Escribe: Francisco Figueroa

“Guasón” explora la intimidad del legendario enemigo de Batman y se adentra en los orígenes de un personaje que hasta aquí la industria de Hollywood había mantenido en las sombras… o estereotipado hasta el desconocimiento.


Con la brillante actuación de Joaquin Phoenix, la película nos sumerge en una Ciudad Gótica sumida en la violencia, y al protagonista Arthur Fleck (Phoenix) como una víctima más de dicha sociedad y de las políticas anti populares de sus gobernantes. La frustración, la ira, y un fuerte desiquilibrio mental (la brutal escena en el subte es un buen ejemplo de ello) lo harán pasar a la acción.
Con críticas sociales por momentos previsibles, el film se sostiene en la magnífica interpretación de Phoenix (¡qué bien le quedan este tipo de personajes!) y las grandes apariciones de Robert De Niro, pero a medida que gana intensidad, pierde verosimilitud.

De Niro y Phoenix

Ni la octava maravilla del mundo, ni una incitación explícita a la violencia social como predican en los pasillos, Guasón es una interesante película que nos mantendrá entretenidos durante poco más de dos horas y nos dejará en el interrogante de cuánto de lo que vimos vemos a diario.