Hernán Brienza, politólogo, periodista y escritor, analiza el triunfo del Frente de Todos en las elecciones presidenciales con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Freno al neoliberalismo en Argentina: Alberto Fernández el nuevo presidente y Cristina Fernández la gran hacedora de su triunfo; la legitimidad con la que contará el gobierno que asumirá en diciembre; las negociaciones por delante; la débil hegemonía lograda por el macrismo y lo que puede esperarse de “Cambiemos” en los próximos meses.

Escuchá la entrevista completa:

                                     

Hernán Brienza, politólogo y escritor argentino.

La era de un solo mandato

“El gobierno de Mauricio Macri en cuatro años perdió la hegemonía política. Menem lo hizo en dos mandatos, y el kirchnerismo en tres. Macri se va en apenas uno, y si las elecciones hubieran sido un poco antes quizás se hubiera ido más debilitado. Lo que ocurrió en Argentina es que hubo una expectativa demasiado grande en función de las PASO y las PASO no son otra cosa que un ensayo general en el que cada cual vota a quien quiere y de la manera que quiere. Me parece que hay una pretensión de unanimidad qué, por ahí, en la política es imposible. ¿Qué se pretende? Este es un gobierno que se va con una base de apoyo que lo votó y que es el mismo sector que lo apoya siempre”.

“¿De dónde sacan lo de la falta de legitimidad de Alberto Fernández? ganó con el 48%, ocho puntos más a un gobierno que tuvo todo el aparato mediático y político a su favor. si lo mirás bien, es una paliza”

“Si se hace una comparación con las elecciones del 2003, López Murphy y Menem sacaron el cuarenta y pico por ciento: por lo tanto hay en el electorado argentino un 40% que es de derecha. Esto no es demasiado sorprendente. Entiendo que venimos de un 32% de las PASO, pero las PASO son una mentira porque son una encuesta en realidad. La gente votó lo que quería. Alberto Fernández ganó 300.000 votos respecto a las PASO y el macrismo 2 millones, pero ¿cuánto perdió Lavagna? ¿Espert? ¿O cuántos nulos más permitieron que Macri sacara ese porcentaje? En el ’95 Duhalde ganó con el 49% de los votos, Cristina en el 2007 ganó con el 46%, Macri luego de la primera vuelta del 2015, ganó en la segunda 51% a 49%”.

El antiperonismo al que le ganó Cristina

“Hasta hace muy poco tiempo estaba roto el sistema político bipartidista. El peronismo era un partido hegemónico y había dos oposiciones que iba del progresismo radical socialista y el progresismo ‘de derecha’ del Pro. Esos dos sectores se agruparon en lo que se podría llamar el ‘partido antiperonista’. Ese ‘partido antiperonista’ tiene un 40% de los votos. Hay un nuevo bipartidismo en la Argentina. Es posible que el partido de la oposición pierda las próximas dos o tres elecciones pero que tenga un fuerte poder de negociación en algunas intendencias y en algunas provincias. Hay que ver quién llevará el liderazgo”.

“Hace seis u ocho meses atrás no estaba clara la victoria del Frente de Todos. Contemos esto desde el principio, antes de que Cristina hiciera la jugada maestra de ponerlo a Alberto, Macri podría haber llegado a ser reelegidoCristina es la gran hacedora y jugadora de esta victoria. Por supuesto que sin Alberto perdíamos. Alberto tiene mucha impronta en esta victoria, pero la gran jugadora fue Cristina. Incluir a Massa aún sin simpatías personales fue de gran jugadora”.

Lo que se viene

“Hoy las pymes, la UIA y sectores de la UIA están jugando con un proceso industrialista de Fernández. Creo que está más definido el bloque dominante de lo que el macrismo nos hace creer. Alberto Fernández y el peronismo van a tener el aparato del Estado, el de Nación y el de la provincia de Buenos Aires. El primer y segundo presupuesto de la Nación lo tendrá el peronismo y seguramente van a ser repactados los pagos del Fondo Monetario Internacional. Probablemente habrá un poco más de oxígeno del que nos imaginamos. Yo creo que estamos en Julio, creo que la primavera empieza en dos meses: que podrían ser dos años”.

Cristina y Alberto Fernández en los festejos por el triunfo electoral.

“Hay que empezar a reconstruir el UNASUR. Empezar a pensar en colectivo desde las distintas naciones. Creo que hay una tarea importante y una definición clara de Alberto  más allá de Brasil como socio comercial: se trata de un socio comercial que sea leal. Me parece que Bolsonaro no es un socio real. En Chile, el neoliberalismo está complicado, en Brasil y en Ecuador también. Me parece que quizás se abra una llama de una mayor moderación desde la centro izquierda”.