Foto Portada: Julieta Saracco

Escribe: Natalia Seoane

María De Los Angeles Lescano, fue condenada por el homicidio de Jorge Ibañez el 11 de Julio de
2019. Esta semana, la defensa presentó el pedido de impugnación de la sentencia de 13 años de prisión dictada por el Tribunal en Santiago del Estero.

Alfredo Pérez Gallardo, Julio Alegre Paz y Luis Achaval, fueron quienes como integrantes del
Tribunal resolvieron que tenga que cumplir 13 inexplicables años de encierro, por defenderse de lo que ocurrió el día 11 de Noviembre de 2017, cuando su ex pareja, violó la perimetral y entró a su casa con un cuchillo para atacarla. Durante el juicio, un testigo aseveró que Jorge “Pey” Ibañez, le mostró el arma y le dijo que se iba a buscar a María a su casa. Antes de la sentencia, ella expresó “Nunca quise matarlo, sólo me defendí”.

Según informó en redes sociales la Colectiva Feminista Ni Una Menos de Santiago del Estero en 2007, ella denunció a Ibañez por tentativa de homicidio. En 2012 hizo dos denuncias por lesiones y en 2017, por abuso sexual, lesiones, violación de domicilio y amenazas. Estas denuncias dejan a la vista la creciente violencia de género que atravesó María de los Ángeles Lescano durante diez años. Ella es una sobreviviente de violencia de género que le pidió respuesta institucionales al estado. Sin embargo, se la culpabilizo por defenderse, se la sentenció y desde hace dos años está detenida y separada de sus hijxs. El tribunal, dice haber considerado los antecedentes de violencia de género para atenuar los años de condena ya que el fiscal Ramón Alfonzo, había pedido prisión perpetua.

Natalia Gabellini, activista feminista de la Colectiva Ni Una Menos de Santiago del Estero señaló que “la decisión de condenar a 13 años de prisión, nos parece inexplicable e injusta y violenta una vez más la vida de ella y de su familia”. La injusticia de esta sentencia, radica en no realizar una evaluación de riesgo acorde a la situación singular de alerta y peligro en el cual se encontraba María de los Ángeles Lescano, en desconocer las recomendaciones internacionales de la Convención de Belém do Pará, de rasgo constitucional para estos casos, siendo que Ibañez, fue a buscarla a la casa donde ella vivía, llevando el arma que ella terminó usando para defenderse. Esta secuencia muestra la cara del patriarcado y evidencia la necesidad de formación en perspectiva de género para quienes trabajan en la Justicia. Ricardo Tevez, abogado defensor de María de los Angeles Lescano expresó “Estamos a laespera de una nueva decisión que lleve a la libertad a Maria de los Angeles. Esperamos que en la próxima semana tengamos novedades. Por el momento no se informó quienes determinarán el recurso”

La situación manifiesta la necesidad de profundizar acompañamiento de situaciones de violencia, como así también de brindar asesoramiento y contención con políticas públicas con perspectiva de género. El estado es responsable ya que incumplió en la asistencia y protección. Esperamos que esta vez la justicia, las instituciones y la sociedad sí estén para ella.