Escribe: Jimena Riveros*

Toda esta semana pensaba en escribir pero no podía. Cuando pasa algo que soñaste casi como una utopía y de pronto empieza a poder ser real, al menos yo, me paralizo. Que El Diego suene como opción para Gimnasia ya era conmovedor y que de pronto suceda, sin más, fue revolución. El mundo entero habló de un club de fútbol de La Plata. Un club con tremenda historia y con una cruz pesada. Nos convertimos en el nuevo Napoli, y qué bien y enhorabuena.

Diego es pueblo, es caos, es intrepidez y suspicacia, y si hay algo que tiene el Lobo es todo eso. Encima cuenta con una hinchada fiel, fuerte como no hay otra. Estamos siempre. Sufrimos mucho. Entonces nuestras victorias, nuestros goles, nuestras fortunas tienen un valor agregado que nadie puede entender. Ni nosotros mismos a veces.

Créditos sitio oficial de Diego Maradona

Maradona viene a La Plata a dirigir un equipo que está en la tabla de promedios para el descenso, pero como nosotros ese descenso lo conocemos bien, no nos asusta. Iremos a dónde haya que ir, porque aunque muramos por ganar un campeonato (cuando suceda sepan que habrá muchos decesos) no es eso lo que nos convoca. Somos triperos, del barro, y lo que nos hace fuertes es la resistencia. Resistencia a dirigencias nefastas, a futbolistas que no sienten los colores; resistencia y punto. Y Diego sabe de resistir. Y vino a dirigir a este Gimnasia. Vuelve a la Patria para hacer la Patria Tripera. Y esto pasa porque nos lo merecemos. Nos merecíamos este milagro, esta elección de Maradona. No sé que irá a pasar en la tabla, pero sí se que esto que sucede es un acto de justicia. Y de pronto tenemos una página nueva en nuestra historia. No puedo evitar pensar como estaría Favaloro con todo esto. Esto que es tan del corazón.

Diego es El Diego y no va a entregar nuestra identidad por dos morlacos. Con Diego no hay chances de pensar en jugar el clásico en el Estadio Ciudad. A los pinchas los vamos a esperar en nuestra casa.

Siento un orgullo gigante. Yo no nací de Gimnasia, me enamoré de grande y es parte de mi identidad. Maradona vino a hacer más grande mi historia y la de mis hijos. Y no tengo dudas que una vez adentro se va a volver loco. Maradona se va a reflejar en todos nosotros y nosotras y va a terminar adorando a Gimnasia, sufriendo a Gimnasia. Es un camino sin retorno, no sé si lo sabe aún. Más allá de todo, me encuentro viviendo un sueño que habla de revolución.

Vamos Lobo
Vamos Diego
Viva Perón!

* Periodista de corazón albiazul.