EscribeFabián Toscas*

Hoy 7 de octubre conmemoramos el Día Nacional de la Identidad Villera. La ley, impulsada por el bloque del Frente Para la Victoria, fue aprobada en el mes de noviembre del 2014, en homenaje al nacimiento del Padre Carlos Mugica.

“Su vocación por los humildes se desarrolló de la mano de su afiliación al peronismo en acción y sentimiento. Al enterarse de la creación del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo no dudó en sumarse y aportar a su tarea. La mayor parte de su labor comunitaria la desarrolló en la Villa 31 de Retiro, fue fundador de la parroquia Cristo Obrero y fue ante todo un hombre que vivía para los demás”, fundamenta el texto del proyecto.

Padre Mugica con niño
El padre Carlos Mugica

Mugica afirmaba que “no es posible que unos pocos tengan tanto; y tantos, tan poco. Sin odio en el corazón, unidos todos, debemos luchar… para que no haya un solo argentino que carezca de vivienda decente, alimento abundante para él y sus hijos y posibilidades de adquirir una cultura que le posibilite sentirse verdaderamente útil a su Patria. No hay nada más estupendo que esa lucha”.

Esa lucha, para nosotros los villeros se sintetiza en la lucha por la urbanización durante los 12 años de gestión PRO en la Ciudad. Primero quisieron erradicarnos, después maquillaron nuestras villas con pintura y placitas. Hoy, mientras Larreta hace una obscena entrega de tierra pública a privados, promete la urbanización en algunos barrios. Sin embargo, sabemos los negocios inmobiliarios a los que están atados estos proyectos y aún no hemos visto una sola propuesta de re-urbanización integral con participación real de los vecinos.

Fabián Toscas Villa 20
Fabián Toscas en la Villa 20

A los que nos quieren dinamitar, les decimos que ya somos dinamita, somos la dinamita de cada vecino de cada recóndito pasillo en cada manzana perdida, de ese vecino que se levanta a las cinco de la mañana y se va de traje a laburar, somos la dinamita de todos los pibes y las pibas que luchan por estudiar, somos también la dinamita de aquellos que el sistema carcelario nos logró sacar, somos la dinamita de todas esas madres que paran la olla por sus pibes, de aquellas vecinas que se ponen de acuerdo y arman un merendero, la dinamita de aquél abuelo que sigue pidiendo al Estado por sus medicamentos. Somos la dinamita de todas las colectividades que se encuentran para resistir juntas contra Macri y contra Larreta. Somos todo eso y más, aunque quieran decir que no existimos.

En tiempos de “descarte” las Villas siempre acogen. En tiempos de “miseria planificada”, las Villas resisten. En tiempos de egoísimo y especulación, las Villas se solidarizan siempre con quienes no tienen nada. En tiempos donde el Estado es dirigido por Macri en el Ejecutivo Nacional y Larreta en la Ciudad, donde la desocupación y el hambre crece, donde el Estado sólo ofrece palos y balas para acallar, los villeros y villeras nos ponemos una vez más la Patria al hombro, levantando las banderas del compañero Mugica. Trabajo, Vivienda, Salud Y Educación es la exigencia. La Dignidad es Lucha.

*Fabián Toscas es referente del Frente de Villas de la Campora en la Ciudad de Buenos Aires.