Columna semanal de Marcelo Puella, Presidente del Frente Nacional de Agrupaciones Peronistas (FRENAP) y Sec. Gral de la Agrupación Juan Pueblo, para #NoNosQuedaOtra en AM740 Rebelde. Emergencia social en el país; el hambre y la incertidumbre que azota al ciudadano argentino, y las escasas respuestas del gobierno de Mauricio Macri a un mes de las elecciones presidenciales de octubre.

Escuchá la columna completa:

                                     

Emergencia social

“No hay remedio cuando hay un presidente que no quiere ver que hay una situación económica que está avasallando a los argentinos. Tenemos un consumo que baja un 28,6% anual y la ministra Bullrich manda a la gente que tiene hambre a los comedores si quiere comer. No sé qué información tendrá Bullrich sobre cuáles son los comedores funcionando como corresponde para que la gente se alimente como Dios manda. Los comedores que hay en las diferentes localidades son comedores de diferentes organizaciones; son comedores comunitarios que consiguen la colaboración de comerciantes, de empresarios, de la industria, y hasta de partidos políticos. Esto es una realidad que hay que conocer.”

“Hay unidades básicas que se han convertido en comedores porque hoy la situación ha llevado a eso”

“Este gobierno está perdido, no sabe cómo o por qué camino entrar a una campaña. Ni siquiera saben si Macri puede llegar a salir ileso de un debate. Hoy creo que no soporta un debate. Hablar de la provocación… La provocación es permanente, no hace ni un minuto que Bullrich dijo eso de los comedores: que hay miles de comedores para que la gente vaya a comer, ¿dónde están esos comedores? Hay que dejar de tirar bandera política. Acá hay un pueblo que tiene hambre y hay que buscarle una solución.”

“Tengo sospechas de las negociaciones que hace la ministra de Desarrollo Social. No sé a qué están jugando. Están buscando que la gente que tiene hambre rompa algo para echarle la culpa. Estamos jugando a fines de 2001.”

El día a día en la provincia

“Axel hace campaña. Recorre. Todos están en situación de “stock parado” desde hace meses. La gente de la clase media consume con una tarjeta de crédito, que hoy te da planes a seis, a doce cuotas, pero a unos intereses infernales. Cada día se va endeudando más y de esa deuda no sale más. El argentino perdió la sonrisa, y a mí me duele muchísimo porque antes que ser peronista, amo a mi gente y veo a mi pueblo sufriendo. Veo al tipo que tenía su camioneta para hacer su changa tener que venderla, sacar una hipoteca impagable para comprar su casa. Es todo una cadena y una cadena que no se detiene, porque no se genera trabajo y la gente no puede planificar de acá a dos meses. Hoy te levantás a la mañana y no sabes con qué te encontrás.”