Segunda parte de la entrevista con el Dr. Juan Ramos Padilla, juez titular de la Cámara del Tribunal Oral nº 29 de la Ciudad de Buenos Aires, padre del juez Federal de Dolores Alejo Ramos Padilla. En comunicación con #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde, también habló de sus inicios, las relaciones internas (y otras demasiado externas) de la Justicia argentina, y por qué sus zapatos llevarán antes barro que lustre.

Escucha la nota completa: 

Juan Ramos Padilla

Panorama político y Comodoro Py

“Esto no es una cuestión de época mía. Si sé que hay panqueques, hace 50 años que los veo. Y son los mismos tipos que en general dicen: “No hay que meterse en política”, yo nunca tuve ningún problema en decir que era amigo de Alfonsín, que en su momento me emocionaba cuando era pibe con Evita, y después deje de ser peronista porque apareció Alfonsín defendiendo los derechos humanos, que después me peleé con Alfonsín y me fui con Alfredo Bravo por la línea de los derechos humanos. Que después vino un día un tipo que bajó un cuadro y me emocioné, y luego vino una señora que quería mejorar la república. De modo que, pónganme el rotulo que quieran, tengo cuatro veces acuerdo unánime del senado, ni una mancha en mi legajo, pero no me tilden de oportunista, estos que están cambiando la bandera, están bajándola para que no se note la bandera del norte y están poniendo la banderita argentina que la tenían ahí medio archivada. Y muchas veces yo veo que ellos, como no hacen política, no tienen ideología política, yo tampoco hago política, digo lo que pienso y que cada uno haga lo que quiera.”

“después vino un día un tipo que bajó un cuadro y me emocioné”

“Yo no tenía miedo de que me vieran con Alfonsín, porque todo el mundo sabía que si discrepábamos, yo iba a hacer lo que me parecía a mí, él me iba a putear y punto. Y así fue. Pero yo los he visto más de una vez diciendo: “Yo no tengo nada que ver”, y después corrían atrás de ellos o de los consejeros de la magistratura, que también son diputados y senadores, corriéndolos por los pasillos para ver si les daban acuerdo, para ver si les daban una manito. Todo eso tenemos que ponerle un foco de luz para erradicarlo.”

Sobre la posible presidencia de Alberto Fernández

“Yo no puedo tomarme el atrevimiento de decir qué es lo que piensa Alberto Fernández. Te voy a decir lo que pienso yo desde muy chiquito. Siempre pensé: “No hay un juez que investigue acá qué pasó”, y esa idea quedó por ahí. Y me gustaría ver a los miembros de la corte, al procurador, al defensor general de la nación, caminando los barrios pobres, entendiendo qué carajo pasa en este país, que se salgan un poco de esa idea que tiene quien va de los tribunales a la facultad de derecho y no saben más de eso. Acercar la justicia a los jueces, terminar con las excelencias, con hablar en latín, las señorías.”

“La solución de esto aunque te parezca simple es echar luz a la justicia, pero primero, que estos grandes magistrados se embarren un poco los zapatos”

“El otro día en un juicio oral que estaba presidiendo, se dictó una absolución, el tipo estaba muy mal preso, y el tipo agradecía y agradecía que lo estuviéramos absolviendo, en un acto de absoluta justicia, y de golpe le digo: “Vaya tranquilo compañero”. No sabes el quilombo que se armó en la sala, por haber dicho compañero, pero caramba, casi me matan mis colegas.”

La intromisión extranjera en la justicia Argentina

“Las invasiones inglesas vinieron acá, y los ingleses nombraron a un tipo en un cargo muy importante que era el de administrador general de aduanas, el que maneja la tarasca, que es casi más importante que el virrey. Los echamos, pero este señor se quedó, este señor se llamaba José Alfredo Martínez de Hoz. Después apareció como presidente de la rural, recibiendo los beneficios de los primeros créditos que sacaba Rivadavia, que mandaba a su presidente Roca a hacer el pacto Roca-Runciman.”

“Después vino la revolución de 1930, donde lo voltean a Uriburu, aparece la corte diciendo que si vos dabas un golpe de estado y te iba bien, entonces estaba legitimado el gobierno. El procurador general de esa corte se llamaba Horacio Rodríguez Larreta. Hoy todavía están sus nietos, que andan haciendo algunas cositas también.”

“En 1930 aparece la corte diciendo que si vos dabas un golpe de estado y te iba bien, entonces estaba legitimado el gobierno”

“Si vos vieras la historia, hubo un gran escándalo cuando se creó en 1950 la justicia laboral porque traían gente rara, no eran de Adrogue, barrio norte, socios del jockey club, estos tipos que vienen a hacer esta justicia para los morochos, los laburantes. “A ver si me tocan” decían algunos. Ese fue el primer avance de la justicia, donde la justicia empezó a mezclarse con algunas cosas, y mi amigo Alfonsín, como no tenía un mango, a los jueces les pagaba muy poquito, y entonces pasó el cargo de juez, a ser un cargo de segundo orden. Entonces apareció la mujer que le hizo mucho bien a la justicia. Estos son los dos avances más importantes de la justicia. Ahora, ¿Cómo se mejora esto? Si vos dejas que las embajadas avancen, van a avanzar, el poder es así, si vos no lo ocupas, lo ocupa otro.”

“el poder es así, si vos no lo ocupas, lo ocupa otro”