puerca volvió al Teatro de Colegiales después de siete años. Con canciones más introspectivas y letras más trabajadas, los uruguayos demostraron estar en una etapa de gran madurez pero sin perder el punk.

La Vela Peurca. FOTO: Santiago "Gallo" Bluguermann
La Vela Puerca. FOTO: Santiago “Gallo” Bluguermann

La noche del miércoles comenzó bien arriba. “La sin razón”, “Cada palabra”, “El primero” y “Sobre la sien” marcaron los primeros pogos de la noche, seguidos por una racha de tres
temas seguidos de “Destilar”, el más reciente álbum de estudio. “Velamen”, “La nube” y “Pensar” presentan ritmos y letras bien distintas pero con un tono poético qué, al igual que en Piel y hueso (2011) y Érase (2014), se mantiene a lo largo de todo el disco.
Liderados por las voces de “los sebastianes”, Teysera y Cebreiro, sin duda el papel de los vientos compuestos por el saxo de Carlos Quijano y la trompeta de Alejandro Piccone fue otro de los puntos altos de la noche. “Ves”, hermosa canción grabada con Jaime Roos en su versión de estudio, dio lugar a una potente versión de “El señor”, perteneciente a ese gran disco llamado El impulso (2007).

Una nueva combinación de temas de Érase, Piel y hueso y Destilar allanó el camino para “Dice”, el primer ‘viejito’ de la noche que no sería el único: “Va a escampar”, un himno a la resiliencia y “Potosí”, un viaje a la América profunda y trabajadora que se convirtió en un clásico, al igual que “Haciéndose pasar por luz” y “El profeta”, mezclas de ska, punk y rock del bueno. Sobre el final, “Zafar”, de otro magnífico disco como lo fue A contraluz (2004), bajó las
revoluciones y por un momento el teatro se perdió entre los ritmos de chimeneas y fábricas.
“Todo el karma” y “Y así vivir” fueron el principio del fin y “Llenos de magia” marcó el cierre de la noche para La Vela, una banda qué, como los buenos vinos, con el paso del tiempo se pone mejor.

La Vela Peurca. FOTO: Santiago "Gallo" Bluguermann
La Vela Peurca. FOTO: Santiago “Gallo” Bluguermann