Jueves 12 de septiembre del 2019

Escribe: Tomás Matamoros

La selección argentina de básquet, de gran presente deportivo, disputará las semifinales del certamen mundial con Francia. Con sorpresas, como lo son la eliminación de Estados Unidos y Serbia, dos de las grandes potencias en este deporte, la nueva generación dorada intentará meterse en la final del mundial de básquet que se está llevando a cabo en China.

Luego de vencer por la fase de grupos a Corea del Sur, Nigeria, Rusia, Venezuela y Polonia, la selección se enfrentó en cuartos de finales a Serbia, demostrando su buen juego, y eliminando del mundial a uno de los mejores equipos con un resultado impensado: 97 a 87. Durante este partido se pudo observar la precisión y el increíble juego del base argentino Facundo Campazzo; la visión, la categoría y experiencia de Scola; y un buen planteo técnico que ya se hizo costumbre con el correr de los partidos.

Los dirigidos por Sergio “Oveja” Hernández comienzan a ilusionarse con ser la nueva generación dorada luego de la despedida de Manu Ginobilli. Lo cierto es que aún sigue jugando Luis Scola uno de los referentes históricos del equipo, y que está transitando de manera inmejorable sus últimos partidos con la camiseta nacional. Lamentablemente ya confirmó que dejaría el seleccionado al culminar el mundial, aunque varios de los jóvenes del plantel le piden que continúe jugando ya que por sus aportes es un pilar fundamental en cada partido.

“Ilusión, carácter, rebeldía, audacia. Tenemos jugadores que son bravos en eso. Cuando disfrutan y la pasan bien, la rompen. Y además tenemos a Scola, que terminó a toda orquesta”, fueron las palabras de Sergio Hernández minutos después de haber finalizado el partido contra Serbia y luego de haber demostrado que esta selección esta para darle pelea a todas las potencias del mundo.

Además afirmó entre lágrimas que: “Llevo gran parte de mi vida dedicada a esta profesión, me encantaría que acá a mi lado haya gente que me ayudó a lo largo de toda mi vida, para compartir esta alegría. No me importa nada, estamos en semifinales. La selección no es ni mía ni nuestra, es de todos y esta victoria para que la disfruten todos”

De esta manera la llamada “segunda generación dorada”, se medirá el viernes frente a Francia a partir de las nueve de la mañana para conseguir el pase a las finales. Del otro lado de la llave está España y Australia que se enfrentarán a partir de las cinco de la mañana del viernes. El partido será televisado por TyC Sports y la Tv Pública.