Revista Hamartia con Federico Bobrovsky y Julián Saud, en el piso de #NoNosQuedaOtra por AM 740 Radio Rebelde, sobre la posibilidad y ¿necesidad? de crear un instrumento del Estado para apuntar y promover el pleno empleo a partir de los Fondos de Garantía de Sustentabilidad (FGS). Un banco con el FGS productivo y de desarrollo, ya que ningún sistema de seguridad social es sustentable en el tiempo si no se va hacia una situación de pleno empleo. Ventajas y desventajas, y un análisis de la situación actual de las reservas de que deja el Macrismo neoliberal que aun gobierna la Argentina.

Escuchá la nota completa:

 

Julián Saud y Federico Bobrovsky
Federico Bobrovsky (izquierda) y Julián Saud (derecha)

Reservas actuales del FGS

“Hoy el Fondo de Garantía de Sustentabilidad posee en su haber veintidós mil millones de dólares. Parece que sí, que sí quedó plata. Bueno, en realidad, eso hay que ver: cuál es la composición; ahí hay títulos públicos, hay acciones de empresas, hay plazos fijos, hay dinero en efectivo depositado y demás. Reitero, hay que ver esa composición, porque este gobierno fue uno de los que más, violenta o coactivamente, le encajó papeles que no valen nada. Estamos en default, en reperfilamiento o llámese como quiera, cosa que afecta el valor de los papeles que tiene que adquirir compulsivamente ANSES o el FGS; porque así lo decide el tesoro en los sucesivos decretos que saca Macri cada dos por tres. En estos él crea una deuda, un papel, y se lo encaja al Fondo de Garantía de Sustentabilidad a valor nominal; una lámina vale cien y el Fondo de Sustentabilidad le tiene que transferir al tesoro esos cien pesos. ¿Pero cuánto vale ese papel en el mercado? En el mercado vale 30. En un Estado que está defaulteado, que tiene dos mil quinientos o dos mil doscientos puntos de riesgo país, ¿cuánto vale?. Treinta o cuarenta. Entonces vos tenés un papel que nominalmente vale cien pero en el mercado si lo tenés que vender vale treinta; una estafa absoluta que desfinancia el Fondo”.

“¿Cómo contás ese papel, a valor de mercado o a valor nominal? Para decir que en el FGS hay veintidós mil millones de dólares. Esto es lo que se reclamó en una causa en donde se exige que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad dé esta información, o sea, cómo está conformado este Fondo. Insisto, no es lo mismo tener un papel que vale cien o contabilizado a cien que tener un papel que, supuestamente, vale cien pero que en el mercado vale treinta. Entonces ahí nos vamos a dar cuenta de qué es lo que sucedió con este Fondo de Garantía; que además, ya sabemos, porque hay otras causas y denuncias penales al respecto, que hicieron muchas de estas trampitas con el fin declarado de desfinanciar el sistema”.

Crecimiento del FGS de 2008 a 2015
Crecimiento del FGS de 2008 a 2015

El pasado del FGS

“Recordemos uno de los grandes problemas, esto fue también parte de las modificaciones que hizo Boudou en su momento, cuando el Fondo era todo privado, cuando existían las AFJP, la administración costaba un 30%, que es los que se pagaba en comisiones a las AFJP. Cuando pasó a las manos del Estado, digo esto por la creencia de eficiencia de los privados, menos del 2% pasó a ser lo que cuesta la administración del Fondo. Entonces, hay que revisar qué es lo que sucede con este Fondo y eventualmente para qué se va a utilizar. Porque recordemos que en la gestión anterior, por ejemplo, se utilizaba para financiar las netbooks de los pibes; y salían a decir que eso estaba mal porque se usaba la plata de los jubilados, aunque en realidad no es de ellos sino que es de todos los trabajadores, activos y pasivos”.

Un instrumento con el FGS

“¿Cómo podemos romper esa inercia? ¿Cómo podemos generar algo que en definitiva sirva para ir hacia el pleno empleo? ¿Por qué digo esto? Porque no existe sistema de seguridad social que pueda ser sustentable en el tiempo si no hay pleno empleo. Entonces una de las funciones de cualquier fondo de esta naturaleza tiene que ser que exista pleno empleo, tiene que ser que haya crédito ahí donde no lo hay, donde en los bancos privados no lo hay y que pueden o no darlo (porque después tenemos ese problema, si el Estado obliga a los bancos a dar créditos a los privados). Pero generemos algo, un instrumento que permita que el Estado pueda llegar o propugnar el pleno empleo sin que sea necesariamente desde el propio Estado como contratante. O sea que la etapa superior a dar las computadoras va a ser hacer un banco; un desafío en términos culturales muy fuerte, con una sociedad acostumbrada a que la bombardeen con la idea de que se roban la plata de los jubilados”.

Lacunza
Hernán Lacunza cuando anunciaba que el tesoro le encajaba deuda a través de letras, desfinanciando el FGS.

“Pero subamos la apuesta, este banco no debe ser solamente un banco de inversión, sino que todos los beneficiarios y afiliados (que en definitiva somos todos los que trabajamos) tengamos una cuenta en ese banco de ANSES y que directamente haya un medio de pago que sea de ese banco como lo era Argenta; y vamos contra Mercadopago, contra Visa, contra Mastercard, contra American Express y contra todos estos medio privados de pago. Hagamos un medio propio, ¿y quién no lo va a aceptar?, si tenemos trece millones de personas que perciben hoy un beneficio de la seguridad social que van a venir a consumir en nuestros comercios si aceptamos ese medio de pago. Porque esto tiene que ver con la soberanía económica y cultural, saquémonos de la cabeza que tener una tarjeta de crédito Visa de cualquier color te da status. Tengamos una tarjeta propia, como era Argenta -y que este gobierno la hizo desaparecer- para dar créditos, no a tasa subsidiadas, sino a tasas de mercados y dar una posibilidad; que ésta sea la herramienta que, en definitiva, aceite el sistema económico para ir hacia el pleno empleo y que exista crédito en el mercado”.