Escribe: Sol Miranda

Entrevista a Tomás Lerner, candidato a legislador porteño del Frente de Todos, e impulsor del programa “La casa de las Juventudes”, presentado en la Legislatura Porteña.

Tomás Lerner, candidato a legislador porteño por el Frente De Todos.

Aún siendo el distrito más rico del país, la Ciudad de Buenos Aires se destaca por la falta de políticas públicas y el pronunciado retiro del Estado sobre sus obligaciones. Esto no solo es observable en la fuerte caída del poder adquisitivo de lxs porteñxs, sino en cómo se fue profundizando la brecha de desigualdad entre los hogares porteños más ricos y los hogares porteños más pobres, mientras que entre el norte y el sur del distrito esta brecha también se amplifica. La juventud no queda exenta de este panorama de desigualdad. Por el contrario, es uno de los sectores que más padece las políticas del macrismo en la Ciudad, y que más abandonado se encuentra.

Candidatos del Frente de Todos y los proyectos para la juventud de la Ciudad.

El programa “La casa de las Juventudes” es un proyecto de ley impulsado por Tomás Lerner, candidato a legislador porteño del Frente de Todos, que fue presentado en septiembre de este año en la Legislatura Porteña, junto con agrupaciones estudiantiles, asociaciones en contra del gatillo fácil y otrxs candidatxs del Frente de Todos, como Maru Bielli y Ofelia Fernández. El programa plantea la creación de al menos una Casa de la Juventud por comuna, teniendo como prioridad las zonas más postergadas en términos económicos y sociales.

¿Cómo surge el proyecto?
El proyecto de Casa de Las Juventudes surge de la necesidad de que el Estado de la Ciudad le ponga fin al abandono que tiene para con los jóvenes. Vemos que hay un desentendimiento muy grande por parte del Estado con la juventud y un nulo acompañamiento en sus proyectos de vida, en sus problemas, en sus sueños.

“La Casa de las Juventudes se propone también como un espacio para la reflexión y concientización acerca de la violencia de género”

¿Cuál es su objetivo?
Lo que se propone la Casa de las Juventudes es articular todas las políticas públicas que van destinadas a mejorarle la vida a todos los pibes y pibas, desde una perspectiva de justicia social e igualdad de oportunidades. En ese sentido, no busca solamente que los pibes se incorporen de la mejor manera al sistema laboral y al sistema educativo, sino también generar un brazo territorial del Estado que les permita encontrarse en un lugar de actividades culturales, recreativas y comunitarias, donde se sientan protagonistas de las transformaciones sociales de sus barrios y donde el Estado se acerque desde una mirada inclusiva, dejando atrás los prejuicios, la discriminación y la represión, que fue lo que predominó en estos años de macrismo.

La casa de las Juventudes.

¿Se propone trabajar con perspectiva de género?

La perspectiva de género tiene que atravesar todas las acciones y políticas que desempeñen las Casas. El proyecto ya establece de por sí que es necesario que los planteles de trabajadores y trabajadoras estén regidos por la paridad de género. La Casa de las Juventudes se propone también como un espacio para la reflexión y concientización acerca de la violencia de género, y es una de las iniciativas que se establezcan promotores de Educación Sexual Integral (ESI) para hacer trabajos en cada uno de los barrios.