Jueves 22 de agosto

Dr. Juan Ramos Padilla, juez titular de la Cámara del Tribunal Oral nº 29 de la Ciudad de Buenos Aires, abogado y padre del juez Federal de Dolores Alejo Ramos Padilla, en comunicación con #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde. La respuesta del juez ante las graves acusaciones que dispara el juez Claudio Bonadío contra él, y el reclamo para poder declarar en indagatoria sin privilegios de ningúna clase, y poner un fin a la causa que califica como el disparate más grande que vio en su carrera. Además, un poco de historia acerca de la relación entre los jueces que supimos conseguir y la embajada de siempre.

Escuchá la nota completa:

 

Padilla juan
Juan Ramos Padilla, juez.

Trayectoria, no oportunismo

“Vengo describiendo y criticando la Justicia desde hace más de cuarenta años. Entonces yo no estoy midiendo tiempos electorales, ya el año pasado yo decía quién era Bonadío y qué estaba pasando en la justicia; antes de eso denuncié al juez Mitchell, miembro de la Casación, por robar bebés. Cuando Alfonsín me pidió que no inconstitucionalizara la Ley de Obediencia Debida, y Alfonsín era mi amigo, le dije que no y declaré la inconstitucionalidad; le avisé que ese daño no se revertía y me fuí. Así que no estoy atado a un sillón, esto lo vengo diciendo hace muchos años y no lo digo ni por ser el abogado de mi hijo ni por el momento que se vive. Pero yo me he labrado un nombre y no voy a dejar que ese Bonadío lo malicie”.

Las acusaciones de Bonadío

Yo no pedí la destitución del Juez Bonadio; él me anda investigando, me anda difamando y no solamente se fija con quién hablo por teléfono, está interesado en ver en dónde yo me voy a hacer chequeos todos los años, que es en Puiggari Entre Ríos, donde coincidió con Valdés. Eduardo Valdés también es un amigo de toda la vida, y hacen acusaciones de que ahí en Puiggari inventamos toda la causa de Dolores para voltear la causa de los cuadernos. En realidad, no necesito ir a Dolores para hablar con Valdés, lo llamo por teléfono y le digo ‘che venite a casa’ o ‘tomemos un café acá o allá’. Pero bueno, han mandado oficios, pasando por arriba lo que es el secreto médico, preguntando si estuve en Puiggari, si fuí con acompañante, sacando fotos donde está Valdés, estoy yo y un montón de personas que no tienen nada que ver y también estamos internados; somos pacientes, es un tema de salud.”

no puede hacer una causa para defenderse él”

“Hay gente que no tiene porqué pagar eso, la gente del Centro Adventista está preocupada porque tienen miedo de que les hagan demandas o que sea revelada su intimidad. Yo jamás en todos estos años, inicié en la justicia en el año ‘71 así que son casi cincuenta años, he tenido una sanción; y cuando me han intentando poner una sanción, los que me sancionaron terminaron sancionados. Así que no tengo porqué permitir que el señor Bonadío ande haciendo estas cosas de mí”.

“Simplemente le estoy diciendo, pare muchacho, usted me está investigando. Me acusa de que yo participé de un complot, una especie de asociación ilícita con Valdés, ahí está de querellante un fiscal que se llama Stornelli, hay otra querellante que es Carrió y otras diputadas que no importa quienes son. Bueno le dije, acá estoy, yo no me escapo, no me amparo en mis fueros, no tengo privilegios, así que quiero verle la cara dr. así usted me pregunta todo lo que quiera; y se deja de investigar y hacer daño a terceros. Entonces le digo, te veo como imputado, me despojo de todos los privilegios, de todos fueros, de contestar por escrito; acá estoy señor, tómeme declaración. Pero le recuerdo que esta causa que usted está armando acá es uno de los disparates más grandes que yo he visto en mi vida.”

Claudio Bonadio
Juez Claudio Bonadío

“De golpe aparece la Dra. Carrió preocupada por un hijo que aparece en esos informes, que está detenido por narcotráfico en México, y se moviliza la Cancillería, las fuerzas federales hasta que lo encuentran a él y dicen ‘no no, no pasa nada’; un intercambio de favores que no tienen nada que ver con la investigación. Bueno, yo le marco alguna serie de cuestiones, que no puede hacer una causa para defenderse él, ya que está citado en Dolores. El caso en esta causa es distinto, él está citado como imputado y escondido en sus fueros; yo me despojo de todo eso y le digo ‘señor, qué quiere preguntarme, qué quiere saber de mí, yo le voy a contestar todo porque no quiero que siga molestándome y además le voy a decir todas las porquerías que usted hace en el expediente’. Si tiene vergüenza, se tendrá que excusar usted, si no, lo recuso y haré una querella; pero la voy a llevar hasta las últimas instancias, como lo he hecho en toda mi vida a la gente que se ha metido con o a dudado mi ética, de mi responsabilidad institucional, etc. O la Dra. Carrió por ejemplo, que por intermedio de mi gran amigo Alfredo Bravo, alguna vez me vino a pedir que la defienda. Yo no soy como esta gente.”

“En tribunales los pasillos hablan”

Jueces y embajadas

“En tribunales los pasillos hablan. Además yo cuando era Juez Federal, un poco más joven, fuí una vez a la embajada de Estados Unidos, era el año ‘84. ¿Cómo operaban? Empezaron a aparecer invitaciones, que después las vimos repetirse, para ir a Estados Unidos. Había jueces, yo no fuí porque ahí ya me dí cuenta de como se trataba la cosa, que fueron y eran muy conocidos. Entonces iban, los sacaban a pasear, no sé en qué condiciones, y después se les aparecían acá a trabajar con ellos; decían ‘ah yo soy de la DEA’ etc, y los jueces raramente no los recibían”.

“Después vimos al presidente de la Asociación de Magistrados, el Dr. Recondo, armar grupos como cercanos donde invitaban también a los jueces a tener conferencias así nos enseñaban cómo teníamos que trabajar. El embajador de Estados Unidos vino y lo primero que dijo fue ‘yo vengo acá a arreglar la justicia argentina’. Bueno, ya en la época del ‘84 esa única reunión me alcanzó para darme cuenta. Luego, cuando se me presentaron en el tribunal a pedir algún informe invocando a la Embajada de los Estados Unidos yo les decía ‘usted se va a la Cancillería y tramita un pedido de audiencia conmigo’. Porque yo tengo una bandera azul y blanca”.