Sebastián Soler, abogado, especialista en Derecho Financiero y colaborador de El Cohete A La Luna, en diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde. Una detallada descripción de los objetivos centrales del acuerdo del gobierno de Mauricio Macri y el FMI; las implicancias de su incumplimiento y el fracaso de los mismos; la reunión del Fondo con Alberto Fernández; las consecuencias del actual acuerdo a futuro, y las posibilidades de hacer que la deuda se vuelva sustentable.

Escuchá la nota completa:

                                     

Sebastián Soler

El FMI para financiar la fuga

“El Fondo vino y no vino. El acuerdo que firmó el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo contempla que cada tres meses los técnicos del fondo tienen que viajar a la Argentina y realizar una auditoria de la situación económica y de la marcha del programa. Al final, realizar un informe que levantará su director ejecutivo, y el Directorio sobre esa base decide si desembolsará el siguiente tramo del préstamo de 57 mil millones que acordaron el Fondo y las autoridades argentinas.”

“En esta oportunidad lo que está previsto es que ese informe se cierre el 15 de septiembre y a partir de ahí el Fondo decida si desembolsa el próximo tramo que es de 5.400 millones de dólares. Esa revisión debería haber comenzado formalmente hace unas semanas, lo cual no ha ocurrido. Esta visita está caracterizada como protocolar y tiene como único propósito, según ellos, conocer al nuevo ministro de haciendas y conocer al equipo económico de Alberto Fernández. Esto quiere decir que dado el fracaso del programa económico que contemplaba ese acuerdo y dado que el proceso electoral comienza a generar una certeza de que quien gobernará la Argentina a partir de diciembre no será Mauricio Macri sino que será Alberto Fernández, buscan definir cómo seguir tratando a la Argentina y pensar qué hacer con esa auditoria que ni siquiera ha empezado. En especial con ese desembolso.”

El FMI frente a la posibilidad de un cambio de gobierno

“Lo que cambia es el programa económico. Las políticas económicas que va a llevar Alberto Fernández comparadas con las que ha llevado Mauricio Macri. El acuerdo que llevó adelante Maurico Macri con el Fondo expresaba por escrito cuatro objetivos por los que, supuestamente, servía esa ayuda de miles de millones de dólares: volver sustentable la deuda pública argentina; bajar la inflación; generar crecimiento y generar empleo y aliviar la pobreza. Para esos cuatro objetivos se establecían dos cosas. Una, el Fondo aventuraba y pronosticaba cuál iba a ser la mejora en cada uno de esos objetivos y le aconsejaba al gobierno argentino las políticas para alcanzarlo. Ninguno de esos objetivos se ha alcanzado, sino que se ha empeorado.”

“El acuerdo pronosticaba que este año la inflación anual iba a ser de 17%. la inflación anual de este año, en el mejor de los casos, será el triple de eso”

“El Fondo había aconsejado que para lograr eso el gobierno debía dejar de emitir dinero, la receta ortodoxa clásica, cosa que el gobierno hizo. La circulación monetaria, los pesos que tenemos en el bolsillo los argentinos no ha variado desde el año pasado a ahora, y a pesar de eso la inflación es el triple. ¿Eso qué sugiere? que, como bien le ha dicho el equipo económico de Alberto Fernández a la misión del Fondo, es: “nosotros compartimos los objetivos, pero no compartimos que las políticas que ustedes recomiendan sirvan para alcanzarlos. Querrán discutir las políticas económicas y querremos implantar un programa económico distinto“.”

Alberto Fernández y el FMI.
Alberto Fernández y el FMI.

“Los acuerdos son un par de presiones técnicas. Los acuerdos con el FMI a diferencia de un acuerdo con un banco privado que le presta plata a la Argentina o con bonistas que invierten en bonos en Argentina, no son técnicamente un contrato. La Argentina es un miembro del FMI como son miembros otros 180 países. Se llama carta de intención. Son intenciones. Mira: FMI préstame plata y yo me obligo a devolvértela. ¿Qué voy a hacer yo en el ínterin?, bueno, el FMI dice que sí o que no. Las consecuencias de que al FMI no le guste puede ser que deje de mandarte plata en tramos.”

“El FMI cuando acuerda con Macri en junio del año pasado le dice: hagamos una cosa, yo digo que te voy a prestar 50 mil millones. Si yo solamente digo eso va a alcanzar para que los mercados entiendan que a vos no te está yendo tan mal, y vos no me vas a tener que pedir a mí y van a quedar en reservas; eso por un par de meses. Entonces se tuvo que realizar el acuerdo. El Fondo dijo, está bien, entiendo, pedime los 50 mil millones pero hagamos una cosa, te lo voy a prestar a lo largo de tres años, de modo que vos recibas en el primer año y medio la mitad y la otra mitad sea quien sea el próximo presidente. Eso duró otro par de meses. Fracasó porque no se recuperó la confianza entonces dijo: te lo presto todo a vos, te doy 50 mil a vos, pero por favor no los uses para frenar el dólar. Tres meses después fracasó y el FMI dijo bueno: úsalos para cualquier cosa, inclusive para frenar el dólar, cosa que el gobierno ha intentado sin éxito.”

Al FMI a partir de diciembre efectivamente puede no gustarle lo que un eventual gobierno quiera hacer en política económica, pero no tiene mucha zanahoria para ofrecer a cambio porque va a quedar por desembolsar 7 mil estirados a lo largo de un año y medio. Esto no quiere decir que uno pueda romper con el FMI, pero quiere decir que los primeros pagos fuertes del préstamo que le hicieron a Macri caen recién en 2022. En 2022 y 2023 hay que devolverle unos 20 mil millones de dólares en cada año. La Argentina está en un escenario complejo de devolución de deuda ya hace unos meses.”

“Argentina ha estado usando parte de lo que le presta el FMI no solo para la fuga sino para pagar deuda con los privados”

“Los principales pagos que tiene para con el FMI caen en el 2022 y en el 2023. El 2020 si bien es un año exigente no es un año tan bravo. Por lo tanto, se abre un horizonte en el cual hay que discutir, negociar y hay que apostar a que el país empiece a crecer, lo cual haría la deuda más sustentable. Me parece importante invertir el orden de los objetivos del acuerdo. El orden correcto debería ser, para un gobierno de Alberto Fernández, primero: aliviar la pobreza, segundo: generar crecimiento y crear empleo, tercero: bajar la inflación. Recién ahí, en la medida en que los objetivos se estén cumpliendo, la deuda se va a volver sustentable. Pero depende de los otros tres. Este es el préstamo más grande que dio el FMI en la historia. El FMI tiene recursos, pero no es el problema ese, sino que es un problema reputacional. “

“En general el FMI ha sido del problema y no la solución. El FMI conducido por Christine Lagarde había hecho una apuesta muy fuerte a que la ayuda al gobierno de Macri iba a ser la demostración de que son un organismo que puede ayudar a un gobierno en dificultades a salir adelante. Eso fracasó. Lagarde ya no está al frente del FMI y su sucesora probable, que es la candidata de la Unión Europea, recién va a asumir en octubre. Eso dificulta mucho el funcionamiento burocrático del FMI más allá del apoyo del gobierno de Estados Unidos,  porque genera una incomodidad a la línea técnica del FMI que tiene que lidiar con una jefa que aún no ha llegado y que probablemente tenga una mirada crítica del manejo anterior de Lagarde. En el FMI en este momento no hay un liderazgo claro.