Mario Wainfeld, escritor, periodista, y docente universitario, presenta su nuevo libro “Estallidos argentinos” y dialoga con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde. Reflexiones sobre el contexto político actual argentino; las razones por las cuales un nuevo estallido no ha tenido lugar en la sociedad argentina a pesar de la crisis económica; las claves que podrían terminar con el mandato de Mauricio Macri, y lo que nos devolvería el triunfo de un gobierno popular en octubre.

Escuchá la nota completa:

Mario Wainfeld y su libro “Estallidos Argentinos”

Las razones por las que no hay estallido

“¿Qué tiene la Argentina para que no estalle? Yo recuerdo cuando se produjo el apagón, el Día del Padre: ¿por qué no hubo un estallido? me preguntó alguien. ¿Cuál es el encanto de un estallido? La sociedad argentina tiene una capacidad de combinar resistencia y templanza que es bastante inusual. En ambos casos es alta.”

“Hay mucha organización social. La organización social no repara ni compensa todo. La organización social que hay en Argentina desde hace mucho tiempo y la capacidad de solidaridad colectiva; la organización de comedores comunitarios; la organización de redes; y las formas de protestas, también sirven para contener, en la doble expresión del término: que es serenar y calmar, la versión psicológica de contener; y la otra, la más política: dar espacio, abarcar, representar. Entonces, ¿por qué no estalló del todo Argentina en 2001 a pesar del saqueo?”

Año 2001. Incidentes en Capital Federal tras manifestaciones.

“El 2001 fue un estallido. Pero tampoco el estallido se llevó puesto a De la Rúa. La caída de De la Rúa empezó el 10 de diciembre de 1999 cuando asumió y empezó a gobernar contra el pueblo y sin ningún nivel de racionalidad y cordura. Se agravó con el corralito; con el Megacanje; con el estado de sitio; con el blindaje, y entonces también con los estallidos de violencia que fueron básicos, porque se expresaron en saqueos y no en personas. Tuvieron un grado de contención muy alto. Yo en mi libro cuento algo que llegué a pensar: en el año 2002, después del asesinato de Santillán, pensé y temí un grado de violencia armada de la organización social.”

“¿Por qué no ocurre un estallido? Porque durante todos estos años hubo una lógica de resistencia y organización. y porque hay una institucionalidad en materia social muy alta, que la estableció el kirchnerismo, y de la cual no se habla”

“En Argentina hay Asignación Universal por Hijo; hay jubilaciones cuasi universales: ¿están en riesgo?, sí. ¿Las sacaron?, no exactamente. Las debilitaron y desfinanciaron. Pero hoy no es tan fácil tirar abajo una institución en Argentina. ¿El jubilado tiene una protección?, sí tiene. ¿Existe un grado de violencia acelerado en un gobierno de derecha que fomenta la violenta y la convalida cuando se produce?, sí. Es un corolario de la doctrina de Chocobar. Son fenómenos que suceden en paralelo pero no se invalidan en sí mismos. Hay cierta forma de protección social, esto es, la estructura económica social que establece un piso de protección social para los argentinos y que un gobierno popular la va a poder remozar.”

El país que podría recibir Alberto Fernández

“Asumirá en un marco que va a ser dificilísimo y cuyo alcance aún no se conoce. No se sabe en qué términos llegará Fernández. Hay dos o tres cuestiones urgentes. Una es la situación específica de los sectores más humildes y de menos recursos. Hoy en la Argentina se deben pensar los precios de los alimentos para toda la sociedad. Los alimentos deben estar más baratos y debe haber una política de provisión de alimentos para los sectores más humildes. Provisión de remedios sobre todo para criaturas y personas mayores. Todo eso debe estar garantizado. El gobierno popular ahí tiene que contar con la participación de todas las organizaciones sociales que ya tienen redes en el territorio y conocen esas cuestiones.”

“La capacidad de daño, impericia, y mala fe económica de Mauricio Macri es muy grande”

“Yo creo, como diagnóstico, que estos regímenes de derecha espantosos que tienen como figuras a Bolsonaro, a Theresa May en Gran Bretaña, a Trump mismo, a su modo, y a Macri, tienen el signo de la inestabilidad. Son horribles  y violentos. Son muy regresivos en materia económico y social, exceptuando a Trump porque es un poco más distribucionista para adentro. Creo que no están en calidad o en capacidad de establecer regímenes estables como sí pudo hacerlo la primer oleada neocorservadora de, por ejemplo, Margaret Thatcher. Me parece que en esa etapa había margenes que ahora no hay. Por otra parte las realidades son más volátiles. Sea por lo que fuera, Reagan, Thatcher y Ménem pudieron establecer ordenes estables y dejaron raíces fuertes, y estas mangas de figuras no pueden hacerlo”

“Van a durar poco. Si uno mira el cronograma electoral del Mercosur; en Brasil no habrá cambios pronto, Uruguay está en riesgo y Argentina y Bolivia pasan a ser algo así como espacios en los que uno puede establecer una ilusión.”