Luis D’ Elía, militante popular y preso político del régimen macrista, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde, desde la cárcel de Ezeiza. Sus días en el encierro ilegal; la necesidad de una política nacional por la libertad de los presos políticos de todo el país; el Frente de Todos como triunfo de la política frente al aparato mediático del macrismo, y reflexiones sobre la coyuntura política internacional.

Escuchá la entrevista completa: 

                                   

Luis D’ Elía.

Luis D’ Elía: preso político en democracia

“Les hablo desde la cárcel de Ezeiza. Soy una persona que tiene tres bypass; un infarto en la base del corazón, y soy diabético, insulino dependiente. Tengo que cuidarme”.

“Estoy preso por haber liderado la protesta la noche que asesinaron a Martín Cisneros, el dirigente social de La Boca. Es la única razón. Esta causa prescribió para 50 personas, excepto para mi”

Según el cable 1222 de WikiLeaks en el punto 4C la ex embajadora de los Estados Unidos, Vilma Martínez, le pide vía ese cable mi detención a Mauricio Macri: que era en el 2011 Jefe de gobierno de la Ciudad. Por eso cuando Macri es presidente empieza una persecución periodística y judicial feroz. Se hace juicio oral donde, obviamente, este cable no aparece, y me condenan a cuatro años de prisión por haber liderado la protesta la noche que asesinaron a Martín Cisneros, el dirigente social de La Boca. Es la única razón. Es pedido expreso de la embajada norteamericana. Marijuan desestimó la denuncia contra Pichetto, quien dijo que había que dinamitar la villa. Así está la política en la Argentina.”

Alberto Fernández: poner a los presos políticos en la agenda

“A mí me gustaría que haya una gran campaña nacional por la libertad de los presos políticos. A Lula lo acusan de corrupto, de haber recibido de coima un departamento y todos sabemos que es mentira, y como Lula, sabemos que hay miles de compañeros que están en la misma situación: sin pruebas, con campaña periodística, con expedientes forzados. Si decís Lula libre no podes no decir De Vido o Boudou libre. Los argumentos contra Lula son los mismos que los que hay contra Bodou o De Vido”.

“tendría que haber una política nacional de libertad a los presos políticos y de basta de persecución. La que más en peligro está es Cristina. Está convocada a seis juicios orales de manera arbitraria e injusta”

“Debería haber una auto convocatoria al campo del pueblo y poner el tema de los presos políticos en el centro de la escena. No se puede hablar de Lula libre sin hablar de los 62 presos políticos en Argentina: mapuches, compañeros de izquierda, entre otros. Yo, además, soy preso político con un certificado de preso político, porque la verdad que ese cable de WikiLeaks es un descaro absoluto, es la embajada pidiendo que me metan preso”.

“Se requieren más acciones, la unidad del pueblo en las calles. ¿Vamos a bancar que al diez de diciembre siga habiendo presos políticos? Yo hace nueve meses que estoy acá por encabezar la protesta en la noche que asesinaron a un dirigente. El que asesinó a Martín Cisneros está en libertad, y los que encabezamos la protesta en esta Argentina de Macri estamos presos”.

Expectativas respecto al cambio de gobierno

“Hasta ahora no veo que sea un tema que ocupe el centro de la escena. Puede ser que con este informe de Naciones Unidas finalmente ocupe el centro de la escena, pero si decimos Lula Libre, hay que bancar a Boudou libre, a de Vido libre, y a todos los compañeros. Yo creo que Alberto tiene un pasado de centroderecha conservador, pero es una buena persona y un tipo sensible, y cuando el pueblo te abraza te cambia la cabeza y el corazón. Va a terminar siendo un gran presidente”.

Alberto Fernández y López Obrador, presidente de México.

“Me gusta que haya arrancado por México. Andrés Manuel López Obrador es un compañero del espacio que tiene una mirada similar. Conozco mucho a la gente de vivienda de Andrés Manuel, al Ingeniero Enrique Ortíz, por el servicio latinoamericano de vivienda popular. Todos tenemos una fluida relación con ellos. Alberto es un tipo con mucho diálogo, que escucha y que tiende puentes. Vamos a ver qué pasa. En Brasil están muy mal las cosas políticamente. El triunfo argentino impacta fuertemente en toda la región”.

“Gracias a Néstor Kirchner fui un poco el jefe operativo de la contracumbre de los pueblos en el estadio y las calles de Mar del Plata. En ese momento el campo popular no tenía la fortaleza que tuvo después de doce años de kirchnerismo. Con Evo y Hebe me tocó encabezar, entre los tres, la marcha por las calles de Mar Del Plata hasta que llenamos el estadio”.

Neoliberalismo en llamas

“Está en llamas en todo el mundo el neoliberalismo conservador. Acá hay 500 buitres que son del estadío superior del imperio, que no quieren más democracia, que no quieren más Estados Nación, que no quieren más burguesías nacionales, y no quieren ser más trabajadores: quieren ser los amos. Por eso en Francia están los chalecos amarillos, en Singapur hay quilombo, en Hong Kong hay quilombo, en Chile es descomunal. El mundo se está liberando contra el neoliberalismo conservador; contra las ideas de Milton Friedman”.

El rol de Cristina

“Yo creo que es la jefa indudable del movimiento nacional. Tengo miedo por ella porque a los dos días del triunfo electoral la Cámara de apelaciones le ratificó un procesamiento y una nueva prisión preventiva. Me parece que la derecha va a tratar de fracturar y de volver con viejos slogans; va a tratar de asociarla con lo peor. Si uno mira la conducta del grupo Clarín, quieren fracturar la sociedad de la peor manera y si la pueden meter presa a Cristina lo van a hacer, por eso es necesario crear un movimiento por la libertad de los presos políticos donde el primer objetivo sea defender a raja tabla la libertad de Cristina. Hay que hacer política por la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación. Creo que hay que poner el tema presos políticos en el centro de la historia”.

Cambiemos después de diciembre

“El 90% del gobierno de Cambiemos debería terminar en el Modulo 3 Ezeiza, empezando por Macri. Tendrían que ir todos a la cárcel, son todos ladrones. Vinieron solo a saquear. Nos endeudaron en 177 mil millones de dólares y fugaron 100 mil millones de dólares al extranjero. Creo que ahora Alberto va a tener opciones de hierro: o les paga a los buitres y al fondo o banca al pueblo. Yo fui uno de los dirigentes que más hablé con él, y lo veo como un tipo de carácter, de mucha sensibilidad, y es un tipo que viene de una mirada conservadora y no lo digo en desmedro de él: Monseñor Romero era un tipo católico, conservador, y de derecha, y termino siendo el mártir de los pobres en América Latina. O Bergoglio, a quien le hice una marcha y hoy tengo que decir que es un gran Papa. Creo que a Alberto el abrazo popular lo va a transformar.”

Luis D’Elía

Batalla cultural ganada

“Creo que estamos ganando la batalla cultural. En esta elección ganó la política. Ganó Cristina. ¿A quién? a los 236 medios de Clarín, al grupo Telefe, a Canal 9, al grupo América, a los bots, a los callcenters, a la Cambridge Analitica, a la big data, a las consultoras y a las encuestadoras. Si fuimos capaces de ganarles por diez puntos a semejante aparato del otro lado, quiere decir que nos estamos recuperando culturalmente, que estamos mejor de la cabeza y el corazón. Si le ganamos a semejante aparato, ¿para qué les sirvió Feinmann, Leuco, Majúl, y tener concentrado tanto poder en sus manos?”.

Los dichos de Juan Grabois

“Me sorprendió que un jefe del “movimiento Carolina” haya salido a hablar de “mecha corta”: no me gustó que Juan Grabois, el jefe del “movimiento Carolina Stanley”, salga a decir que los procesos de los tiempos de Alberto tienen mecha corta, como amenazando. Me parecen declaraciones inconvenientes e innecesarias, pero de un integrante del movimiento Carolina no se puede esperar otra cosa. Los compañeros tenemos que ayudar y poner el hombro. Tenemos que ayudar a la convivencia y concordancia.”

“Los planes lo tiene que regular el ANSES, no las organizaciones. Hay que dejar de salir a la calle por planes, hay que salir a la calle desde la política, enfrentando a los poderosos, y a la pobreza, pero no llevándola a patadas a la gente por los planes”.