Columna semanal de Marcelo Puella, presidente del Frente Nacional de Agrupaciones Peronistas (FRENAP) para #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Reflexiones tras el triunfo electoral del Frente de Todos y las irregularidades de cara al escrutinio definitivo que deberá resolver la justicia; la nueva esperanza de la clase trabajadora, y el país que dejará Mauricio Macri.

Escuchá la columna completa: 

                                     

Alberto Fernández presidente: votos sin contar

“En La Matanza se arrasó, pero todavía falta que se convalide un 7% de los votos. Hay un faltante. Esto no sucede solo en La Matanza. No nos termina de cerrar el tema de Lanús, el tema de Tres de Febrero, y distritos como Maipú donde hubo 33 votos de diferencia: no podes quedarte con una intendencia por 33 votos, es ilegítimo. Me parece que hubo picardías: no se dejó votar a la gente con el documento anterior, por ejemplo, cuando siempre se pudo. Hasta el diez de diciembre que se finaliza el conteo definitivo estos resultados son tomados con pinza. No queremos hacer comentarios. Se hicieron comentarios muy feos. En las redes sociales se habló muy mal. Prefiero esperar al diez de diciembre para ver qué detecta la justicia frente a las denuncias correspondientes que se están haciendo. Queremos cruzar los padrones de las PASO con los padrones del domingo 27. Los padrones de las PASO, en muchos casos de compañeros que tenemos, no coinciden”

“Los boca de urna no te arrojan la realidad pero dan una idea general muy importante, y cuando se empezaron a ver, los resultados no cerraban. Entonces comienza una gran sospecha”

“De todas formas lo importante es que Alberto es presidente y que Macri no va a gobernar más la Argentina. Quiero que se vaya con el cachetazo que se tiene que ir, porque fue histórico. Que la gente se haga escuchar y se sienta. El voto del ciudadano debe tener valor. Confío en los apoderados de mi partido y del Frente de Todos y sé que van a pelear hasta las últimas consecuencias”

La hora de los mercados

“Ayer los mercados actuaron con normalidad. Hubo una jugada de humildad y grandeza por parte de Alberto: ir a tomar un café con Macri después de todo lo que dijo. Ese café y esa foto a Macri lo salvó de un caos infernal. Imagínate si esa foto se producía a las 15 hs. y no como fue, a las 10 am”.

Alberto Fernández y Mauricio Macri reunidos el día después de la elección.

“Creo que aún falta un Alfonsín. Alfonsín cortó esa grieta y los peronistas y radicales comulgamos como si lo hubiéramos hecho toda la vida. Acá la grieta que se hizo fue antiperonista-antikirchnerista. El famoso “se robaron todo” no tiene argumentos. Acá todo el mundo habla pero nadie puede darte un culpable. Sin embargo en la provincia de Buenos Aires hay números que asustan. Hay deudas adquiridas en dólares con plazos a vencer en 2020. No se pensó la posibilidad de que ellos se fueran. Adquirieron deuda y dejan un sartén hirviendo. Quisiera que, al margen de la felicidad de haber ganado y de la esperanza que esto genera en la clase trabajadora, esta gente se quede hasta el final para asumir la responsabilidad del robo y la estafa que hicieron en Argentina”.