Alejandro Robba, economista y coordinador de la Licenciatura de Economía de la Universidad Nacional de Moreno, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde. Incertidumbre tras nuevos anuncios del gobierno; lo positivo y lo negativo del reperfilamiento de la deuda; los peligros de la desregulación de divisas desde el Estado, y la bomba especulativa que armaron Macri y sus socios.

Escuchá la nota completa:

Alejandro Robba

Siguen los anuncios: reperfilamiento de deuda

El reperfilamiento que el gobierno sacó esta semana es el reconocimiento de que Argentina está con imposibilidad de pagar la deuda externa que tomó de forma acelerada, con los plazos en que la tomó el gobierno. Eso todos lo sabíamos, pero después de las elecciones lo que pasó es que aquellos que pensaban que la especulación financiera iba a seguir por cuatro años más se dieron cuenta de que no. Eso es lo que pasó. El tema era que en el cambio de modelo económico, Alberto Fernández, antes que con los bancos prefería cumplir con los abuelos y abuelas”.

“No tiene que ver con que Alberto Fernández iba a hacer alguna locura en términos del sector externo, la locura la hizo Macri”

“Ningún país quiebra por no poder pagar una deuda en su propia moneda. El problema es que, si vos no pateas para adelante estos bonos en pesos, cuando vos los pagabas todos iban a comprar dólares, y eso genera un efecto inflacionario enorme. El canal financiero o monetario de la inflación no tiene nada que ver con el tema de financiar el gasto público en emisión, sino con que cuando vos estás en estas situaciones de stress financiero todos los pesos que andan dando vuelta van a comprar dólares. Ese es el canal financiero o monetario de inflación. Es lo que está sucediendo y todavía nos falta ver lo que va a pasar con el tema precios. Eso es preocupante”.

El peligro de morir con las botas puestas

“En términos de memoria cuando hay una corrida de este tipo que parece que no para, todo te retrotrae a lo peor. Acá está potenciado porque el gobierno no controla para nada ni la demanda ni la oferta de divisas. No tenes controles a la entrada y salida de capitales. No hay límite máximo para la compra de dólares diarios como había en su momento. Hoy te pueden llevar todo lo que quieren”.

“Me parece que la irresponsabilidad del gobierno de querer morir con las botas puestas en términos ideológicos nos va a traer más dolores de cabeza que los que tenemos hasta ahora”

“A lo mejor lo van a hacer porque no les va a quedar otra porque las reservas van a ser menos. Esperemos también que esto que han anunciado tenga un visto bueno del FMI para el ingreso de los 5400 millones que faltan para septiembre. Porque por más que vos pateaste para adelante estos vencimientos de corto plazo en dólares y en pesos para el año que viene, que entre paréntesis se los dejas al gobierno que viene, vos lo que tenes ahora es que se está acelerando la salida de dólares. Esta semana unos bonos en dólares no se renovaron y tuvieron que pagar cash. Vos necesitas, hoy, un flujo mayor de dólares, eso es el último desembolso del Fondo, y la posibilidad de que le digas a los exportadores que aunque no tengan la necesidad de hacerlo, porque parece que no tienen necesidad porque ya con los dólares que vendieron les alcanza para la cosecha que viene, imponerles que traigan esos dólares porque estamos en una situación crítica y nadie quiere que esto se transforme en 2001″.

“Están liquidando menos que el año pasado cuando la cosecha del año pasado fue muy mala debido a la sequía. Tampoco se le puede pedir peras al olmo. Los muchachos defienden sus intereses. Acá hay un problema de trasferencia de ingresos, porque la mayoría no podemos desprendernos de la inflación o del aumento de tarifas y estos señores dolarizados lo pueden hacer. Estamos en el capitalismo. Pero hay un gobierno que no regula o regula esas transferencias para el lado de los ricos”.

La diferencia con el 2001

“La verdad es que no sé en qué situación se encontrará el ministro que asuma en diciembre. Puede ser que la deuda esté todavía en este proceso de reperfilamiento, que sería lo mejor que pase, y que eso no llegue a situaciones de cesación de pagos. Lo negativo es que la situación internacional es mucho peor que la del 2003, en términos del valor de los productos que exportamos. Va a ser más un “vivir con lo nuestro” que estar esperando los dólares de las exportaciones. Por supuesto que hay que volver a las regulaciones que teníamos hasta el año 2010 a las entradas y salidas de capitales, y a que se liquiden las exportaciones en un plazo razonable. Volver a manejar la oferta de divisas desde el Estado, desde el Banco Central. Hoy la oferta de divisas te la maneja el sector privado. Son mínimas regulaciones de Estado que hay en cualquier país del mundo”.

“Todavía estamos en una situación que es mucho mejor a la que recibió Néstor Kirchner en 2003”

“A esta altura creo que, que se lo lleven puesto al gobierno poco interesa. El problema es que no nos lleven puestos a todos. El gobierno no tomó nota de muchas cosas que muchos veníamos diciendo desde la oposición en términos económicos”.

“El objetivo siempre es patear para adelante el vencimiento. En eso se puede comparar cualquier tipo de negociación de deuda. Pero hablar de megacanje y del fracaso que pasó… Tampoco quiero ponerme en el lugar que se ponen todos aquellos que no vieron venir esto. Ningún proceso es igual, hoy la situación es complicada, pero hay algo que es lo más importante a diferencia del 2001, que es que la gente votó a conciencia por un cambio de programa económico con la esperanza de volver a tener un país inclusivo e industrializado y eso no lo teníamos en 2001. La coalición que ganó va a tener muchos problemas para sacar el país adelante pero lo va a sacar porque entiende cómo funciona la economía argentina y sabe lo que queremos la mayoría de todos los argentinos: un país industrializado, con salarios en blanco y altos, y volver al país que alguna vez fuimos”.