Escribe: Tomás Matamoros

A partir del alza de la moneda norteamericana (o mejor dicho, la devaluación del peso), los clubes que disputan la superliga activaron un plan de defensa en el cuál se pone un tope al dólar, para que cuando se dispare la moneda, no continúen teniendo pérdidas al momento de contar los números de los contratos de sus futbolistas. En el último mercado de pases, este dólar tope ronda entre los 50 y los 58 pesos.

Este año se realizó un estudio con los 24 clubes que participan de la liga argentina para saber cuantos de estos están pagando sueldos cien por ciento dolarizados, y cuantos pagan el total de los salarios con la moneda argentina. La mitad tienen todos los convenios pesificados, y la otra mitad que no, tienen el sistema de dólar tope, para que cuando ocurra lo que en estos momentos esta pasando con la moneda extranjera, queden cubiertos y no generen pérdidas en su tesorería.

“El problema, en realidad, sigue siendo el de los contratos en dólares”, dijo Marcelo Elizondo, presidente de la Superliga. Además afirmó que las finanzas de los clubes, en general, empeoraron al compás de la recesión económica y que los clubes que tenían contratados a jugadores cien por cien dolarizados, ahora le pusieron un tope máximo por precaución a su disparada.

A partir de esto, comienza a sonar el contrato del campeón mundial italiano Danielle De Rossi. Desde el club se confirmó que el jugador está cobrando su sueldo en pesos, “Boca no tiene ningún convenio en moneda extranjera. Cobramos en pesos, y pagamos con la misma moneda. El impacto de la devaluación se sentirá porque ahora pagaremos el valor máximo de la cotización del dólar”. Todo esto el club lo compensará con las ventas de algunos de sus jugadores al exterior, como Nahitan Nandez, Cristian Pavón y Darío Benedetto.
Por el lado de River ocurre algo similar, pero su tesorería solo cuenta con la firma del sponsor con la aerolínea Turkish y la venta de Alexander Barboza que firmó con Independiente. Con respecto a la devaluación, desde el club se confirmó que los precios de todo lo que tengan componentes importados, subirán a la par del dólar, y afirmaron que el club tiene los mismos problemas que pueden tener las pymes, empresas o los mismos ciudadanos.

Boca, uno de los equipos de la Superliga.

Para poder contrarrestar con el aumento del dólar los clubes empiezan a buscar otras entradas de dinero para poder aliviar su economía, y la principal mirada se hace foco en los ingresos por los derechos de televisación, en donde se buscará renegociar el contrato con las empresas emisoras de los partidos, que en esta última temporada le habían asegurado a los clubes un importe entre cuatro mil millones y cinco mil millones, por la televisación de los partidos.
Además de la televisación, los equipos cuentan con dos ingresos fuertes más que son los ingresos por marketing y sponsor, y los ingresos por las cuotas sociales.